Solo imaginar mover un dedo, el poder de la visualización

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook: @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

 

Con mucha frecuencia me preguntan ¿qué beneficio se saca de hacer ensayo mental?

Podemos creer que somos capaces de cambiar el cerebro por medio del pensamiento, mediante el simple proceso de ensayar mentalmente una actividad podemos obtener grandes beneficios, con esto no quiero decir que lo único que debemos hacer es pensar las cosas, la acción es lo más importante.

 

El ensayo mental puede tener buenos resultados,  y si le sumamos  el cuerpo en acción  lo que se obtiene será aún mejor porque hay una congruencia entre pensamiento y la acción física, se junta la imaginación con la realidad.

 

Un ejemplo de la técnica del ensayo mental.

 

En un experimento publicado en el Journal of neurophysiology se sacaron tres grupos, a los del primero  les pidieron que hicieran ejercicios con un dedo de la mano izquierda cinco veces a la semana durante cuatro semanas, a los del segundo les pidieron exactamente lo mismo pero sólo en su mente  sin mover el dedo físicamente, los del grupo control ni movieron el dedo y tampoco pensaron en hacerlo.  Al final del experimento compararon la fortaleza muscular del dedo en los integrantes del primer grupo con la fuerza muscular del dedo en los integrantes del grupo control y los del primer grupo habían incrementado su fuerza muscular en un 35%, lo realmente sorprendente es que el grupo que practicó mentalmente los ejercicios mostró un aumento del 25% en su fuerza muscular sólo con ensayar en su mente lo que muestra que la mente produjo un efecto físico y cuantificable en el cuerpo.

 

Si eso pasa con un dedo ¿qué podría pasar con nuestras emociones, comportamientos, hábitos y demás conductas queremos cambiar nuestra vida?

 

Esto nos muestra que la técnica del ensayo mental es una excelente cuota inicial  para modelar y reconfigurar todas las conexiones neuronales donde se almacenan los comportamientos negativos que queremos cambiar, y si logramos hacerlo de forma repetida, con el lenguaje adecuado y con el método adecuado los resultados de cambio pueden ser totalmente sorprendentes, ya lo había mencionado antes “Para el cerebro es prácticamente lo mismo imaginar las cosas que vivirlas en la realidad” .

 

Esta es una de las razones por la cual obtenemos muchos resultados negativos, con solo pensarlo creamos el ambiente perfecto para que nuestro cerebro se busque la forma de cumplirnos todo lo que nos decimos internamente, ¿cuantas veces nos enfermamos, encontramos los problemas fácilmente y nuestra vida es un total caos? seguro le ha sucedido,  pues bien,  si replanteamos y comenzamos a hacer un ensayo mental en forma positiva nuestra mente comenzara a prepararse para todo lo bueno que se venga y cuando ya las cosas sucedan en la realidad  nuestro cerebro estará habituado y ha entrenado buena parte de lo que realmente queremos hacer para nuestro beneficio.

 

Quienes practican el coaching como profesión o son clientes de un coach profesional, ya deben tener claro que lo importante es comenzar a identificar las situaciones limitantes para luego empezar a entrenar la mente utilizando la construcción adecuada del dialogo interno en positivo, la formulación adecuada de objetivos y tratar todo el tiempo que  se visualicen obteniendo resultados muy positivos para que el cerebro vaya entrenándose  aún cuando las cosas no han sucedido, todo esto con el fin de llevar a la mente a que le sea mucho más fácil lograr las cosas cuando lleguen las situaciones reales.

 

Aquí también juega un papel muy importante la teoría del aprendizaje Hebbiano formulada por Donald Hebb, por ley de la repetición cuando algo se practica con frecuencia se fortalecen las redes neuronales y los comportamientos  se van volviendo más automáticos y rutinarios, también aplica la ley de la asociación porque ensayando mentalmente podemos anclarnos positivamente y pensar todo el tiempo en posibilidades, en asociar nuestros pensamientos con el éxito para cuando sucedan en la vida real, suena bastante interesante, y desde el coaching y la neurociencia se hace todo el tiempo por medio de todas las herramientas disponibles  para  obtener los resultados que las personas desean.

 

Practica la visualización, vale la pena hacerlo.

 

 

Hasta la próxima

 


Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA

https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/

Instagram y facebook: @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Las emociones contagiosas

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

Hay una realidad primaria, cada uno de nosotros influye en el estado de ánimo de los demás, lo cual es natural para bien o para mal, lo hacemos todo el tiempo, como si fuera un virus social, pero aunque esto hace parte invisible en las interacciones humanas habitualmente es tan sutil que no se percibe.

 

Si transmitamos con tanta facilidad los estados de ánimo se debe a que pueden ser señales de supervivencia, dado que nuestras emociones nos indican en que concentrar la atención y cuando prepararnos para actuar, son captadores de atención que operan como advertencias, invitaciones, alarmas, etcétera; se trata de potentes mensajes que transmiten información crucial sin poner necesariamente esos datos den palabras, por eso las emociones son un método de comunicación bastante eficiente.

 

En los grupos primitivos el contagio emocional, como por ejemplo la difusión del miedo de persona a persona, debió actuar como señal de alarma ante cualquier eventualidad, concentrando la atención de todos en un peligro inminente (Un tigre o un desastre natural por ejemplo); en la actualidad opera el mismo mecanismo colectivo cada vez que se divulga el rumor de una caída estrepitosa de las ventas, de una inminente ola de despidos, de la difícil situación económica del país o la amenaza de un competidor poderoso que entrará  al mercado,  en la cadena de comunicaciones, cada persona activa el mismo estado emocional  en la persona que sigue y así pasa el mensaje de alerta.

 

Como sistema de señales las emociones muchas veces no requieren palabras, dato que según los teóricos evolucionistas es uno de los motivos por los que han desempeñado un papel crucial en desarrollo del cerebro humano, mucho antes de que las palabras se convirtieran en una herramienta simbólica para los hombres. Este legado evolutivo significa que nuestro radar emocional nos afina con quienes nos rodean, ayudándonos a interactuar más facilidad y eficiencia.

 

Es simple, dentro de la suma total de intercambios de  emociones entre nosotros y  de maneras sutiles (a veces no tanto) todos nos hacemos sentir mejor o peor en nuestro diario vivir como parte de cualquier contacto que tengamos; cada encuentro se puede evaluar según una escala que va de lo emocionalmente tóxico a lo emocionalmente nutritivo, y como dijimos anteriormente estos intercambios  son en su mayor parte invisibles, es nuestra decisión como queremos interactuar socialmente, si ser parte del contagio positivo o simplemente seguir siendo parte del problema en nuestras sociedades.

 

Este programa sobre mentes conectadas sin brujería realizado por Eduard Punset también puede ilustrar el contenido de este articulo, los invito a verlo.

 

Hasta la próxima.

 

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Habilidades sociales y emocionales que se buscan en las organizaciones actuales

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

La gente ha comenzado a entender que para alcanzar el éxito en la vida no bastan la excelencia intelectual y la capacidad técnica, hoy por hoy necesitamos otro tipo de habilidades solo para sobrevivir, y mucho más para prosperar, en el mercado laboral del presente y del futuro que es cada vez más agitado y cambiante se vuelven a evaluar cualidades internas tales como la flexibilidad, la iniciativa, el optimismo y la adaptabilidad a los entornos.

 

¿Qué ven los empleadores y directivos en sus organizaciones?

 

Gran cantidad de directivos de grandes compañías y PYMES con los que hablo a diario afirman cosas comunes sobre sus empleados:

  • Buena parte de las personas que trabajan para ellos carecen de motivación para seguir aprendiendo y mejorando su desempeño, en especial después de pasar por las universidades y los posgrados.
  • Muchos de sus empleados son incapaces de trabajar en equipo y colaborar  con sus compañeros.
  • La autodisciplina, la autorresponsabilidad y el enfoque sin que los tengan que monitorear es cada vez más escasa.
  • Las habilidades sociales y de comunicación cada vez son menos en los entornos laborales.

 

¿Qué buscan los empleadores y directivos en sus organizaciones?

 

Hay algo muy claro, el mundo está lleno de hombres y mujeres bien preparados, pero se estancan o peor aún, se descarrilan debido a vacíos cruciales en la inteligencia emocional.

Son muchas las cosas que se exigen en una organización en cuanto a la habilidad para gestionar las emociones y todo lo que eso deriva, sin embargo le he preguntado a muchos directivos de compañías importantes y PYMES que características solicitan a sus empleados y esto me contestaron:

  • Saber escuchar y comunicarse oralmente.
  • Dominio personal, confianza en sí mismo, motivación para trabajar en pro de un objetivo, deseo de desarrollar la carrera y enorgullecerse de lo alcanzado.
  • Efectividad grupal e impersonal, espíritu de colaboración y de equipo.
  • Capacidad de comunicación efectiva y relaciones interpersonales sanas.
  • Habilidad para negociar desacuerdos.
  • Efectividad en la organización deseo de contribuir.
  • Potencial para el liderazgo.

Aunque la mayoría  le de un gran valor a las capacidades intelectuales y técnicas por encima de las habilidades sociales, en muchos casos no están  entrenados para gestionar las emociones asociadas a lo que hemos mencionado, es casi seguro que esas habilidades no son enseñadas en las aulas de clase  sin embargo la carrera de una persona y el éxito profesional dependerá en mayor o menor medida del grado en que las haya dominado, cada quien debe evaluar y tomar cartas en el asunto para mejorar en una época donde todo cambia y nada está asegurado para nadie.

 

Hasta la próxima.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Neurociencia, inteligencia emocional y persuasión: su influencia en el mejoramiento de las estrategias de ventas

Por:

Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

La mayoría de decisiones que toma un ser humano (aproximadamente un 95%) son subconscientes, desde el cerebro emocional. El mensaje para empresarios y vendedores es que para  aumentar las ventas y conservar los clientes se debe apuntar a las emociones, es ahí donde entran las ciencias y disciplinas que estudian el comportamiento humano y sus aplicaciones a los negocios, para  determinar con más certeza lo que se conocía hace unos años empírica e intuitivamente sobre las ventas y la influencia sobre los consumidores.

 

Conocer el cerebro es importante para el comercio y los negocios.  

 

Los avances en  el conocimiento del cerebro humano hasta hace poco (menos de 30 años) eran exclusivos de  la medicina y disciplinas de la salud mental, actualmente los profesionales del marketing,  la publicidad y la comunicación han hecho alianzas estratégicas con psicólogos, neurocientíficos y otros profesionales usando conocimientos de la neurociencia, la inteligencia emocional y la persuasión, entre otras disciplinas, logrando grandes avances en el  entendimiento de las personas, sus motivaciones y la forma de  influir sobre ellas  con un nivel de acierto cada vez mayor; esto ha sucedido porque los académicos se tomaron en serio la relación cerebro  – consumo y dejaron las especulaciones basadas en observaciones limitadas a casos particulares de éxito y fracaso; un buen producto o servicio es fundamental, pero no es lo único que el empresario debe tener en cuenta.

 

Basados en el conocimiento del cerebro se crean estrategias comerciales innovadoras que logran la satisfacción del cliente, el posicionamiento de una marca, la recordación en la mente de las personas y la fidelidad de un cliente en el tiempo,  a través de emociones y percepciones de valor. Aún estamos en pañales, sin embargo  contamos con mucha  información sobre lo que funciona y lo que no funciona,  el conocimiento del cerebro nos acerca a lo que se quiere lograr y eso es más que una simple venta o anuncio creativo, es estrategia pura en un mundo donde una buena práctica es poder, prestigio y valorización comercial.

 

La importancia de las emociones en las  ventas.  

 

Los cursos y técnicas de ventas tradicionales se enfocan en lograr la máxima influencia sobre los clientes, las técnicas de ventas basadas en disciplinas que estudian el cerebro buscan la influencia sobre los consumidores y sobre el mismo vendedor, otra  característica es que importan mucho las emociones, al saber neurociencia, inteligencia emocional y persuasión se conocen los  estímulos y estrategias activan el centro del placer de una persona (que la llevan a comprar) y los que activan su centro de huida (que la llevan a no comprar), todo esto basado en la teoría del cerebro triuno planteada por Paul D. Macklean, que divide el cerebro en tres partes, neocortex (cerebro racional o consciente), sistema límbico (cerebro emocional o subconsciente) y  cerebro reptil (cerebro inconsciente o de supervivencia).

 

La importancia de conocer el cerebro de los consumidores reside en que el 95% de las decisiones se toman en el cerebro reptil y en el cerebro emocional, la memoria a largo plazo también juega un papel importante porque la experiencia de un cliente es creada a base de sentimientos y emociones asociados con un producto o servicio que recordará por mucho tiempo y si esa emoción es repetida con frecuencia reforzará la asociación inicial, eso justifica que un vendedor deba conocer al menos básicamente disciplinas que permitan acercarse a lo que  quieren las personas y a que estímulos responden, si un vendedor crea sentimientos positivos  en un consumidor, lo fidelizará y lo tendrá por mucho tiempo, si comete un error lo perderá y difícilmente podrá recuperarlo. ¿Es suficiente conocer el cerebro? Es algo importante e incluso necesario, pero el vendedor  debe estar preparado para transmitir los mensajes de forma adecuada.

 

El vendedor debe prepararse interiormente.

 

Muchos desean aprender  técnicas de persuasión y programación neurolingüística, lo cual puede ser un punto débil si no se tiene inteligencia emocional porque antes de influir sobre los demás el vendedor debe tener su mente equilibrada. ¿La razón? Las emociones lo harán proceder de forma automática porque están por debajo de los niveles de consciencia, sean buenas o malas, el cliente percibirá lo que el vendedor siente.

 

Algunos temas que un vendedor exitoso debe conocer.

 

Inteligencia emocional: Si las emociones son adecuadas el cliente lo verá con buenos ojos, en caso contrario el lenguaje verbal y no verbal lo delatará y posiblemente perderá la venta así el   producto  sea excelente, conocer los principios de la inteligencia emocional y entrenarse es una de las mejores prácticas que existen para cualquier vendedor.

Programación neurolingüística: Ayuda al vendedor a  influir sobre sí mismo y sobre los demás, son técnicas poderosas e interesantes, el  vendedor de éxito debe influir sobre sí mismo si pretende influir sobre otros, usarlas irresponsablemente puede llevar a lo contrario de lo que se pretende lograr.

Leyes de persuasión: Son técnicas que han funcionado desde las relaciones comerciales más antiguas y que funcionan en muchos casos, se han perfeccionado con el avance de  estudios sobre el cerebro y la psicología, se aplican con frecuencia en todo tipo de negociaciones.

Lenguaje no verbal:   Es el 93% de la comunicación humana, conocer el lenguaje no verbal del cliente permite conocer sus emociones y lo que oculta, es una ventaja porque conocer la estrategia del otro permite manejar bien la situación y asumir un lenguaje no verbal adecuado que transmitirá confianza y seguridad al cliente.

 

Nos vemos en la próxima publicación.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Yo decido como tomar lo que haga el otro.

Por
Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

La  historia a continuación ilustra una posición bien interesante desde la inteligencia emocional, al final les añado algo relacionado que trabajo con mis clientes.

Cuenta  que un  columnista  acompaño a un amigo a comprar un periódico. Su amigo al llegar al quiosco saludo  amablemente al vendedor, que le respondió de forma muy grosera, hasta le lanzó el periódico de mala manera. Aun con la reacción del vendedor su amigo sonrió y le deseó un buen resto de día.

Al retirarse el columnista le pregunto a su amigo…

¿Ese hombre siempre te trata así?

Si, a veces es peor, hoy estuvo mas amable que de costumbre. Responde el amigo.

¿y tu siempre eres tan amable y educado con el?

Si claro… responde de nuevo el amigo.

¿Y me quieres decir por qué lo haces cuando el es tan antipático hacia ti?

Simple… yo tengo clara mi mente y elijo como quiero tratar a los demás, no quiero que el sea quien decida como me he de comportar…

Me han preguntado muchísimas veces que hacer para controlar las reacciones automáticas negativas, y me dicen “Es que exploto con cualquier cosa y quiero aprender a controlarme” mi respuesta es simple…. ese es el error…  hay que hacer cambios profundos y reprogramar el cerebro emocional a través del cerebro consciente para que reaccionar bien sea un habito, si vuelven a leer la historia se darán cuenta que la persona agredida por el vendedor tiene muy claro quien es, como comportarse, sabe como quiere tratar a los demás  y no le presta atención al ataque, en resumen “El problema es del vendedor” y el día de la persona inteligente emocionalmente continua bien, su estructura mental le permite hacer caso omiso de la reacción equivocada de las personas problemáticas, no tuvo que controlar nada, su reacción natural fue de continuar su camino como si nada hubiese sucedido.

Piensen en una persona reactiva que con cualquier cosa reacciona de mala manera  y entra en conflicto hasta por una mala mirada, se le daña el día o como mínimo queda agotado mentalmente por el esfuerzo de controlar las emociones negativas, siempre lo he dicho, es mejor construir un sistema de emociones adecuadas y entrenarse cada día para ser mucho mas calmado, mas tranquilo y vivir en paz consigo mismo, dado el poder que tiene el cerebro emocional sobre nuestra vida.

Mi trabajo en empresas y conversaciones con otros colegas me ha mostrado que es mejor tener emociones sanas a tener que controlar un montón de emociones negativas que pueden salir en cualquier momento sin darnos cuenta y nos pueden traer serios problemas si se manifiestan.

Los invito a que estén mejor consigo mismos y con otros… vale la pena.

 

Hasta la próxima, un saludo para todos y seguimos en contacto permanente.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

Neuromarketing: Qué es y como se implementa. Por Nestor Braidot, experto internacional.

Para nosotros es un placer tener como invitado a nuestro amigo y profesor el doctor Nestor Braidot, uno de los especialistas más reconocidos y consultados por miles de profesionales y empresarios a nivel mundial por sus estudios y experiencia en neuromarketing y la aplicación de las neurociencias a las organizaciones. Los invitamos a saber un poco más de él y conocer sus ideas.

Nestor Braidot es Doctor en Ciencias de la Administración,  Máster en Psicobiología del Comportamiento y  en Neurociencia Cognitiva, , Máster en Economía, Licenciado en Administración de Empresas, Contador Público, Licenciado en Cooperativismo, Máster en Programación Neurolingüística y Trainer en Diseño Conductual. Profesor de la Universidad de Salamanca (España), Director del Centro de Investigaciones en Neurociencias y Prospectiva de la Universidad Nacional de La Plata (Argentina), Director del Brain Decision Braidot Centre y profesor invitado en varias universidades de Europa y América Latina.

 

NEUROMARKETING. QUÉ ES Y CÓMO SE IMPLEMENTA

Más del 90% de las decisiones del consumidor se originan en motivaciones metaconcientes. Sólo el neuromarketing suministra las herramientas para bucear en esas profundidades.

El neuromarketing puede definirse como una disciplina de avanzada, que investiga y estudia los procesos cerebrales que explican la conducta y la toma de decisiones de las personas en los campos de acción del marketing tradicional: inteligencia de mercado, diseño de productos y servicios, comunicaciones, precios, branding, posicionamiento, targeting, canales y ventas.

Al aplicar nuevas metodologías de investigación, junto a los conocimientos que se están generando en la neuropsicología, las neurociencias y la antropología sensorial, el neuromarketing facilita la comprensión de las verdaderas necesidades de los clientes y permite superar potenciales errores por desconocimiento de sus procesos internos y metaconcientes

Con un diseño adecuado, el neuromarketing puede informar qué está pasando en el cerebro de un cliente ante los diferentes estímulos que recibe, brindando un campo de estudios mucho más potente que el que suministró el marketing tradicional debido a sus limitaciones para explorar los mecanismos metaconcientes.

Por ejemplo:

  • Mediante la técnica de biofeedback se puede observar en el monitor de un ordenador la ausencia o presencia de emociones, como así también su intensidad, mientras un participante visualiza un comercial o experimenta con un producto.
  • Mediante la técnica de resonancia magnética funcional por imágenes (fMRI), podemos saber si a una persona le gusta o no el producto que está probando.

La aplicación experimental incluye todas las metodologías que estén al alcance de las consultoras o de organismos especializados en el estudio del cerebro, desde electroencefalogramas u otros métodos para registrar la actividad eléctrica hasta las que suministran neuroimágenes

 

Precisamente, uno de los factores que explican la explosión de conocimientos producida durante la denominada década del cerebro se debe al desarrollo de esta técnica. Sin duda, el creciente desarrollo de los aparatos que exploran y, sobre todo, localizan las activaciones cerebrales ha abierto un campo de estudios verdaderamente apasionante, con resultados que dejan atrás muchos supuestos del pasado

El cerebro del cliente: construcción perceptual y emocional de productos y servicios

Uno de los grandes temas de interés del neuromarketing tiene que ver con la percepción, caracterizada como un fenómeno extraordinariamente complejoporque depende tanto de los acontecimientos externos como de las experiencias de quien percibe. Conocer sus mecanismos es de fundamental importancia en la gestión de empresas, no sólo para desarrollar capacidades propias, sino también para lograr una mejor comprensión de los procesos de toma de decisiones de los clientes.

Por ejemplo, cuando recibimos estímulos externos mediante los sistemas sensoriales, el cerebro no sólo registra esa información, sino que, además, la procesa e interpreta.

De este modo, cada individuo construye la realidad a partir de esos estímulos. Este hecho explica por qué un mismo fenómeno puede ser percibido de forma distinta por cada persona.

Esto ocurre porque aplicamos “filtros” a esos estímulos que dependen de muchos factores: algunos externos, como la intensidad, tamaño o contraste del estímulo, y otros internos, como nuestros intereses, necesidades o recuerdos.En un contexto de neuromarketing, esto significa lo siguiente:

Las percepciones de los clientes no son reflejo directo de lo que existe a su alrededor, es decir, de la realidad objetiva, sino interpretaciones que realiza su cerebro sobre ésta.

Por lo tanto:

El verdadero desafío pasa por utilizar las herramientas que suministran las neurociencias para descubrir cuáles son estas percepciones y, a partir de allí, definir las mejores estrategias para llegar hasta ellos, seducirlos y fidelizarlos.

En lo que respecta a la vida emocional, siempre se han relacionado los sentimientos con el corazón, sin embargo, y como bien afirma Joseph LeDoux, uno de los especialistas que más ha estudiado este tema, “las emociones se generan en el cerebro y a un nivel mucho más profundo que los sentimientos concientes”.

Lo que el neuromarketing aprendió de Joseph LeDoux

En el proceso de sentir las emociones el cerebro utiliza dos vías de acción. En la primera, denominada vía rápida, una pequeña estructura, denominada amígdala, genera una respuesta automática y casi instantánea ante determinados estímulos, por ejemplo, poner en el carrito “sin pensar en el precio” el vino francés que nos recomendó un amigo.

Un cuarto de segundo más tarde, la información llega a la corteza cerebral, donde se adapta al contexto real y se concibe un plan racional de acción: “este vino cuesta casi 150 euros… ¿lo compro o no lo compro?” Esta sería la vía lenta.

Como las investigaciones en neurociencias pusieron en evidencia que la toma de decisiones está fuertemente influenciada por el sistema emocional, nos queda más claro aún por qué las estrategias de marketing más exitosas son las que implementan las empresas que, al focalizar en los sentimientos y el hedonismo, logran desencadenar la compra por impulso (en el corto plazo) y la fidelidad a la marca (en el largo plazo).

 

 

Otro de los grandes hallazgos de las neurociencias es que, aunque el cerebro humano tiene estructuras separadas para procesar lo emocional y lo racional, ambos sistemas se comunican y afectan la conducta en forma conjunta. Por ese motivo, es muy probable que un cliente regrese a su casa con el vino que le recomendó su amigo, aunque haya razonado que es muy caro.

En este sentido, la neuroeconomía ha realizado grandes avances. Por ejemplo, y como resultado de varias investigaciones, se corroboró que la maximización de utilidades basada en el pensamiento racional no es la principal motivación que gravita en la toma de decisiones. Posteriormente, el neuromarketing corroboró que la mayor parte de los factores desencadenantes de las compras son las emociones, los valores y todo aquello que active el sistema de recompensas del cerebro.

Por lo tanto, y si bien existe, desde lo racional, un juicio valorativo sobre los productos y servicios, casi siempre recurrimos a nuestras dos mentes, la que piensa y la que siente, y esta última es la que define nuestras elecciones.

Ya no hay dudas de que para crear mercados o ampliar los ya existentes las técnicas tradicionales son insuficientes. Por suerte, contamos con herramientas cuya aplicación está demostrando una enorme efectividad, lo cual crea grandes expectativas para su desarrollo futuro.

 

Desde Cerebro en práctica invitamos a quienes deseen realizar estudios de posgrado para ser expertos en neuromarketing, neuromanagement, neuroliderazgo y neuroventas a que visiten la pagina:
http://www.cinap.com.ar/

Es una excelente oportunidad para quienes buscan seguir avanzando en la línea de las neurociencias aplicadas de la mano de expertos reconocidos a nivel internacional.

Si desean saber más acerca del Doctor Braidot y su organización visiten la pagina:
http://www.braidot.com/

 

 

12