Se reparan sombrillas

– Socio, vengo por mi sombrilla.
* ¿Es esta?
– No, la mía es negra.
* ¿Esta negra?
– No. La mía es negra con taponcito arriba.
* ¡Véala aquí!
– No, esa no es. La mía tiene manija de madera.
* ¿Esta?
– No. Es como esa pero no está quebrada.
* Esperate saco las del fondo. ¿Esta?
– No. Es así, pero la mía tiene mi inicial cosida con hilo.
* Ahhh, ya se cual. Véala aquí.
– ¿Cuánto le pago entonces?
* Deme milqui.
– Pero venga, esa no es la inicial mía. La mía es una E, de Emiro.
* ¡Ay parcerito, esa se la entregué ayer a un man Enrique.
– ¿Y entonces socio, cómo hacemos?
* Parce, si quiere llévese esa con la M, ya no vinieron por ella. Pero esa vale dos mil.
– ¿!¡?·$%