Cuando me volví coraza

Tortugas: ¿se ha preguntado alguna vez al observar las tortugas, cómo es que surgió su caparazón? Un fósil, el más antiguo hallado de una tortuga, viene a resolver el misterio.
De hace 220 millones de años, se encontraron restos de Odontochelys semitestacea (tortuga medioacorazada con dientes es la traducción), que quizás vivió en el agua y no en tierra. Fue hallada en China.
Oivlier Rieppel, del departamento de Geología del Museo del Campo en Canadá y colegas chinos, analizaron los restos encontrando evidencias que apoyan la noción de que las corazas son extensiones óseas de los huesos vertebrales y las costillas que se expandieron y crecieron juntos para formar una cubierta protectora.
En el reporte presentado en Nature, los científicos que el fósil es una tortuga con coraza incompleta. La coraza es una innovación evolutiva y es difícil aber cómo evolucionó sin un ejemplar intermedio. El fósil más antiguo que se tenía hasta ahora de tortuga era de Proganocelys, hallada en Alemania, el que tenía ya una coraza completa.
Algunos reptiles contemporáneos como los cocodrilos poseen una piel con platos óseos, lo que se observa en criaturas antiguas como los dinosaurios. Algunos científicos teorizan que las corazas de las tortugas comenzaron como platos óseos de la piel, llamados osteodermos, que eventualmente se fusionaron para formar una sola concha.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>