Analizan el objeto más frío del universo

Cortesía B. Saxton/NRAO/Nasa

No hay objeto más frío en el universo que la nebulosa del Bumerán, que a solo 1 grado Kelvin es más fría incluso que el resplandor que sucedió al Big Bang, que es la temperatura natural del espacio.

Astrónomos usaron el telescopio Alma en Atacama para tomar una nueva mirada a ese objeto intrigante para aprender más sobre sus gélidas propiedades y determinar su verdadera forma, que tiene apariencia fantasmagórica.

Vista desde tierra, la nebulosa parece más larga por un lado, por lo que obtuvo su nombre. Vista con el telescopio Hubble, se apreciaba una estructura como un arco. Pero al verla con el Alma (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) se aprecia que los dos lóbulos parecen un truco de la luz al ver en la luz visible.

“Este objeto ultra frío es muy intrigante y estamos aprendiendo más de su estructura con Alma”, dijo Raghvendra Sahai, científico del JPL de la Nasa y cabeza del artículo publicado en el Astrophysical Journal.

“Lo que parecía como un doble lóbulo o forma de bumerán visto con telescopios en Tierra, es realmente una estructura mucho más amplia que se expande con mucha rapidez por el espacio”.

La nebulosa, a unos 5.000 años luz hacia la constelación del Centauro es un ejemplo relativamente joven de una nebulosa planetaria, que contrario a su nombre son la fase final de una estrella como el Sol, en la que expulsa sus capas externas. Lo que permanece en el centro son enanas blancas que emiten luz ultravioleta intensa que hace que el gas en la nebulosa resplandezca y emita colores brillantes.

La del bumerán es una nebulosa pre-planetaria, representando una etapa en la vida estelar previa a la fase de nebulosa cuando la estrella central no es aún tan caliente para emitir radiación ultravioleta para producir el consabido resplandor. En esta etapa es vista por la reflexión de la luz de la estrella en los granos de polvo.

El flujo de gas de esta estrella particular se está expandiendo muy rápido y enfriando en el proceso. Es similar al principio como los refrigeradores usan gas en expansión para producir temperaturas frías.

La temperatura del gas en la nebulosa fue tomada mirando cómo absorbía la radiación cósmica de microondas de fondo, que tiene una temperatura uniforme de 2,8 grados Kelvin.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>