Calixto seguirá escribiendo Nubes Arriba

Hacia la casa del Padre

…Los discípulos de Cristo aprendimos, iluminados por la resurrección del Maestro, a celebrar de un modo propio, el hecho de la muerte. “Porque la vida de los que en Ti creemos, Señor, no termina, sino que se trasforma y la deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo”.

Pero además de la fe, los amigos y el tiempo tienen el poder de suavizar nuestra pena.

Un verdadero amigo nos apoya, animándonos a seguir adelante. Y el tiempo cura, poco a poco, todas las heridas del alma.

Vale entonces pensar, delante del Señor y en compañía de quienes nos aman que morir es empezar a vivir otra vida. Decía san Agustín: “Nos hiciste, Señor para ti y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en ti”.

Texto e imágenes tomados del sitio web del Padre Gustavo Vélez Vásquez -Calixto-, capítulo “Hacia la casa del Padre”.

El padre Calixto, de 79 años, era sacerdote de los Misioneros Javerianos de Yarumal.