¿Estamos ante una crisis de la soledad?

Sentirse solo deteriora la salud física y mental. Foto Chris de Nice/Flickr

Sentirse solo deteriora la salud física y mental. Foto Chris de Nice/Flickr

No solo adultos mayores. Muchas personas desde la mitad de sus años comienzan a sentirse solos. Una soledad que atropella. Un problema sentido no solo en los países desarrollados. 

Una investigación presentada en la Asociación Psicológica Americana encontró que la soledad y el aislamiento social tiene un impacto tan grande en la salud mayor que la obesidad incluso.

Estar conectados con otros socialmente es una necesidad humana fundamental, crucial para el bienestar y la supervivencia. Ejemplos extremos muestran niños en custodia que carecen de contacto humano y mueren a menudo y hasta el aislamiento social o el confinamiento en soledad ha sido usado como castigo”, dijo Julianne Holt-Lunstad, PhD, profesora de psicología en Brigham Young University.

En Estados Unidos, citó, 42,6 millones de mayores de 45 años sufren soledad crónica, según un estudio al respecto y más de la mitad de ellos son solteros. Las cifras de matrimonios han estado decayendo desde hace año.

En dos metaanálisis, el primero de 148 estudios con más de 300 000 participantes, se encontró que una mayor conexión social está asociada con un riesgo 50% menor de muerte prematura.

El segundo, con más de 70 estudios que representaban 3,4 millones de personas, de Estados Unidos, Europa, Asia y Australia, analizó el rol en la mortalidad del aislamiento social, la soledad o el vivir solo. Se encontró que todos los tres casos tenían un efecto significativo e igual en el riesgo de muerte prematura o excedían el riesgo de otros factores bien conocidos, como la obesidad.

Hay evidencias sólidas de que el aislamiento social y la soledad aumentan mucho el riesgo de muerte temprana y la magnitud del riesgo excede al de otros indicadores de salud”, dijo Holt-Lunstad.

Con una población que envejece cada vez más, el efecto en la salud pública aumentará. De hecho, varias naciones alrededor del mundo sugieren que están sufriendo una epidemia de saludad. El reto es qué podemos hacer al respecto”.

Para ella, hay que darles prioridad a estudios sobre el tema y asignar recursos para enfrentar la amenaza desde la sociedad y el plano individual.

Se podría, por ejemplo, dar mayor énfasis en las habilidades sociales entrenando niños en las escuelas y los médicos deberían incluir la conexión social en sus chequeos.

Las personas, además, deberían prepararse para el retiro social y financiero, pues muchos lazos sociales están relacionados con el lugar de trabajo, por lo que los planificadores comunitarios deberían incluir espacios para compartir que fortalezcan reuniones e interacciones, tales como centros de recreación y jardines comunitarios.

Entre los hallazgos de los estudios sobresale:

Es mayor la soledad entre las personas de 45 a 49 años que en los de más edad.

Los casados se sienten menos solos, así como aquellos con más recursos económicos.

Quienes se sienten solos tienen menos probabilidad de involucrarse en actividades que construyen redes sociales, como ir a servicios religiosos, hacer voluntariado, pasar tiempo en un hobby o estar en una organización comunitaria.

Casi la mitad de los que han vivido menos de 1 año en su actual residencia, se tienten más solos.

Aquellos que se sienten solos tienen una salud más deteriorada.

La soledad no depende de la conexión por correo electrónico.

¿Se siente solo? Un tema para pensar con cuidado antes de que sea muy tarde.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>