Una taza fuerte en el parque de Cartago

Cada municipio del territorio tiene sus personajes que viven de la venta ambulante de productos; otros, de la venta en puestos fijos. Toda esa maraña de ventorrillos, chazas o puestos de ventas, engalanan, la mayoría de las veces, a parques, barrios y calles. Embellecen o alegran, sobre todo, cuando se trata de personajes con muchos años de permanencia en un lugar o de los productos que nos han acompañado desde la niñez: crispetas (palomitas de maíz), mangos, dulces, etc.

En este blog he registrado las ventas de los municipios que he visitado; pero me ha sorprendido encontrarme en el parque de Cartago, una serie de puestos de venta de café, no cualquier carrito, no cualquier puesto; grata sorpresa encontrarme con puestos de venta de café, con cafeteras tipo greca de vapor y máquinas tostadoras de una libra; industria colombiana que hace el tostado del café de la región.

El tostado se hace de manera instintiva y sin mayor exigencia que la solo colorimetría, es decir, la revisión del estado del color del grano tostado. El que probé, tostado intenso, dejó ver un café fuerte, amargo y sin sutiles detalles en la percepción; pero un café recién tostado y preparado; mejor que muchos “tintos” tomados en los carritos empujados en el centro de Medellín (Luego abordaremos ese tema). El parque podía recorrerse y elegir cualquiera de las estaciones de café, ver una tostión y esperar la preparación.

2 comments

  1. Mónica Arcila   •  

    La variedad de oficios en el mundo es increíble. Desde el más sencillo y humilde, pasando por uno moderado hasta el más elaborado y sofisticado. La variedad enriquece a los seres humanos y a la comunidad. Todos manejamos infinidad de herramientas que se adaptan al quehacer de cada día. Dios creo al universo, al mundo y la naturaleza, pero también le dio al hombre el don de la inteligencia para crear e inventar.

    Los ambientes de trabajo varían demasiado. Desde la calle, la casa, pasando por oficinas, en edificios y empresas, en las alturas, en el campo entre otros. Casi todos a nuestra manera estamos felices con los oficios que realizamos. Lo importante es disfrutar lo que hacemos, amar el esfuerzo de cada día, que se ve recompensado de alguna manera económica o espiritual. Valoremos el trabajo de los demás.

    Hablando de máquinas cafeteras como las grecas, las de goteo, las espresso y hasta el colador en algunos casos, todas prestan un buen servicio. Desde el que maneja su técnica en la calle, la casera, hasta los cafés, restaurantes, tiendas y negocios en general. Disfrutemos del delicioso café en sus diferentes presentaciones. Exploremos los sabores y recetas para aprender de la cultura cafetera.
    Brindo con un café sorpresa.

    Mónica Arcila

  2. Andrés   •  

    Hoy me tomé un tinto en ese mismo parque. Muchos de esos vendedores seleccionan las fincas para comprar el mejor café. Lo que más resalta es que siempres es recien preparado y de muy bueena calidad. Siempre que voy a Cartago es imperdible un buen tinto acompañado de una interesante conversación con alguno de sus habitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>