Rellenando chorizos en Girardota

Y así entre charla y charla con su amigo el vendedor de variedades, don Mario embute y embute el relleno a la tripa ayudándose de un palito por aquello de la higiene, para luego hacer las divisiones y poner a secar el chorizo que luego venderá. La carne que ya no se vendió se la llevara en las bolsas que hay entre la bolsa que dice comcel a donde su amiga doña Nora, la vendedora de plátano, banano y verduras que tiene una nevera y que siempre le hace el favor de guardare la carne que al día siguiente esperara vender; por eso es a doña Nora a quien siempre le vende la mejor carne.