Aguante, Zen

Zen. La milenaria meditación Zen, que puede proveer un equilibrio mental, físico y emocional, puede, también, reducir el dolor, dijeron investigadores de la Universidad de Montreal.
En un estudio en Psychosomatic Medicine, reportaron que quienes tienen esa práctica muestran menor sensibilidad al dolor, tanto en el estado meditativo como fuera de él comparados con quienes no meditan.
En el estudio, Joshua Grant, estudiante de doctorado y co autor, y el profesor Pierre Rainville, trabajaron con 13 meditadores con un mínimo de 1.000 horas de práctica y contrastaron con 13 que no meditaban. Quienes lo hacían, resistieron más una prueba de calor, tolerando temperaturas de hasta casi 53 grados Celsius.
Grant y Rainville advirtieron una marcada diferencia en cómo los dos grupos reaccionaban a la prueba de dolor. Durante la meditación, parecía que los del grupo Zen reducían el dolor en parte por una menor respiración, 12 veces por minuto, contra 15 de los no meditadores.
Tal parece que respirar menos puede influir en el dolor al mantener el cuerpo en un estado de relajación.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>