Aguacates en Sonsón

El verde campo y sus texturas, enmarcan una venta que se torna lenta: aguacates para el almuerzo en un día frío, pasivo, parsimonioso, en Sonsón, Oriente antioqueño.

Esta fruta, llamada mantequilla cuando la cuchara saca su contenido con suavidad, acompaña fríjoles y sancochos, sudados y otros platos de la cocina montañera.

Siga, pues, compadre, vendiendo sus aguacates, fruta paradisiaca. Espere al cliente que ya viene con hambre. Tenga devuelta a la mano que vienen los comensales. Pártame el triangulito a ver cómo están por dentro. Amá, ponga a tostar una arepa que ya voy para allá con dos aguacates bien grandes.

Seleccionar los granos para un buen café

Hermosa escena que me encontré en Sonsón. Me perdonan el olvido del nombre de este caballero, que en su tienda, elegía el mejor grano para hacer un buen café. En su tienda también vende jíqueras hechas de fique para la recolección de frutas, bozales en este mismo material, conocido también como cabuya.

Hablando de café, en los últimos meses he venido comprando café de hacienda, entre ellos: Café de origen del Huila Juan Valdez; Fredonia; La Virgen de oro, de Támesis; Cartama, de Briceño. De ellos, Fredonia me ha parecido delicioso, con una tostión ideal y un color de grano rojizo, cárdeno; cuerpo mediano, sabor frutal y acidez media: un café para repetir. Lo conseguí donde uno no debería comprar café: en el Museo de Antioquia. Otro café delicioso es La Virgen de Oro, ganador de varios premios y certificado, además.

A ver, pues, quién me invita a tinto bueno…

Empanadas para este viernes

Esta noche vaya a la esquina, pida que le empaquen 30 empanadas de las pequeñas, tostadas y crocantes; que le encimen encurtido o picante, según el gusto, y váya a su casa a compartir. Pida alguna cola y siéntense a conversar, a reír y participar; a contar cuentos y recordar eventos.

Sigan conversando y vayan por más: otras 15, sirvan más gaseosa y a reír. Si usted vive por fuera del país y no tiene al alcance una empanadita… ¡está en la olla! Sienta envidia. Las de la imagen, las venden en Sonsón.

“Dios es el propietario de este negocio…”

Bajo el verde hospital, un verde muy presente en las clínicas del extinto Seguro Social, están las maderas que limitan el territorio de unos artículos ordenados de manera estratégica para su venta. Una caja, conocida en Medellín como chaza, hecha a mano con amor evidente, con calidad, calma y paciencia.

El los municipios alejados de las capitales, los relojes funcionan de otra manera: se percibe el tiempo de manera lenta. La calma cobija a los habitantes y la parsimonia está presente en mucha de sus actividades. Son concientes que la ineficiencia produce mejores obras, pues son hechas con calma y sin prisa (Un concepto de Max Neef).

A Sonsón lo percibí sin prisas, sin personas corriendo por calles y aceras, sin carros ni motos atacados por llegar primero. En municipios así, las cosas pequeñas se perciben mejor.

Los terneros encostalados de Sonsón

El caballo ‘Segundo’ espera la orden de su dueño para seguir la marcha con dos semovientes encima de la bandeja de la carretilla, la misma que jalona a diario por las calles de Sonsón.

Los dos terneros esperan, resignados, el continuar de la marcha que los llevará a alguna finca del municipio en su zona rural. Reposan presos, encostalados como con camisa de fuerza que amarra a loco alguno.

Ahí están, pues, aburridos, con su libertad menguada por instantes, hasta que el dueño de ‘Segundo’ grite: Joo, joo y lance besos (picos) al aire, como arreo, como estímulo para tirar de la carreta.

Lavadores de papa en Sonsón

* Elkin Fernando, vaya a la tienda y me compra dos kilos de papa.
– Amá, mande a Francisca ¡siempre yo!
* Ella está ‘ciendo oficio*. Vaya hágame’l favor.

- Don Roque, que si me vende dos kilos de papa y dos Bon Bon Bum, y que le apunte a mi mamá los Bon Bon Bum que ella en estos días se los paga.
* ¿Bon Bon Bum? Su mamá me tiene prohibido venderle dulces a usted, mijo.
– Don Roque, es que no son pa’mí, son la hija de una visita que hay en la casa.
* Siendo así, tome mijo y dígale a su mamá que ya me debe mucho en puras golosinas.
– Yo le digo, Don Roque. Gracias

- Má, que vea la papa, que como a usted le gusta.
* ¿Y ese Bon Bon Bum? No me diga que se lo compró con las devueltas.
– No, Má, me lo dio don Roque que por buena papa.
* ¡Ah, ese Roque es un amor, tan alcahueta.

Llegando al municipio de Sonsón, en el Oriente antioqueño, se respira el humor de la tierra mojada, de la tierra revolcada por las manos de los cultivadores de papa. Se respira cultivo de fríjol, de Hortencias y de otras bondades de la tierra. En los charcos que hacen las quebradas a su paso, los lavadores de papa aprovechan para lavar el tubérculo y mandarlos para la ciudad bien limpio.

Comentario de Luis Carlos Torres: “ummm, esto me huele a papa, a esa papa Capira, unica del oriente Antioqueño. Olor de la papa negra, del amanecer lavando papa. Gracias a Dios mi “papa” o mejor mi Papá me dio la oportunidad de compartir este oficio con el, nos levantabamos a las 4:00 de la mañana, tomabamos aguapanela y agale mijo. Obviamente poniamos algun Caset de Dario Gomez o algun otro mano a mano del despecho”.

El afilador de cuchillos en Sonsón

Hermoso oficio ejercen estas personas. En el municipio de Bello, pasaba un anciano que anunciaba, puerta a puerta, su servicio de afilada de cuchillos, machetes, peinillas, tijeras, navajas y demás utencilios que esperaban filo.

El anciano reposaba sus desgastadas nalgas en la piedra que había en el ante jardín y por espacio de una hora le sacaba filo a las ‘armas’ metálicas que guardábamos en casa, entre ellas, una peinilla (machete) con que me tocó por muchos años, cortar el pasto que nacía en el espacio para el futuro garaje. ‘Motilar’ el pasto: uno de los tantos y eternos oficios de mi adolescencia, junto a la molida del maíz para las arepas.

Òmar, el señor de la fotografía, es joven y cuenta con su vehículo con el que presta sus domicilios. Un buen aviso, con color, forma y diagramación. Un buen diseño, excepto por el número de celular entrecortado y mal ubicado.

Imagen tomada en el municipio de Sonsón.