Adultos de acción, niños soñadores.

Por
Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

Hace años hablando con una amiga nos hicimos una pregunta que no pudimos responder como quisimos:

¿Por qué a medida que crecemos nos vamos volviendo más limitados, se alimentan nuestros miedos al punto que ni intentamos las cosas y fracasamos antes de empezarlas?

En Julio estuve en una aseguradora para contarles sobre la neurociencia y sus aplicaciones en las ventas, mi amiga estaba allí, me reí con picardía e intentamos darle una respuesta a lo que alguna vez dejamos pendiente.

Joe Dispenza en uno de sus libros comenta: La ciencia ha demostrado que estamos preconfigurados por la herencia y somos cambiados por el entorno, mas de la mitad de los genes contribuyen a darle forma al cerebro, luego estamos sujetos a lo que aprendemos y experimentamos a través de los sentidos así vamos construyendo nuestra forma de ver el mundo, nuestras creencias y esos pensamientos que determinan la capacidad de soñar y trabajar por alcanzar lo que queremos.

Dicen que lo mas importante son las metas y los sueños pero ¿como vamos a tener sueños si al enfrentarnos a dificultades las personas solo ven limitantes y ayudan a que esos anhelos desaparezcan? esos sueños nacieron cuando éramos niños y se van muriendo por las circunstancias.

¿Cómo ve la vida un niño? Más o menos así:

  • Todo lo cree, todo lo puede, su cerebro está programado sin limitantes.
  • Todo lo disfruta, todo puede ser realidad, es alegre, juguetón e inquieto, investigador, persistente.
  • No se detiene fácilmente ante un obstáculo e insiste tanto que hasta hace ceder a los adultos.
  • Tiene gran cantidad de energía y deseo de participación, en un minuto se convierte en lo que quiere (Super héroe, astronauta, piloto, diseñadora, reina de belleza, etc…)
  • No se preocupa por la economía, la política, la crisis o porque sus caderas están flácidas mucho menos le importa una cirugía estética.
  • Tienen sueños de grandeza valor y posibilidades.

De Joe Dispenza también leí que los niños biológicamente tienen menos desarrollado el cerebro racional en comparación con los adultos pero su cerebro emocional es muy activo.

¿Será que la diferencia entre ellos y nosotros es que se dedican mas a sentir que a pensar? Esa posibilidad me gusta considerarla.

Cuando los niños crecen, aterrizan a la realidad y racionalidad del mundo, los adultos les imponen su estilo se muestran como un espejo o modelo a seguir, ahí comienzan a morir los sueños, también a programarse las limitaciones mentales. Cuando esos niños van llegando a adultos o antes en muchos casos pasa algo como esto:

  • Se  van transformando en personas rígidas y desconfiadas al punto de solo creer en lo que es tangible.
  • Confían mucho en su instinto, desarrollan gran sentido de la lógica pero poco de la imaginación.
  • Algunos por temor a soñar afirman cosas como: “Soy una persona con los pies sobre la tierra” ó “no se vive de ilusiones debemos aceptar la realidad”

Es ahí donde revivir el niño interior es bien importante, el está dentro de su mente esperando que lo deje salir a gozar del mundo y las oportunidades, eso se logra rompiendo paradigmas, rutina, temores, volviendo a vivir dinámico, alegre y feliz, volver a creer que si se puede, que vale la pena soñar sin importar la edad que se tenga.

Un niño tiene una gran imaginación para crear escenarios maravillosos en cambio el adulto esta lleno de temores que ponen fin a los intentos de triunfo y si surge alguna idea innovadora también aparecen las razones lógicas para no intentar comenzar, esa voz interior que dice:

¿Para que te vas a meter en eso? “Vas a fracasar”, “ponle sentido común a las cosas”, “eso ya muchos lo intentaron y no pudieron” ¿vas a ser uno mas? “en tiempos de crisis es mejor ir a lo seguro”.

lo mas preocupante es que sin darnos cuenta el cerebro exterioriza todo eso que tiene adentro, terminamos acabando los sueños de nuestra pareja, hijos, socios, amigos e incluso desconocidos, somos especialistas en llenar de dudas y limitaciones a los demás basados en nuestras experiencias sin embargo los pensamientos limitantes muchas veces no son tan reales, fueron creados por errores e intentos fallidos propios o de otros, en cambio el pintor de sueños esta presente y es la esencia de nuestro avance como especie.

¿Quien pensaría en el siglo XVI que podría caer del cielo una persona colgada de un pedazo de tela? ¿Que un aparato de metal podría volar? para algunos fue posible, aunque no faltaba el que decía… “Esta loco, eso solo se le ocurre a usted”, ellos no escucharon a los que hacían comentarios de ese tipo, dejaron fluir de nuevo al niño interior, se unieron a el para lograr lo que se les venia a la mente y ahora esos pensamientos son realidad.

Terminaré con algo que me contó una señora en el Metro de Medellín y me recomendó el libro, se llama “La culpa es de la vaca”

En una tarde nublada de un país donde hay invierno dos niños patinaban, el hielo se rompió, uno de ellos cayo al agua. El otro recordó un incidente similar cogió una piedra golpeó el hielo con todas sus fuerzas hasta que logro quebrarlo y salvar a su amigo.

Cuando llegaron los bomberos se preguntaron: ¿Como lo hizo? el hielo está muy grueso habríamos necesitado herramienta, es imposible que lo haya quebrado con esa piedra y sus manos tan pequeñas, un abuelo respondió con una sonrisa:

Yo se como lo hizo… Todos se preguntaron ¿Como fue?

Fácil… no había nadie a su alrededor que le dijera que no se podía y que dejara de intentarlo.

La decisión de pensar en posibilidades solo la tiene una persona y es usted mismo, los demás solo pueden contárselo.

Una vez Einstein dijo: “Si lo puedes imaginar lo puedes lograr”

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA

https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/

Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

 

Transmisión de emociones y neuronas espejo.

Por
Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

¿Le ha sucedido que alguien le arruinó el día de un momento a otro? Hay Quienes logran hacerle pasar un día perfecto y otros en segundos pueden hacerle la vida imposible. Si se deja afectar negativamente es posible que luego le transmita su estado de ánimo a otros contribuyendo a que el ambiente se vuelva pesado. Echarle la culpa a quien lo indispuso es fácil, responder por si mismo y no dejarse contagiar es una alternativa saludable aunque no sea tan sencillo como decirlo, pero es posible lograrlo si se buscan los elementos para aprender a ser mas conscientes y pensar positivamente.

Existen en nuestro cerebro las llamadas neuronas espejo descubiertas por los científicos Giacomo Rizzolatti, Leonardo Fogassi y Vittorio Gallese en la universidad de Parma, en Italia. Dichas neuronas se activan cuando un animal o persona desarrolla la misma actividad que está observando ejecutar a otro individuo e incluso sin realizarla se activan las mismas zonas del cerebro. Los neurocientíficos suponen que estas neuronas desempeñan un importante rol dentro de la vida social, tales como la empatía (capacidad de ponerse en el lugar de otro) y la imitación.

A veces tratamos de esconder que no nos encontramos bien pero cualquier ser humano esta dotado biológicamente para detectar que alguien esta incomodo emocionalmente solo observando su lenguaje no verbal y sin ellos proponérselo imitan actitudes y emociones que usted esté sintiendo, motivo mas para intentar ser conscientes de lo que decimos y hacemos en ambientes sociales. Es muy común entre familiares o compañeros de trabajo que al interactuar unas horas o días lleguen a usar las mismas palabras de los otros y copiar sus estados de ánimo, sean positivos o negativos. Esos refranes populares de las abuelas que dicen “El que anda entre la miel algo se le pega” o “dime con quien andas y te diré quien eres” son evidencia de lo que hemos dicho.

Piense en lo siguiente:

¿Qué le estamos transmitiendo a nuestros seres queridos, amigos y personas con las cuales nos relacionamos?

¿Que pasaría si usted se expresara más positivamente de las personas con las cuales interactúa?

¿Que pasaría si usted hablara mejor de si mismo y los demás percibieran esa mejora en su estado de animo?

¿Es posible que en ambientes estresantes usted se comporte diferente, sea parte de la solución y los demás lo sigan?

Pensar en eso conscientemente y considerar otras posibilidades sería la diferencia entre un día muy bueno donde se logren excelentes resultados y otro que le haga dar muchos dolores de cabeza.

Hasta pronto.

 

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA

https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/

Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com

 

Lo que empezó como curiosidad pronto fue una gran pasión

cerebro y manos
Por
Daniel Sánchez Garcia
Mercadólogo – Profesional en Coaching y Neurociencia aplicada
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Correo: dsancheg@gmail.com

 

Conocer un poco el cerebro, la estructura biológica más compleja, maravillosa y potente que existe es algo fascinante, una aventura llena de experiencias acerca de lo que somos, del por qué hacemos lo que hacemos racional o emocionalmente  y las implicaciones que tienen las decisiones en nuestra vida, más  aun cuando esas decisiones en muchos casos son automáticas y  no somos conscientes de lo que hacemos.

Cada día  hay más  personas interesadas en las neurociencia y sus  aplicaciones a los negocios, el mejoramiento de las organizaciones, la vida cotidiana, la salud, las relaciones sociales, las fobias, los miedos, etc… ya que los resultados en esas áreas son realmente sorprendentes, exitosos y documentados. Más que ser la solución a todos los problemas o reemplazar a otras ciencias conocer un poco del cerebro se ha vuelto un complemento muy interesante si se utiliza de manera positiva y proactiva, eso me animó a escribir este blog y seguir aprendiendo, pues cada día se descubren más y más cosas que no nos hubiéramos imaginado hace dos o tres décadas, en mi caso particular esto es todo un mundo que cada día me trae más sorpresas porque me ha enseñado a ser más sensible y más conectado con las personas

Mi interés por el cerebro tiene mezcla de experiencia personal y casualidad, hace 23 años en un accidente de tránsito me  fracturé  el cráneo en varias partes, cuando desperté mi neurocirujano me dijo: “Estás vivo de milagro, ojalá que la vida te de el regalo de disfrutar  plenamente y darle algo bueno a los demás a través de  tus logros profesionales, valora tu cerebro, está muy bien y es algo que pocos pueden decir después de lo que te pasó” compartió conmigo un rato y se despidió con una sonrisa. No comprendí mucho pero estaba impactado por sus palabras y me quedó dando vueltas en la cabeza  lo que dijo, hoy sé que las experiencias de la  infancia definen parte de la esencia para el resto de la  vida, esa me marcó para siempre.

Lo que empezó desde mi niñez como curiosidad de entender por qué   soy un milagro de la vida y la casualidad de encontrarme con una gran maestra y amiga como Anna Fortea de Valencia – España,  me llevo a unir lo aprendido en neurociencia e inteligencia emocional con el coaching personal, el desarrollo empresarial,  las habilidades comerciales  y la economía, una mezcla que se convirtió rápidamente en una gran pasión  que creo  perdurará por mucho tiempo, esta es mi primera entrada a este blog  y la intuición me dice que esto será para largo, lo puedo afirmar porque al escribir estas lineas tengo el corazón acelerado y una sonrisa en el rostro, eso solo me pasa cuando algo realmente me mueve y es una buena señal.

En Colombia somos muchos los que vemos el mundo desde la neurociencia incluso sin ser psicólogos y médicos,  hemos llegado a la misma idea, el deseo de divulgar esta valiosa información en un lenguaje sencillo que las personas sean capaces de aplicar a sus vidas de manera práctica, ese es nuestro verdadero reto, pues sabemos de los beneficios que se obtienen al saber un poco más de nuestro mayor regalo como especie.

Espero que disfruten este espacio y aprendamos juntos, estoy a su disposición.

Hasta pronto, muchos éxitos.

Daniel Sánchez García
Mercadólogo – Profesional en coaching y neurociencia aplicada
Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)
Administrador de Mercadeo
Institución Universitaria CEIPA
https://www.elcolombiano.com/blogs/cerebroenpractica/
Instagram y facebook:   @dsanchezga
Móvil: (57) 302 392 38 62
Correo: dsancheg@gmail.com
12