Ahora resulta que el Sol sería un ladrón

Diagrama de cómo pudo ocurrir el 'robo'. Cortesía Lund University

Diagrama de cómo pudo ocurrir el ‘robo’. Cortesía Lund University

No solo existe la posibilidad, aunque no demostrado todavía, de la existencia del planeta 9 en nuestro Sistema Solar, sino que de existir su origen haría quedar mal a nuestro Sol: sería nada menos que un ladrón interestelar.

Un estudio basado en simulaciones de computador, desarrollado por astrónomos de Lund University en Suecia, mostró que es altamente probable que ese planeta 9 sea un exoplaneta, es decir, un planeta extrasolar, que de comprobarse algún día sería el primer caso de uno de esos planetas dentro de nuestro Sistema Solar.

La hipótesis es que el Sol, en su juventud, hace cerca de 4.500 millones de años, se robó el planeta 9 de una estrella vecina donde había nacido.

Para los científicos del estudio, muchos datos sugieren que el planeta 9 fue capturado y desde entonces ha pasado desapercibido.

Resulta irónico que mientras los astrónomos a menudo hallan exoplanetas a cientos de años luz en otros sistemas solares, exista la posibilidad de que haya uno escondido en nuestro patio”, según Alexander Mustill, astrónomo en Lund.

Las estrellas nacen en grupos y a menudo pasan cerca y es en esos encuentros donde una estrella puede ‘robar’ uno o más planetas en órbita alrededor de otra estrella. Para ellos, es probablemente lo que ocurrió cuando nuestro Sol capturó el planeta 9.

Por ahora es especulación, a pesar de que el modelo funcione, pues el noveno no ha sido hallado.

Ese planeta pudo haber sido expulsado por otros planetas y cuando terminó en una órbita superior, muy amplia alrededor de su estrella, fue cuando el Sol pudo haberlo ‘robado’. Cuando el Sol salió posteriormente del cúmulo donde nació, el planeta 9 fue fijado en órbita a su alrededor”, explicó Alexander Mustill.

De ese planeta, lógico, no se conoce nada, si es rocoso, gaseoso o de hielo, aunque diversos estudios sugieren que podría tener 10 veces la masa de la Tierra.

El provocador estudio sueco fue publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>