Reciclando pensamientos

Nada nuevo hay bajo el sol, recita el Eclesiastés o predicador. Todo, entonces, lo que pasa por nuestros pensamientos es reciclaje de ideas con prendas distintas. En las noches, el inconsciente procesa lo que no ha sido abordado por el consciente, el cambio de actitud pendiente, la decisión no tomada, la vida entera.

Un tipo de meditación es moler los pensamientos, las ideas, los momentos una y otra vez hasta que el sustrato de la enseñanza salga como zumo vivo para la vida. Ha de prestarse bastante atención al fin último de el hombre: el bien. Para poder escuchar del creador la frase que cierre todo y nos dé la bienvenida al descanso, al Shabat: Y vió que todo era bueno.

En la mañana del viernes 21 de enero, Jairo, este reciclador, buscaba los elementos reciclables que se convirtieran, finalizando la tarde, en dinero para su sustento.

El señor, Medias de Seda

Ser enigmático, habitante asiduo de la carrera Carabobo. Todas las mañanas usted lo verá a las 7:50, esperando que abran un almacén en particular, a la espera de cartón y papel para reciclar. No pide en otro lugar, ni tampoco su oficio es reciclador. Don Rodrigo, solo elige el material que el almacén de siempre le guarda y ya. Rodrigo hace su trabajo de clasificación de manera lenta y parsimoniosa, viste sus manos con un par de medias nonas y no es por escrúpulo que lo hace. Rodrigo me cuenta que las empezó a usar una vez que un perro lo mordió y lo que más me sorprendió… Se quitó las medias que usa día y noche para mostrarme sus manos; eso fue un acto de confianza que todavía me sorprende. Sus manos son blancas ya por la ceguera solar a la que son sometidas.

Ese es Rodrigo por si se lo encuentran y algunos le llaman, Medias de Seda. En las mañanas lo ven en Carabobo, en las tardes lo verán en la plazuela de la iglesia de la Veracruz haciendo nada. Invítelo a tinto.