Pelando cebollas en Tejelo

* Soraya, ¿vos que tenés? ¿te embobaste llorando sola?
– ¡Ay Maritza, no friegue!
* No me contestés así, Soraya del Carmen, hacemel favor. Mientras vivás en esta casa, me tenés que respetar.
– ¡Eh, ni que fuera mi mamá!
* No seré tu mamá, pero soy la que te compra los chiros y te mantengo
– ¿Me estás sacando en cara los cucos que me regalaste o qué? Pues ya mismo me los quito, ¡venesta!
* No sias boba que no te lo estoy restregando en la cara, te estoy diciendo que no me contestés tan feo. ¿Y es que terminaste con Alfredo que estás llorando?
– Alfredo no, boba, se llama Alfonso. Además él está en Anserma en una empresa toda prestante y viene cada quince.
* ¿Y entonces por qué esta llorando? ¿Por el zumbambico ese?
– No sias ñoña home, no ves questoy pelando esta cebolla que me tiene como loca. Pa qué se pone a inventar bobadas que no son.

Limpiador de cebolla en el mercado callejero de Tejelo, detrás del edificio Miguel de Aguinaga.

Morcilla de Tejelo

Famoso en Tejelo, es la carnicería La Española en cuyas afueras se vende morcilla por montones y si usted pregunta que a cómo la libra, entonces la señora del dedo mocho y su ayudante le dan un pedazo de buche u obispo para que vaya probando el sabor.

Esta señora toma su cuchillo extra largo y con su mano de dedo ausente, detiene la morcilla para que no se le mueve mientras hace el corte. La sal es derramada sobre tal manjar de dientes negros y la compra es envuelta en papel kraf, ese mismo que se usa en los bultos de cemento.

En la imagen, mercado popular en Tejelo, detrás de EEPPM.