Gran exposición de ganado. José Martí

“…De pronto  rompen las músicas; puéblense los alrededores del corral: resuenan los aplausos: es que pasean al toro triunfante, al lindo toro de Jersey, a “Pedro”.-Puerilidad será: pero acorralado de todas partes por la lengua inglesa, ¡daba gozo que este triunfador se llamase Pedro! Del narigón lo llevaba el zagal, por una vara enganchada en las argollas, seguido de sus hembras.
Él, corpulento, impetuoso, duro al palo: ellas pequeñas, adamadas, mansas, como traidas a tierra por el peso de las ubres.
Mugía, cabeceaba, parecía ender con la pezuña la tierra cada vez que asentaba el paso elástico.

La cabeza pequeña, el cuerno poco, la mirada sanguinosa, alta la cruz, el lomo ondeado, la grupa baja y caída, parecía digno “Pedro”, como los toros Apis, de las danzas ardientes en que se ofrecían a la vista de la divinidad pujante las doncellas: los perfumes del templo merecía su hermosura: en lsas astas y lomos le hubieran estado bien las guirnaldas de flores. Y se fue negando la cabeza al palo, por la puerta del corral, seguido a paso alegre de sus hembras.”

Extracto de la crónica Gran exposición de ganado. Tomada del libro Crónicas, de José Martí. Ed. Debate, colección Documentos.
Un libro de crónicas del siglo 19.

Reproducción equina y bovina

Eso es lo que se mantienen haciendo estos sinverguenzas mientras los exhiben a la espera de un niño antojao, copular. Una pareja de Holstein y otro par de equinos raza bardigianos en la imagen.

Vitrina de Carabobo, almacén de cachivaches (distinto al de los marranos)GIANO