Ocho mitos y realidades de la inteligencia emocional

Por:

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

Desde la década de los ochenta hasta nuestros días las personas han entendido la importancia de la comprensión y el manejo de las emociones en sus vidas cotidianas y en las organizaciones de cualquier tamaño, razón por la cual  se han publicado toda una gama de artículos, libros y estudios –algunos serios y otros no tanto– sobre inteligencia emocional, lo que ha provocado que surjan muchas ideas ciertas y falsas, lo cual es normal  cuando un tema se da a conocer de manera masiva y hay muchas opiniones al respecto, en esta entrada trataré de hacer algunas claridades sencillas que me han sugerido los lectores y las personas que han asistido a los  cursos y conferencias de Cerebro en Práctica, así que comencemos.

 

1. ¿Debo ser empático y agradable todo el tiempo?

La inteligencia emocional no significa ser empático,  en momentos estratégicos se puede requerir enfrentar a alguien sin rodeos para hacerle ver una verdad importante aunque sea molesta.

 

2. ¿Debo expresar todo lo que siento?

La inteligencia emocional no significa darle rienda suelta a los sentimientos sacando todo lo que se tiene en la mente, contrario a lo que mucha gente piensa, se trata de manejar los sentimientos de tal modo que sean expresados adecuadamente permitiendo evitar roces y conflictos innecesarios, en especial cuando se trata de comunicar ideas o trabajar en equipo.

 

3. ¿Hay demasiada diferencia entre hombres y mujeres en cuanto al manejo de las emociones?

Es cierto que  hombres y mujeres como grupos tienden a compartir un perfil especifico de puntos fuertes y puntos débiles, por ejemplo  las mujeres en promedio tienden a tener  mayor consciencia de sus emociones, demuestran más empatía y son más aptas para las relaciones interpersonales mientras  que los hombres en promedio tienden a adaptarse más fácil a los cambios, son más enfocados  y manejan mejor el estrés, sin embargo aun con lo anteriormente mencionado son muchas  más las similitudes que las diferencias en cuanto al manejo y el entendimiento de las emociones, es fácil encontrar hombres tan empáticos como la más sensible de las mujeres, y mujeres tan capaces de soportar el estrés como el más flexible de los hombres, entonces si se hace un análisis de la inteligencia emocional en una muestra representativa y se suman los puntajes obtenidos de fortalezas y debilidades en ambos sexos, las diferencias  no son tan marcadas como  piensa el común de la gente.

 

4. ¿Los genes y la infancia determinan lo que una persona sea a nivel emocional toda su vida?

El cerebro posee una característica muy especial llamada neuroplasticidad, es decir, puede cambiar, aprender y desaprender, los genes y la infancia no determinan el nivel de inteligencia emocional de una persona, las habilidades en el manejo de las emociones pueden ser desarrolladas y entrenadas a lo largo de la vida y las experiencias.

 

5. En esta vida no hay lugar para las emociones, los hechos son más sólidos y útiles.

La verdad es que las emociones están presentes en todo momento, no podemos dejar de sentir, nuestra conexión con los demás es a través de las emociones y estas nos proporcionan información bastante útil de nosotros mismos y de los demás.

 

6. La inteligencia emocional conlleva más abrazos y toqueteos de lo usual.

A veces expresar una emoción conlleva un aspecto físico –una palmadita en la mano o un abrazo de consuelo–, pero la inteligencia emocional no significa tener permiso para tocar a quien no le apetece que lo toquen. De hecho, eso se considera ser muy poco inteligente emocionalmente  en determinadas situaciones.

 

7. Mis sentimientos o emociones no son perceptibles para los demás.

 Eso es totalmente absurdo. Las personas son tremendamente perceptivas y se dan cuenta cuando las palabras no concuerdan con el lenguaje corporal. Todos tenemos la habilidad de observar las emociones de manera verbal y especialmente de manera no verbal a través del lenguaje facial y corporal.

 

8. Sólo debemos centrarnos en las emociones positivas, no en las negativas.

Esa afirmación tiene mucho de cierto desde el punto de vista de la salud. No obstante, las emociones negativas son un síntoma de que algo necesita cambiar y son importantes; Las emociones negativas son parte de la vida, resulta útil saber cómo afrontarlas e identificar las que más pueden debilitarnos si las dejamos entrar, si las emociones negativas existen es precisamente porque envían mensajes que vale la pena considerar y  no se deben tomar como inexistentes.

 

Mencionado todo lo anterior, les puedo asegurar que existe contenido muy útil en cursos particulares, libros y material audiovisual alojado en la web y redes sociales que aporta muchísimos beneficios a las personas que desean mejorar en sus relaciones personales y tener una mejor calidad de vida al  gestionar adecuadamente las emociones propias y las de los demás, por experiencia les puedo decir que es muy gratificante y vale la pena apostarle.

 

Nos vemos, hasta la próxima.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Las expectativas que tengamos sobre alguien potencian o limitan sus pensamientos y acciones

Por:

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

“Si te acepto tal y como eres te estaré haciendo daño; en cambio, si te trato según lo que pienso que eres capaz de hacer, te ayudaré a lograrlo”.

Johhann Wolfgang Von Goethe.

 

Muchos hemos oído hablar de los experimentos de Ivan Pavlov, quien entrenó a unos perros para que salivaran ante el sonido de un timbre porque era la señal de recibir comida, después de un tiempo sólo con sonar el timbre los perros salivaban, por una razón muy simple, tenían  una expectativa de ser alimentados.

 

Una persona tiende a tomar decisiones en función de cómo esperan los demás que actúe, es decir, cumple las expectativas negativas o positivas; hay una frase muy popular, lo que se mide se hace, en este caso, lo que se espera es lo que pasa en realidad.

 

Una persona se esfuerza inconscientemente por cumplir las expectativas, si usted cree en alguien, muestre confianza en esa persona, expréselo, espere que tenga éxito y verá muy rápido resultados diferentes, como alguna vez dijo Jonh H. Spalding: “Los que creen en nuestra capacidad hacen algo más que estimularnos, nos crean un ambiente en el que es más fácil tener éxito”.

 

La mayoría de nosotros inconscientemente enviamos a los demás nuestras propias expectativas, el poder que podemos ejercer al querer influenciar de manera positiva radica en hacerlo de forma consciente, ¿cómo hacerlo?

 

Diga palabras positivas a las personas, piense que en verdad pueden, confíe así el otro se equivoque, transmítalo a través de sus palabras, de su lenguaje no verbal, adjudíquele responsabilidades a esa persona irresponsable y piense sinceramente en que logrará cumplir, esa persona programará su cerebro al logro, visualice esa persona haciendo cosas que todos pensarían que no haría bien,  etiquetar al otro de forma negativa y a priori es muy fácil, hágase el propósito de etiquetar al otro de forma positiva y manifestárselo incluso públicamente, con seguridad esa persona querrá cumplir para defender su honor.

 

Es muy simple, sea como Pavlov que con el sonido del timbre hacía que los perros salivaran y esperaran comida, haga que cada una de sus acciones hacia los demás sean el sonido del timbre  y que las expectativas de esas personas sean esforzarse,  motivarse y finalmente hacer las cosas bien, y si es posible haga el ejercicio con usted mismo, cree expectativas positivas para usted mismo y con certeza comenzará a crear expectativas positivas en los demás con más frecuencia y facilidad, su cerebro y sus resultados se lo agradecerán.

 

Nos vemos, hasta la próxima.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

La amabilidad debe ser algo instintivo y natural en el mundo de los negocios

Por:

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

 

Hace poco estuve acompañando a la empresa de un buen amigo en un proceso de selección de dos propuestas de consultoría que competían por un importante contrato, y me sorprendió que una de las empresas a pesar de su impresionante presentación fue descartada , aún siendo más económica y con mejores características.

 

 

Quede curioso con lo sucedido y le pregunté:

 

Camilo ¿si eran tres presentaciones por empresa, ¿por qué en la primera les dijiste que no querías seguir en el proceso?  Y su respuesta fue…. perdieron el contrato  y por dos maletas… En uno de mis viajes estuve en Bogotá y allí conocí ambas empresas, en ambos casos enviaron a uno de sus ejecutivos a que me recogiera en el aeropuerto, el de la empresa descartada no tuvo la delicadeza de ayudarme con el equipaje que llevaba, eso me dejó muy incómodo por la falta de educación y decidí no tener ningún trato comercial con ellos. Estoy seguro que todo su equipo se esforzó por hacer algo muy bueno y evidentemente lo hicieron , pero esos son los detalles emocionales que enamoran en los negocios.

 

El ejecutivo negligente sabía de antemano que era yo quien definía que propuesta seria seleccionada ¿por que no me ayudó con las maletas? Sencillamente porque no estaba acostumbrado  ser amable, si la amabilidad hubiera formado parte de su manera de pensar y de tratar a los demás no se hubiera producido esta situación , habría llevado las maletas sin pensarlo, por simple empatía.

 

Ante esta respuesta lo único que me quedo fue corroborar que la amabilidad, la educación y la buena disposición siguen siendo algo muy importante en el mundo corporativo y que son esos pequeños detalles los que marcan una gran diferencia, y que ese tipo de comportamientos a veces en igual o más importantes que el producto o servicio y son cosas que deben tomarse en cuenta a la hora de una buena gestión comercial.

 

Nos vemos, hasta la próxima.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Las impresiones positivas y las buenas emociones son como semillas

Por:

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

“No puedo ser parte de un mundo donde ser una persona Amable sea una desventaja.”

Keanu Reaves.

Normalmente son los pequeños detalles como las sonrisas, los gestos, los cumplidos y los favores los que hacen la diferencia entre un buen día y un mal día. Esas cosas tan simples hacen que una jornada laboral, una interacción con un desconocido o con alguien de nuestro entorno sea mucho mejor e incluso pueden cambiar nuestra existencia y la de otros.

No importa a que se dedique, ya sea que dirija una gran compañía, su propio negocio o sea un empleado, la fuerza de la bondad y una actitud positiva le ayudarán a abrirse camino entre los malentendidos y prejuicios que a veces impiden conseguir objetivos. Actuar con humanidad le permitirá mejorar sus relaciones sociales y por el simple hecho de hacerlo simplemente será más feliz, sin que eso signifique sacrificar lo que usted desea para complacer a los demás.

Desde hace unos años desde Cerebro en práctica vengo divulgando un enfoque de emociones positivas, cosas tan simples como que  las impresiones positivas son como semillas, por ejemplo, sonreírle cordialmente a un mensajero o un mesero que lo atiende con gusto, escuchar atentamente a un colaborador o una persona que hable con usted, dar las gracias a alguien o tratar con cortesía a un simple extraño, todas esas acciones finalmente emiten energía positiva que se contagiará de una persona a otra y esto tendrá un efecto multiplicador y creador, al final dichas impresiones positivas  terminan retornando a uno mismo de alguna manera.

En muchas ocasiones los resultados de mostrar el lado más humano y el buen trato no acostumbran a ser directos,  y tal vez sea posible que mostrar su lado más humano no le genere algún beneficio en particular aparte de una cálida sensación de bienestar que notara en su interior, que a la larga es lo más importante, sin embargo, he descubierto  por experiencia que las buenas acciones tienen un efecto dominó, incluso es posible que nunca más pueda seguir la pista a menos que tenga un encuentro especifico de nuevo con esa persona a la cual le dio un buen trato o le ayudó, pero  con certeza el poder de las buenas acciones da las bases para disponer de muy buenas oportunidades a lo largo del camino. Las impresiones positivas son como las semillas, se plantan y uno muchas veces hasta se olvida de ellas, pero van creciendo y aumentando de tamaño bajo la tierra y muchas veces de manera exponencial.

Tal vez en un mundo como el actual cada vez sea más complicado pensar en este tipo de cosas, tenemos grandísima cantidad de información negativa de todos los medios de comunicación existentes y al parecer las cosas buenas que pasan se van volviendo parte del paisaje, sin embargo, sigo creyendo que en el cerebro de cada persona hay un alto componente de bondad y que la gente quiere hacerle el bien a los demás, yo quiero seguir pensando que por naturaleza la gente es empática, bondadosa y de pensamientos positivos hacia los demás, así el mundo en parte me quiera demostrar lo contrario, pero no importa, creo en los seres humanos porque tengo la fortuna de estar rodeado de personas espectaculares, y cada vez podemos ser más los que demos algo bueno por otro, sin esperar nada a cambio, simplemente porque lo vale, da buenas sensaciones y ayuda  mantener la mente en armonía.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Coaching Comercial: Una herramienta eficaz para una estrategia empresarial.

Por:

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

 

Las personas que saben de negocios  nos muestran todo su ingenio al diseñar planes y proyectos  que prometen resultados increíbles si se ejecutan adecuadamente. Tienen en cuenta y entienden las necesidades y deseos de los clientes, hacen investigación de mercados, administran bien la información, hacen buena segmentación, los productos y servicios son de buena calidad y a precios competitivos, logran posicionarse con campañas publicitarias creativas, la pregunta es ¿por qué a veces no producen los resultados esperados?

Hay algo que explica en parte ese fenómeno, los integrantes del área comercial que tienen contacto directo con el consumidor no son capacitados adecuadamente y cometen errores que los clientes no perdonan, en estos casos es donde entran las personas dedicadas  al coaching y al estudio del cerebro  de los consumidores para solucionar fallas que a veces no se logran trabajar con las inducciones y capacitaciones.

 

¿Para qué sirve el coaching en áreas comerciales?

El coaching ayuda a los participantes de un curso de capacitación a realizar mejor  lo que ya saben hacer y descubrir  nuevas  habilidades que incluso desconocen de sí mismos. Es algo distinto a las inducciones y cursos de capacitación porque el coach es un profesional que lleva a las personas a entenderse interiormente, y llegar a las propias  conclusiones de lo que quiere hacer y cuál es la mejor forma. El coaching ayuda a los participantes del proceso a diseñar objetivos y planes de acción en función de los objetivos de una estrategia comercial, buscando que en lo posible sigan  el mismo camino de la organización con buena actitud y sentido de pertenencia.

 

¿Cómo se hace coaching en una organización?

Una de las acciones  importantes es  que previo a los cursos  y capacitaciones  el coach  tenga conocimiento de los resultados que quiere lograr la empresa para hacer que los integrantes se conecten cómodamente con los objetivos y metas que vienen de atrás o que se diseñan durante el proceso.

 

A continuación mostramos de forma resumida que contiene un plan de coaching comercial.

 

1. Diagnóstico de la situación actual.

Los participantes hacen consciente su situación actual para lograr tener un buen punto de partida y que sepan que deben mejorar, la idea es que logren identificar los hábitos negativos que no permiten un desempeño excelente de cara al cliente, tales como miedos, bloqueos, inseguridades y actitudes limitantes.

2.  Definición de objetivos y metas.

Los participantes  definen objetivos y metas personales en lo posible articulados a los objetivos organizacionales y comerciales de la empresa, desde allí se comienza una conexión interesante que será bien percibida por los clientes actuales y potenciales en el mediano y largo plazo.

La forma de diseñar los objetivos es lo que llamamos objetivos SMART, que para el participante sean:

Atractivos.

En presente.

Con una alta dosis de consciencia.

Que tengan un para qué (utilidad) bien definido.

Que tengan beneficios al lograrlos, desde lo económico y desde lo mental.

Formulados en positivo.

Específicos.

Realistas, relevantes y alcanzables.

Medibles.

Situados en el tiempo.

Con acciones organizadas.

Que sean sostenibles, es decir, que ya alcanzados se puedan mantener o superar.

3.  Identificación de recursos actuales y futuros.

Los participantes identifican los recursos con los que cuentan y los que necesitan, desde lo personal (lo que depende de ellos) y los que proporciona la empresa (que no depende de ellos) para la ejecución de las labores comerciales.

4. Definición de habilidades que debe obtener el equipo de la organización.

Los participantes obtendrán habilidades de comunicación efectiva, persuasión, manejo de objeciones, técnicas avanzadas en ventas, conocimiento del cerebro  y las emociones de los consumidores, la interpretación adecuada del lenguaje no verbal y la capacidad de escucha, para que logren entregar al cliente lo que necesita y salga realmente satisfecho, eso va  generando  relaciones comerciales permanentes y duraderas.

5. Anticipar y eliminar obstáculos.

Los participantes  definen  que obstáculos podrían tener en el cumplimiento de los objetivos y se le enseña como anticiparlos, prevenirlos y eliminarlos.

6. Pasar a la acción.

Los participantes dejan todo lo anterior  organizado y escrito, lo que permite dejar todo documentado, hacer un seguimiento de logros y analizar fallos, lo más importante es que las personas  aprenden  esto de forma tan sencilla  que desarrollan la autoconfianza, la iniciativa y fortalece la toma de decisiones.

 

La metodología es amena, fácil de entender, siempre hemos defendido la idea que lo práctico se aplica y da excelentes resultados en el corto y el largo plazo ¿Les gustaría aprender?

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

 

 

 

La sonrisa sincera, primera clave para iniciar una buena conexión con los demás

Por:

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

El camino para ser una persona que conecte con los demás de una manera positiva es tan fácil como lo decidas, aquí te contaré algo que será un primer paso fácilmente aplicable para conectar con los demás, una sonrisa sincera.

Lo primero que debes tener en cuenta es  la primera impresión que causas, estamos en un mundo que casi nunca da segundas oportunidades, una persona te lee en los primeros siete  segundos  para sacar conclusiones sobre ti y determinar la forma en que va a interactuar contigo (en mi caso me tomo hasta dos o tres reuniones para llevarme una impresión de alguien, pero no es lo usual)

 

El poder de una sonrisa.

Ante todo, sonríe. ¿Qué cuesta sonreír?  Nada. ¿Qué cuesta no hacerlo? Todo, si eso te impide conectar con la gente. Mientras que sonreír transmite un mensaje muy claro y positivo sobre tu estado mental, no hacerlo da lugar a muchas interpretaciones, incluido el mal humor, la actitud distante y el enfado, ninguna de ellas  te ayuda a cautivar a la gente. Si no crees que sonreír es útil, responde a estas preguntas:

¿Te gusta hacer tratos con gente de mal humor?

¿Conoces a alguien a quien le guste hacerlo?

¿Crees que la gente malhumorada consigue lo que quiere?

 

Anatomía de una sonrisa.

Una sonrisa tiene que ver mucho con la biología del cerebro. Hay dos tipos de sonrisa, la sonrisa social que se hace conscientemente y la sonrisa genuina o sincera que se expresa inconscientemente, también llamada sonrisa de Duchenne, en honor al  neurólogo francés Guillaume Duchenne, que fue el primero en describirla.

 

 

La sonrisa social  envía señales desde áreas conscientes del cerebro a la corteza motora la cuales hacen contraer  los músculos cigomáticos que van desde la mandíbula hasta la comisura de los labios, estiran la boca hacia los lados, como son fáciles  de controlar  es normal ver la actitud fingida de las azafatas en los aviones, las personas que promocionan productos en los supermercados y en general personas que están obligadas a ser amables o verse bien, lo que en algunas ocasiones en vez de ser algo positivo genera  el efecto contrario en las personas porque podría leerse como manipulación, protocolo  o simple cortesía.

 

 

Sabiendo lo anterior, pasemos a la sonrisa  abierta, genuina y sincera, difícilmente se puede proyectar de manera consciente porque requiere la presencia de una emoción real que la provoque  pues las señales van de áreas inconscientes del cerebro como la amígdala que luego se transmiten a la corteza motora y  activan  una serie de músculos adicionales como  el músculo orbicular  que rodea los ojos, esto provoca que los bordes de los ojos se contraigan y se arruguen en patas de gallo y que los párpados inferiores se hinchen. Esto  refleja lo bien que una persona se siente emocionalmente en ese momento o de forma regular, transmite calidez, confianza, buena actitud, produce un efecto muy positivo porque  la persona que sonríe sinceramente hará sentir bien a los demás sin hacer mucho  esfuerzo.

 

La sonrisa sincera es contagiosa.

Tomando como referencia a Marco Iacobboni y su explicación de las neuronas espejo, sabemos que las emociones son contagiosas, las personas copian emociones positivas y negativas de los demás inconscientemente, teniendo en cuenta  lo anterior responde estas  preguntas:

¿Crees que una sonrisa sincera contagia emociones positivas a los demás?

¿Cómo te percibirá la gente si cuando llegas a un lugar transmites buenas sensaciones y emociones?

 

Para que me creas que la sonrisa es contagiosa te invito a ver el video al final de este post.

 

Claves para lograr una sonrisa genuina.

  • La clave para lograr una sonrisa estupenda y natural  es pensar en cosas agradables de ti mismo y de los demás.
  • Si por dentro estás de mal humor, te resultará difícil expresar una sonrisa que ilumine el lugar donde te encuentres o donde llegas. Lo máximo que conseguirás es una sonrisa social o fingida, la cual no hará que le agrades  a la gente.
  • Cuando te presenten a alguien o debas dar una buena impresión, piensa en cosas agradables lo cual te hará sentir bien y  activar tu músculo orbicular naturalmente.
  • Conecta con tus pasiones y lo que te inspira, enamórate de lo que haces, hay mucha diferencia emocional cuando estás haciendo algo que encanta y cuando estás haciendo algo donde no te sientes cómodo, las personas que se sienten bien en lo que hacen por más estrés que manejen en su trabajo se perciben como personas positivas, constructivas e inspiradoras.
  • Intenta al máximo estar en contacto con personas y situaciones agradables, recuerda la influencia de las neuronas espejo.
  • Lee libros que te enseñen a vivir mejor, mira videos que te hagan crecer, construye mejores relaciones sociales con tus seres queridos, con tus amigos, con tus compañeros de trabajo y con las personas desconocidas.
  • Evita los tratamientos a base de Botox y los liftings, pues estos procedimientos inmovilizan los músculos de la cara.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA

https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/

Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

La empatía, la habilidad de conectar mejor con los demás.

Por:

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

A las personas les es difícil guardar secretos de lo que hay en sus estados emocionales, si sus labios no dicen nada lo dicen con la punta de los dedos, lo que haya que expresar se abre paso así sea a través de los poros biológicamente hablando. El jugueteo nervioso de un negociador que no  siente miedo y se mantiene sereno ante las situaciones adversas, el premeditado desinterés de un cliente que discute el precio de un automóvil pero se contradice con sus gestos no verbales hacia ese deseado juguete…  saber detectar esas pistas emocionales es muy importante en situaciones que alguien tiene motivos para disimular sus verdaderos sentimientos, algo muy habitual en el mundo de los negocios o de la política, pero en muchos casos pasamos todo eso por alto.

 

Percibir lo que otros sienten sin decirlo es la esencia de la empatía. Rara vez el otro nos dirá con palabras  que es lo que experimenta pero no lo revela con su tono de voz, su expresión facial, y otras maneras no verbales. La capacidad de percibir esas cosas nace de aptitudes básicas, sobretodo del conocimiento de uno mismo y del autodominio, si no podemos percibir nuestros propios sentimientos (o que nos ahoguen) estaremos  muy lejos de los estados de animo ajenos.

 

La empatía es nuestro radar social, como cuando a uno le dicen: percibo que X persona le pasa algo,  no esta contenta aquí, no mira a los ojos y su lenguaje contiene cierta dosis de sarcasmo e ironía… cuando a alguien le falta esa sensibilidad de percibir esas señales esa persona queda desconectada de los demás, ya sea por haber interpretado mal los sentimientos ajenos, por una franqueza mecánica e inoportuna, o por una gran  indiferencia hacia otro, una de las formas mas comunes que puede adoptar esta falta de empatía es tratar a los demás como si fueran estereotipos, y no como los individuos únicos que son, un error que cometemos muy a menudo.

 

¿Qué requiere la empatía?

 

Como mínimo hacer lo posible por interpretar las emociones ajenas,  yendo mas allá incluye percibir los sentimientos y preocupaciones del otro y responder a ellos, en un nivel mucho mas alto la empatía significa comprender los problemas e intereses que están detrás de lo que el otro refleja en realidad. La clave para reconocer el terreno emocional ajeno es un alto grado de conocimiento del terreno emocional propio.

 

Cuando dos personas son empáticas.

 

Cuando dos personas logran altos niveles de empatía se producen efectos fisiológicos y hay una copia mutua de sentimientos, actitudes, emociones y gestos no verbales, esta mímica lleva a un fenómeno biológico llamado entrainment una especie de sincronización emocional, una afinidad tan grande requiere descartar por momentos las emociones propias a fin de percibir las señales del otro, es por eso que cuando estamos atrapados en fuertes estados emocionales propios  no nos damos cuenta de las claves sutiles que el otro da y perdemos la afinidad porque estamos demasiado metidos en nuestros propios pensamientos y nos da tanta dificultad ponernos en los zapatos del otro pues no renunciaremos fácilmente a nuestras propias emociones.

 

¿En que situaciones es útil tener la habilidad de  empatía?

 

Si miramos con detenimiento, esta habilidad es un aprendizaje constante que todos debemos entrenar y mejorar cada día porque de ahí puede depender un gran éxito laboral, por ejemplo:

 

  • Los consejeros y negociadores más efectivos son aquellos capaces de sintonizar con las emociones de los demás y logran resultados increíbles, incluso que las personas abandonen totalmente su posición.
  • En asuntos de servicio al cliente la empatía permite dar mejores soluciones y atención a las necesidades de las personas y crear una gran fidelidad porque se crea una percepción de buen trato, de  comprensión, incluso en situaciones donde no haya una solución al requerimiento.
  • En el lugar de trabajo permite ser más hábil en percibir lo que sienten los demás y detectar cosas que normalmente a la gente se le pasan por alto.
  • Los lideres, jefes y directivos más recordados son aquellos que son capaces de conectar con los sentimientos de sus seguidores y empleados y generar apasionamiento visceral por una causa, incrementando la probabilidad de lograr grandes objetivos propuestos en una compañía u organización.

Hasta la próxima.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Solo imaginar mover un dedo, el poder de la visualización

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook: @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

 

Con mucha frecuencia me preguntan ¿qué beneficio se saca de hacer ensayo mental?

Podemos creer que somos capaces de cambiar el cerebro por medio del pensamiento, mediante el simple proceso de ensayar mentalmente una actividad podemos obtener grandes beneficios, con esto no quiero decir que lo único que debemos hacer es pensar las cosas, la acción es lo más importante.

 

El ensayo mental puede tener buenos resultados,  y si le sumamos  el cuerpo en acción  lo que se obtiene será aún mejor porque hay una congruencia entre pensamiento y la acción física, se junta la imaginación con la realidad.

 

Un ejemplo de la técnica del ensayo mental.

 

En un experimento publicado en el Journal of neurophysiology se sacaron tres grupos, a los del primero  les pidieron que hicieran ejercicios con un dedo de la mano izquierda cinco veces a la semana durante cuatro semanas, a los del segundo les pidieron exactamente lo mismo pero sólo en su mente  sin mover el dedo físicamente, los del grupo control ni movieron el dedo y tampoco pensaron en hacerlo.  Al final del experimento compararon la fortaleza muscular del dedo en los integrantes del primer grupo con la fuerza muscular del dedo en los integrantes del grupo control y los del primer grupo habían incrementado su fuerza muscular en un 35%, lo realmente sorprendente es que el grupo que practicó mentalmente los ejercicios mostró un aumento del 25% en su fuerza muscular sólo con ensayar en su mente lo que muestra que la mente produjo un efecto físico y cuantificable en el cuerpo.

 

Si eso pasa con un dedo ¿qué podría pasar con nuestras emociones, comportamientos, hábitos y demás conductas queremos cambiar nuestra vida?

 

Esto nos muestra que la técnica del ensayo mental es una excelente cuota inicial  para modelar y reconfigurar todas las conexiones neuronales donde se almacenan los comportamientos negativos que queremos cambiar, y si logramos hacerlo de forma repetida, con el lenguaje adecuado y con el método adecuado los resultados de cambio pueden ser totalmente sorprendentes, ya lo había mencionado antes “Para el cerebro es prácticamente lo mismo imaginar las cosas que vivirlas en la realidad” .

 

Esta es una de las razones por la cual obtenemos muchos resultados negativos, con solo pensarlo creamos el ambiente perfecto para que nuestro cerebro se busque la forma de cumplirnos todo lo que nos decimos internamente, ¿cuantas veces nos enfermamos, encontramos los problemas fácilmente y nuestra vida es un total caos? seguro le ha sucedido,  pues bien,  si replanteamos y comenzamos a hacer un ensayo mental en forma positiva nuestra mente comenzara a prepararse para todo lo bueno que se venga y cuando ya las cosas sucedan en la realidad  nuestro cerebro estará habituado y ha entrenado buena parte de lo que realmente queremos hacer para nuestro beneficio.

 

Quienes practican el coaching como profesión o son clientes de un coach profesional, ya deben tener claro que lo importante es comenzar a identificar las situaciones limitantes para luego empezar a entrenar la mente utilizando la construcción adecuada del dialogo interno en positivo, la formulación adecuada de objetivos y tratar todo el tiempo que  se visualicen obteniendo resultados muy positivos para que el cerebro vaya entrenándose  aún cuando las cosas no han sucedido, todo esto con el fin de llevar a la mente a que le sea mucho más fácil lograr las cosas cuando lleguen las situaciones reales.

 

Aquí también juega un papel muy importante la teoría del aprendizaje Hebbiano formulada por Donald Hebb, por ley de la repetición cuando algo se practica con frecuencia se fortalecen las redes neuronales y los comportamientos  se van volviendo más automáticos y rutinarios, también aplica la ley de la asociación porque ensayando mentalmente podemos anclarnos positivamente y pensar todo el tiempo en posibilidades, en asociar nuestros pensamientos con el éxito para cuando sucedan en la vida real, suena bastante interesante, y desde el coaching y la neurociencia se hace todo el tiempo por medio de todas las herramientas disponibles  para  obtener los resultados que las personas desean.

 

Practica la visualización, vale la pena hacerlo.

 

 

Hasta la próxima

 


Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA

https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/

Instagram y facebook: @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Las emociones contagiosas

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

Hay una realidad primaria, cada uno de nosotros influye en el estado de ánimo de los demás, lo cual es natural para bien o para mal, lo hacemos todo el tiempo, como si fuera un virus social, pero aunque esto hace parte invisible en las interacciones humanas habitualmente es tan sutil que no se percibe.

 

Si transmitamos con tanta facilidad los estados de ánimo se debe a que pueden ser señales de supervivencia, dado que nuestras emociones nos indican en que concentrar la atención y cuando prepararnos para actuar, son captadores de atención que operan como advertencias, invitaciones, alarmas, etcétera; se trata de potentes mensajes que transmiten información crucial sin poner necesariamente esos datos den palabras, por eso las emociones son un método de comunicación bastante eficiente.

 

En los grupos primitivos el contagio emocional, como por ejemplo la difusión del miedo de persona a persona, debió actuar como señal de alarma ante cualquier eventualidad, concentrando la atención de todos en un peligro inminente (Un tigre o un desastre natural por ejemplo); en la actualidad opera el mismo mecanismo colectivo cada vez que se divulga el rumor de una caída estrepitosa de las ventas, de una inminente ola de despidos, de la difícil situación económica del país o la amenaza de un competidor poderoso que entrará  al mercado,  en la cadena de comunicaciones, cada persona activa el mismo estado emocional  en la persona que sigue y así pasa el mensaje de alerta.

 

Como sistema de señales las emociones muchas veces no requieren palabras, dato que según los teóricos evolucionistas es uno de los motivos por los que han desempeñado un papel crucial en desarrollo del cerebro humano, mucho antes de que las palabras se convirtieran en una herramienta simbólica para los hombres. Este legado evolutivo significa que nuestro radar emocional nos afina con quienes nos rodean, ayudándonos a interactuar más facilidad y eficiencia.

 

Es simple, dentro de la suma total de intercambios de  emociones entre nosotros y  de maneras sutiles (a veces no tanto) todos nos hacemos sentir mejor o peor en nuestro diario vivir como parte de cualquier contacto que tengamos; cada encuentro se puede evaluar según una escala que va de lo emocionalmente tóxico a lo emocionalmente nutritivo, y como dijimos anteriormente estos intercambios  son en su mayor parte invisibles, es nuestra decisión como queremos interactuar socialmente, si ser parte del contagio positivo o simplemente seguir siendo parte del problema en nuestras sociedades.

 

Este programa sobre mentes conectadas sin brujería realizado por Eduard Punset también puede ilustrar el contenido de este articulo, los invito a verlo.

 

Hasta la próxima.

 

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Habilidades sociales y emocionales que se buscan en las organizaciones actuales

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

La gente ha comenzado a entender que para alcanzar el éxito en la vida no bastan la excelencia intelectual y la capacidad técnica, hoy por hoy necesitamos otro tipo de habilidades solo para sobrevivir, y mucho más para prosperar, en el mercado laboral del presente y del futuro que es cada vez más agitado y cambiante se vuelven a evaluar cualidades internas tales como la flexibilidad, la iniciativa, el optimismo y la adaptabilidad a los entornos.

 

¿Qué ven los empleadores y directivos en sus organizaciones?

 

Gran cantidad de directivos de grandes compañías y PYMES con los que hablo a diario afirman cosas comunes sobre sus empleados:

  • Buena parte de las personas que trabajan para ellos carecen de motivación para seguir aprendiendo y mejorando su desempeño, en especial después de pasar por las universidades y los posgrados.
  • Muchos de sus empleados son incapaces de trabajar en equipo y colaborar  con sus compañeros.
  • La autodisciplina, la autorresponsabilidad y el enfoque sin que los tengan que monitorear es cada vez más escasa.
  • Las habilidades sociales y de comunicación cada vez son menos en los entornos laborales.

 

¿Qué buscan los empleadores y directivos en sus organizaciones?

 

Hay algo muy claro, el mundo está lleno de hombres y mujeres bien preparados, pero se estancan o peor aún, se descarrilan debido a vacíos cruciales en la inteligencia emocional.

Son muchas las cosas que se exigen en una organización en cuanto a la habilidad para gestionar las emociones y todo lo que eso deriva, sin embargo le he preguntado a muchos directivos de compañías importantes y PYMES que características solicitan a sus empleados y esto me contestaron:

  • Saber escuchar y comunicarse oralmente.
  • Dominio personal, confianza en sí mismo, motivación para trabajar en pro de un objetivo, deseo de desarrollar la carrera y enorgullecerse de lo alcanzado.
  • Efectividad grupal e impersonal, espíritu de colaboración y de equipo.
  • Capacidad de comunicación efectiva y relaciones interpersonales sanas.
  • Habilidad para negociar desacuerdos.
  • Efectividad en la organización deseo de contribuir.
  • Potencial para el liderazgo.

Aunque la mayoría  le de un gran valor a las capacidades intelectuales y técnicas por encima de las habilidades sociales, en muchos casos no están  entrenados para gestionar las emociones asociadas a lo que hemos mencionado, es casi seguro que esas habilidades no son enseñadas en las aulas de clase  sin embargo la carrera de una persona y el éxito profesional dependerá en mayor o menor medida del grado en que las haya dominado, cada quien debe evaluar y tomar cartas en el asunto para mejorar en una época donde todo cambia y nada está asegurado para nadie.

 

Hasta la próxima.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com