Nadie se baña dos veces en un mismo río – Puerto Berrío

Desde ahora ampliaré más la información de los municipios de Antioquia, basado en algunos de mis libros sobre este Departamento.

Puerto Berrío: 3 corregimientos (La Sierra, La Pesca, La Unión), 24 veredas, población pobre (niveles I y II del Sisbén): 84.1 / Ganadería, oro, cemento y petróleo. / Atlas Veredal, Departamento de Antioquia, datos a 2004.

El filósofo griego Heráclito de Efeso alguna vez dijo “nadie se baña dos veces en un mismo río”, en referencia al carácter dinámico de la realidad. Y lo digo por el cambio de color del “mismo río en la foto segundos después, solo por que la incidencia de la luz es diferente en cada ángulo.

Y la verdad es que el río Magdalena no es ajeno a esta frase del devenir, el Magdalena no es igual en ninguno de sus recorridos por la salvaje Colombia: En un inicio lleva minerales, trasparencias, vitalidad, luego se torna tímido y se va oscureciendo introvertido. En otras riveras recibe donaciones de aguas caudalosas, más oscuras y maliciosas, en otros rincones lo vadean la muerte desnuda de hombres decapitados, en algunos municipios recibe la sangre sacrificada sin fin alguno de hombres sinceros o culpables.

El Magdalena va entonces matando sus peces por medio del odio humano que pesca en el río, mas que peces, seres humanos, perdidos en la memoria y el olvido. Algunas veces bajan vacas inflamadas, henchidas ellas con gallinazo encima. Otras veces bajan cuerpos inertes, buscados por doquier; bajan con la calma que lleva el río, calma que no lleva la viuda.

Pero aún así uno de nuestros ríos nos da vida y le dan a la viejecita pan y pez, nos da camino, nos da bellas estéticas madrugadoras y acojedoras. Aun así el Magdalena, aunque lleve nuestros cuerpos inocentes, seguirá también él, inocente mojando la tierra de humus tierra, de minerales y de vida, de Bocachico y Bagre, de belleza ribereña. 

Imágenes tomadas en Puerto Berrío, Departamento de Antioquia, subregión Magdalena Medio. Ojalá Puerto Berrío siga perteneciendo a Antioquia y que nunca le abandonemos. ¿Querés ver más de Puerto Berrío? / ¿Otra imagen más de este municipio?

El efecto golondrina

Seis de la tarde y las golondrinas cerraron el caravanchel, dejaron de jugar en el aire y se fueron a acostar. Es 20 de septiembre y ni cuando viví un año en Puerto Berrío había visto tal fenómeno: millares de golondrinas atestaban los cables de energía de una cuadra en particular en Berrío.

Era imposible pasar debajo de tal cantidad de plumíferos sin ser bautizados por sus desechos que como misiles certeros caían en nuestras cabezas. El sector incluso huele a pluma de pollo mojado. Ni un torrencial aguacero las quitaba de los cables y los más gracioso es que casi todas se ubican mirando para el mismo lado.

No había rincón o cable que no fuera ocupado a la fuerza por tales aves. Algo curioso que quería mostrar y eso que no puse más fotos. Puerto Berrío, Antioquia.