15 años del Metro de Medellín – Feliz Cumpleaños

La primera imagen que ven corresponde al primer tiquete de metro que compré, en la Estación Madera de Bello, después de dejar pasar algunos días para que bajara, de manera considerable, la cantidad de gente que deseaba montar en lo que se nos presentaba como novedoso.

Cuando fui a dar el paso hacia el interior del vagón sentí un escalofrío que me avergonzó. De ahí en adelante fue un mar de risas por la ‘montañerada’ de todos los usuarios, que no sabían cómo ‘actuar’ al interior. Para la empresa Metro de Medellín fue una odisea comenzar la alfabetización en el uso y apropiación de este medio, puesto que el famoso botón rojo y la palanca azul, eran activadas por cualquier motivo:

  • “Señor, pare que se quedó Rosalía por fuera” – Botón rojo.
  • ¡Ay, se me quedó el bolsó apretado por la fuera!” – Botón rojo y palanca azul.
  • “Undí el botón rojo a ver qué pasa” – Llamado de atención por altavoces.

Una vez pasó la ‘goma’, todo nos pareció normal. Hacíamos y hacemos de guías cuando vemos al turista. El botón rojo y la palanca azul desaparecieron de nuestra percepción. De ahí en adelante nos pusimos a leer libros, periódicos, revistas; otros, se pusieron a dormir.

Por mi parte han sido muchos los libros de mi biblioteca que he iniciado y terminado de leer en los recorridos por Metro. Muchas, las miradas a través de las ventanas, muchos los pensamientos y muchos los trabajos, inquietudes, incertidumbres, ideas y demás, resueltos.

Con estas fotos del Mini Metro de San Javier, y con la imagen de mi primer tiquete pasado por el torniquete el 5 de diciembre de 1995, a las 9:37 de la mañana, le deseo a esa empresa un FELIZ CUMPLEAÑOS.

Próxima estación: San Javier

– Oíme Socorro ¿qué se hizo la niña?
* Se fue a montar en Metribiri
– ¿En qué? ¡habláme, pues, claro que noestoy pa pendejadas!
* Que se fue a montar en el Metro -¡qué geniecito el tuyo por Dios, conseguí marido querida!-
– ¿EN METRO? ¡vos es que sos boba, no ves que Yamile tiene cuatro años!
* En el de verdad no, el que empujan ahí en la cancha en la Estación San Javier
– ¿Y con permiso de quién?
* ¡Ay, no sias amargada por dios, dejá salir esa niña aunque sea un ratico, ole, ehh.
– Que arregle cocina primero
* ¡Ay no sias descarada, una culicagada de cuatro años la vas a poner en esas.
– Ya se quemó con la guapanela, ya que carajos ¡ahí va prendiendo!
* ¡Conchuda, descarada: pa jugar apenas tiene cuatro años, pero pa cocinar ahí siestá la niña! ¡Descarada!

Hermoso carrito para empujar en las cercanías a la Estación San Javier del Metro, Línea B. En la parte delantera tiene teléfonos para que quienes jueguen a ser pilotos, llamen a insultar aunque sea. Tiene también, sistema electrico -de mentiritas- en la parte superior. Las puertas abren de verdad -antes de entrar, deje salir primero-.

¿Cuál de los carritos para empujar te gusta más?