De cómo mejorar la memoria en la vejez

A medida que uno envejece, aparece una preocupación adicional a todas las demás: ¿cómo mantener el cerebro activo?

El ejemplo de quienes llegan a la vejez con Alzheimer y otras enfermedades degenerativas del cerebro nos inquieta.

Diversos estudios a lo largo de los años han mostrado que la actividad física mejora el funcionamiento cerebral. Bueno, ahora un nuevo experimento revela más acerca de cómo la actividad aeróbica ayuda a mantener el cerebro al fortalecer el hipocampo.

Cuando envejecemos, el cerebro tiende a encogerse, incluso en ausencia de enfermedades neurocognitivas como las demencias, entre ellas el Alzheimer. La investigación citada muestra que al menos algunas partes del cerebro pueden ser salvadas de la atrofia e incluso reconstruirlas gracias a una cantidad relativamente baja de actividad tarde en la vida.

El hallazgo acaba de ser publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences y tendría implicaciones en la prevención de la pérdida de memoria en la población adulta.

El grupo de investigadores encontró que adultos de 55 a 80 años que caminaban cerca de 40 minutos tres veces a la semana durante un año aumentaban de volumen el hipocampo, la región cerebral relacionada en el razonamiento espacial y la memoria.

Los adultos que realizaban sólo actividades de fortalecimiento no obtuvieron esa ganancia.

“Creemos que la atrofia del hipocampo (en los años de la vejez) es casi inevitable”, opinó Kira Erickson, profesor de Psicología en la Universidad de Pittsburg y coautor del nuevo estudio. “Pero ahora demostramos que el ejercicio moderado por un año puede incrementar el tamaño de esa estructura”.

El crecimiento del hipocampo fue modesto: 2,12 por ciento en el izquierdo y 1,97 en el derecho, lo que efectivamente devuelve el reloj uno o dos años en términos de volumen. El grupo de control, el del fortalecimiento, experimentó una reducción continua en consonancia con lo esperado por la pérdida debido a la edad, perdiendo en promedio 1,40 por ciento y 1,43 por ciento en el volumen del hipocampo izquierdo y derecho.

En pruebas de memoria espacial, las personas en uno y otro grupo mostraban mejoría en la precisión, pero los que estaban en mejor forma y tendían a tener un hipocampo más grande se desempeñaron mejor en tests de memoria.

El estudio demuestra además que el cerebro permanece modificable incluso a edad avanzada.

Aparte de un mayor tamaño del hipocampo, el grupo del ejercicio aeróbico también tendía a tener un nivel más elevado del factor neurotrófico derivado del cerebro, un compuesto que ha sido asociado con tener un hipocampo más grande y una mejor memoria.

Los científicos no encontraron ningún cambio en el tálamo ni en el núcleo caudado, las otras dos áreas del cerebro relacionadas con el sentido espacial y la memoria.

Vale la pena. Más memoria a más edad, es un bien más que preciado.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>