Un Raudal de Pasiones

 

 

 

 

10 de junio de 2007

 

Para Mariano, ese domingo se tornó diferente porque los ojos de Deisy conquistaron sin proponérselo a este hombre de nostálgico mirar, ese mismo día conocieron su desnudez entre sábanas curtidas y respiros jadeantes. Se mezclaron, llegaron y se fueron previo estipendio de 20.000 el rato y 10.000 la pieza.

 

Deisy es una de tantas chicas de amor austero que sobrevive entre mecánicas convulsiones y cuyos contratos carnales los cierra a las afueras de El Raudal N°3, una heladería ubicada en la esquina de Cúcuta con la avenida De Greiff.

 

Pero el oficio de Deisy no fue óbice para que Mariano de 45 años de edad, depositara en ella un poco de si mismo y comenzara a visitarla casi a diario, no solo para destender camas una y otra vez, sino también, para iniciar una relación de amor con protección y padrinazgo. Como consecuencia de estos frecuentes asaltos de pasión, Mariano comenzó a enamorarse de esta Deisy de cobros en efectivo y a encapricharse con un “yo” redentor que exorcizara en ella, esos viejos fluidos alojados en oscuros recovecos de su feminidad y de su mente.

 

Mariano comenzó a menguar las cargas de Deisy mercando para ella cada mes, pagando sus recibos de servicios públicos, comprándole ropa y regalándole incluso una lavadora para que se le hiciera más fácil la vida en casa y menos tortuoso ese oficio licencioso. Mariano me hablaba de ella como la salvadora de su soledad, su voz se pausaba, su mirada se perdía entre imágenes pasadas. Se emocionaba al contarme que llevaban dos meses y que ella recordaba el día que se conocieron. Sus ojos tenían sin embargo un brillo mate.

 

Diciembre de 2007, seis meses de noviazgo implícito y la paz no reposaba del todo en el corazón de Mariano; los besos en esta relación se tornaron ausentes y las caricias se extinguían, Deisy no era la misma de aquellos incipientes días. Tatiana, una amiga y compañera de oficio de Deisy impulsada por la bondad que le despertaba Mariano, abordó a éste, en un casual encuentro en la Plaza de las Esculturas y le invitó a tomar café en una cafetería cercana para desenmascarar el verdadero corazón de su amiga.

 

-Es que ellas son fregadas. Entre ellas se tiran muy duro- Me comenta Mariano.

 

Tatiana, que sabe de esta relación, sabe que las cosas están mal entre Mariano y Deisy, o mejor dicho, sabe que nunca han estado bien. Ella le hace saber a él que ha estado buscando alegría entre brillos de oropel, pues, todo lo que Mariano le contaba a Deisy sintiéndola su amiga, su pasado, sus temores y esas confesiones que no quisiera uno decir a cura alguno, todo ese acervo de oscuro tinte fue burlado por ella que todo lo contaba, que lo revelaba con imperdonable morbo. Deisy había violado esa tácita reserva del sumario que se presupone entre cliente y esquinera. Mariano había sido burlado, vendido y nunca amado.

 

Mariano cita a Deisy en la Plazuela Nutibara para preguntarle cómo hacía para desenamorarse de ella, pero un esquivar de esos mismos ojos que lo conquistaron y un silencio cómplice, dieron por terminada una relación que jamás existió. El silencio de los días siguientes corroboró que Mariano nunca fue importante para ella y que solo significó ropa, solo mercado, solo una lavadora, solamente un altruista voluntario y pasajero, solo un pago de servicios y 20.000 por sesión.

 

Febrero de 2008 – Día de mi entrevista con Mariano

 

Una atestada cafetería del centro de Medellín me sirve de confesionario para que Mariano me cuente su particular historia. Sus palabras me parecen párrafos a doble espacio con puntos suspensivos en cada esquina, con miradas perdidas y silencios de cuatro tiempos.

 

-¿Deisy siempre te cobró o llegaron a un punto de la relación donde no te cobraba por hacerlo?- Le pregunto a Mariano.

-¿Sabes?, era como un apoyo más bien. Era una manera de ayudarle.- Me respondió él.

 

Mariano reflexiona por segundos su propia respuesta y me mira con una risa débil y cae en la cuenta de que siempre le cobraron el rato, de que nunca hubo un servicio gratis, de que nunca le dieron siquiera un descuento.

 

Marzo de 2008

 

En una segunda entrevista, Mariano me cuenta que una semana después de las revelaciones que le hiciera Tatiana, él decidió pagar por los servicios de esta meretriz celestina amiga de Deisy, para elaborar así el duelo de un engaño de seis meses y retar al dicho de que un clavo saca a otro clavo. Mariano se ríe maliciosamente y me cuenta que estuvo saliendo con Tatiana hasta hace poco, hasta que ella, en una llamada algo irónica le dice que cuando quiera baje por allá (Al Raudal), que de todas maneras yo sé que usted ha estado yendo… Tatiana lo decía porque se dio cuenta de que Mariano había estado esos días con Denis, amiga de las dos y a quien mariano conoció antes que a Deicy en el Raudal N°3, un raudal de pasiones.

 

-¡Es que yo le dije… ellas son muy fregadas y se cuentan todo! – resalta Mariano. La verdad también es que Mariano es ¡bien fregao!

 

 

10 comments

  1. tavo   •  

    si supieran lo que tengo yo para contar………..

  2. andrea sarmietno   •  

    me parece q estas mujeres son las mas berracas para sacar sus hijos su flia y su vida ah! y los hp q dicen que es ” un trabajo facil” los quiero ver manada de cabrones hp haciendo lo que estas mujeres hacen cada dia llueva truene o relampague ya saben pliss un poco de respeto con esats pobres mujeres muchachas aunque no las conozco les doy un aplauso por lo q cada dia hacen chaooooooooooooo y les deseo una feliz navidad

  3. MAICOL   •  

    Hbalo desde mi esperiencia y me siento identificado, con Mariano… conoci a una de estas chicas,,, quizas no pueda darle todo lo que mariano le dio a deisy y pese a que ella nunca le correspondio…. si estuviera en mis mano tambein haria lo mismo…. pero me gustaria que verdaderamente mi ayuda fuera para que esta chica se saliera de esa vida tan dificil, tan cruel y tan injusta… comparto con andrea, lo berracas que son y en esta esquina del raudal se ve lo que los hps ricos y funcionarios de este pais han echo con la poblacion, tildan a estos lugares como la basura de la cuidad… y que hacen??? . estas niñas si saben lo que es la vida…. cuantas quisieran cambiar, que les dieran otra oportunidad, otra forma de vivir…. yo haria lo mismo que mariano, si ella quiere seguir ahi es su problema, pero estoy seguro que muchas quisieran tener una opurtunidad que les cambiaran la vida… las quiero mucho y ustedes tienen mas guevas que los hombre que las utizan¡¡¡¡¡

  4. Victor   •  

    La verdad es que Muchas de estas mujeres estan ahi porque quieren y les gusta, a muchas se les da la oportunidad de salir pero miren lo que hacen engañar a la gente.

    Yo no las juzgo, pero no vengamos a decir que pesar de vida. Ellas lo hacen porque quieren y listo.

  5. Francisco Gomez-Paris (FrancoG.Paris)   •  

    No critiques a los demas hasta tanto no hayas caminado cuatro millas es sus zandalias

    Un abrazo Medellin.

  6. Nayite   •  

    Estoy de acuerdo con Francisco, la verdad es que nadie sabe lo que vive el otro, por lo tanto por que juzgar, a veces somos tan crueles al utilizar ese musculito tan pequeño pero tan dañino como es la lengua, como es de fácil criticar al otro sin darnos cuenta que todos de una u otra manera tenemos una historia en la casa quizás peor que las niñas de las esquinas.

    • gustavo garro   •  

      ami me gustan todas las caleñas del raudal he hestado con mas de cien mujeres esa chicas me facinan quisiera estar con ellas todos los dias

      ademas no es que cobren caro y bien ricas que son
      hay muchos que dicen gas las putas pero gas que para entro vas

  7. diana garcia   •  

    bien por los hombres respectuosos que valoran nuestro trabajo yo desde los 18 años y siempre he trabajado en el raudal y es un trabajo duro pero me gusta lo que hago entregar placer a muchos hombres gracias a todos los hombres que apoyan nuestro trabajo los amo a todos

  8. alexander cataño   •  

    tengo muchas amigas que trabajan alla en especial diana garcia amiga de toda la vida ella ha estado con todos los choferes de aranjuez y de manrique los balsos ella tiene un negocio redondo y yo como buen homoxesual me mantengo es por los lados del teatro mexico alli con todas mis amigas las locas que tambien nos lucrasmos de este gran negocio si algun chico le interesa mis servicios me pueden llamar al cel:

    312 2490625

  9. Jairo Carmona Valencia   •  

    Nadie sabe la sed con que otro bebe. Las cortesanas del amor quienes salen todos los días a vender su cuerpo, (lo que venden es su sexo) terminado su trabajo siguen con el mismo. Quizá no saben que es la profesión más antigua del mundo. Ríos de tinta han corrido por cuenta de ellas y ahora de ellos: Cine, televisión, libros en cantidades industriales y toda la parafernalia del morbo a su servicio. Pareciera que con la revolución sexual (La única que se ha dado) las samaritanas del amor fueran a extinguirse, pero no… El gusto por lo desconocido, esa promiscuidad oculta, esa sangre árabe que llevamos, el ponerle un poco de picante a nuestras vidas, el vivir en el filo de la navaja, el desafiar el pecado y sus consecuencias, el deseo de una experiencia que nunca se sacia, quizás nos hacen volver una y otra vez hacia esos lugares, como zombies, como energúmenos, como autómatas, casi sin pensar en los riesgos y escondiendo la cara de vergüenza, pues sabemos del repudio que despierta dicho comportamiento. El pobre Mariano de la historia, se le olvidó que la cabra al monte tira y soñó con lo del clavo; pues yo le diría que “Un clavo saca otro clavo o ambos se quedan adentro”. Esta sociedad hipócrita y machista en la que nos correspondió vivir, se escandaliza ante estos hechos, pero no le da vergüenza el hambre, la miseria y la injusticia en la que se hayan millones de personas. Ellas “las colegialas” de antes y las “Prepagos” de hoy reciban mi mas sentida bendición por todos los favores recibidos.

Responder a diana garcia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>