Los ríos llevan y traen un devenir de sorpresas

Nuestros ríos llevan y traen sorpresas en el devenir constante de sus aguas. Muertos sin cabeza, de piel lijada o sin ella, sin extremas partes, ciudadanos ellos de otros tiempos. Memoria de sus familiares.

Nuestros ríos llevan las heces del consumo para que el espinoso bocachico se divierta llenando su buche antes de que un chinchorro lo atrape. También llevan: vacas hinchadas, sombras en perspectiva, vástagos de plataneras moribundas, ramas cortadas por torrenciales aguaceros, muertos sin velar aún, lágrimas y mucho llanto silencioso.

Nuestras cárdenas cañadas atraviesan los barrios y llevan: colchones despreciados, zapatillas sin par, camisas que nunca más fueron colgadas al viento, muñecas mancas, cuerdas y cordones, telas de no se sabe qué, polvo de ladrillo y cemento, aguas jabonosas.

Nuestras quebradas bajan pocillos sin asa, bolígrafos secos, muñecos muertos, frascos y tapas, ollas viejas, arroceras malas, televisores ciegos, radios que hacen gárgaras, ratas pescadas en la cocina, perros envueltos en periódico, gatos de raza irreconocible y alguno que otro muerto.

Y si usted vadea esas quebradas o cañadas, también puede hacer una buena lista para un inventario personal, inútil, por supuesto, pero entretenido para otros.

En las imágenes: Accidente en el río Medellín. Afluente del río Medellín. Río Cauca. Río Magdalena en Puerto Berrío.

Nadie se baña dos veces en un mismo río – Puerto Berrío

Desde ahora ampliaré más la información de los municipios de Antioquia, basado en algunos de mis libros sobre este Departamento.

Puerto Berrío: 3 corregimientos (La Sierra, La Pesca, La Unión), 24 veredas, población pobre (niveles I y II del Sisbén): 84.1 / Ganadería, oro, cemento y petróleo. / Atlas Veredal, Departamento de Antioquia, datos a 2004.

El filósofo griego Heráclito de Efeso alguna vez dijo “nadie se baña dos veces en un mismo río”, en referencia al carácter dinámico de la realidad. Y lo digo por el cambio de color del “mismo río en la foto segundos después, solo por que la incidencia de la luz es diferente en cada ángulo.

Y la verdad es que el río Magdalena no es ajeno a esta frase del devenir, el Magdalena no es igual en ninguno de sus recorridos por la salvaje Colombia: En un inicio lleva minerales, trasparencias, vitalidad, luego se torna tímido y se va oscureciendo introvertido. En otras riveras recibe donaciones de aguas caudalosas, más oscuras y maliciosas, en otros rincones lo vadean la muerte desnuda de hombres decapitados, en algunos municipios recibe la sangre sacrificada sin fin alguno de hombres sinceros o culpables.

El Magdalena va entonces matando sus peces por medio del odio humano que pesca en el río, mas que peces, seres humanos, perdidos en la memoria y el olvido. Algunas veces bajan vacas inflamadas, henchidas ellas con gallinazo encima. Otras veces bajan cuerpos inertes, buscados por doquier; bajan con la calma que lleva el río, calma que no lleva la viuda.

Pero aún así uno de nuestros ríos nos da vida y le dan a la viejecita pan y pez, nos da camino, nos da bellas estéticas madrugadoras y acojedoras. Aun así el Magdalena, aunque lleve nuestros cuerpos inocentes, seguirá también él, inocente mojando la tierra de humus tierra, de minerales y de vida, de Bocachico y Bagre, de belleza ribereña. 

Imágenes tomadas en Puerto Berrío, Departamento de Antioquia, subregión Magdalena Medio. Ojalá Puerto Berrío siga perteneciendo a Antioquia y que nunca le abandonemos. ¿Querés ver más de Puerto Berrío? / ¿Otra imagen más de este municipio?

Pájaro de mar por tierra

Pájaro de mar por tierra es un dicho para quien no esperábamos ver, a quien se aparece por lares que comúnmente no frecuenta, a quien hace rato no veíamos.

Dos pájaros de río esperan en tierra por pasajeros: El Turpial y El Azulejo, en una tarde cálida y dorada por el sol de Puerto Berrío en el Magdalena Medio Antioqueño.