No juzgar a nadie por sus zapatos

  • Podría convertirse en un gran ingeniero.
  • Quizás llegue a manejar un bus.
  • Podría morir de manera prematura.
  • Podría coger un vicio, tocar fondo, salir con las heridas correspondientes, oler a quemado, salir de ese infierno y convertirse en un gran líder comunal.
  • Puede que consiga una chaza donde llegara a vender chicles y cigarrillos.
  • Podría ser apadrinado por una institución y terminar estudiando en Alemania.
  • Quizás se vuelva un polizón y llegue a Hong Kong donde entre a alguna mafia.
  • Podría dejar embarazada a su vecina dentro de dos años más.
  • Podría ganarse una lotería después de cuatro años y tres meses de comprarla seguido.

No sabemos cuál será el futuro de este niño y por ello no podemos juzgar su presente. Este joven, solo está mirando los buses que bajan de su barrio al centro de Medellín.

Foto tomada en el barrio San José la Cima, conocido como San Blas. Comuna 3.

No olvide comprar hoy la mazamorra

Hoy es viernes y dado que muchas familias antioqueñas siguen un ritual, que nadie impuso, de cocinar los viernes, fríjoles o bandeja paisa completa, no olvide escuchar a su mazamorrero de confianza y sacar su jarra de peltre para llenarla con una buena porción de maíz cocido con su respectiva leche, conocida en nuestras lomas como: LA MAZAMORRAAAA PILÁAA.

Recuerde acompañarla de un buen pedazo de panela cortado de manera irregular -así sabrá mejor-. No mezcle mazamorra con panelita de coco, sea conservador y siga las enseñanzas de sus abuelos.

Imagen tomada en el barrio Manrique, sector de San Blas. Comuna 3 de Medellín.