Gracias a su ADN devuelven tortugas al Orinoco

Foto Mónica Morales

Foto Mónica Morales

Gracias a los análisis genéticos, cerca de 400 tortugas volverán a la casa que les corresponde y no a una ajena.

Decomisadas en Leticia, las tortuguillas matamata, como se les conoce, son objeto de un comercio ilícito creciente, de acuerdo con los investigadores: hace 4 años de Estados Unidos llamaron para deportar 400 colombianos, como dijeron, que eran tortugas matamata, que al parecer con muy apreciadas por personas adineradas que quieren una mascota exótica.

La investigación del Instituto Humboldt encabezada por Carlos Lasso junto a la especialista Mónica Morales llevó a recoger muestras genéticas de las matamata en las cuencas del Orinoco y del Amazonas, regiones donde habita.

La idea era ubicarlas en el sitio de procedencia y no en otro, para evitar la posible transmisión de enfermedades o una mayor susceptibilidad.

Las poblaciones de ambas regiones parecen idénticas, pero se quería estudiar si su genética las diferenciaba.

Con la toma de muestras de tejidos que fueron sometidas a estudios en la Universidad de los Andes, se confirmó que las tortugas no eran del Amazonas, pese a su decomiso allí, sino del Orinoco.

Para la profesora Susana Caballero, del laboratorio de los andes “las liberaciones sin sustento científico perjudican a las poblaciones silvestres por los parásitos y enfermedades que pueden llevar; también porque si dos ejemplares de origen diferente se cruzan, sus crías podrían perder las capacidades adaptativas al medio por ser el resultado de dos cosas que estaban en procesos de diferenciación muy claros”.

Así, serán liberadas en su hábitat, si bien identificar el sitio exacto de extracción es complicado.

Pero mientras llegarán a su casa, se supo de otro cargamento de 450 matamata hallado en el aeropuerto de Leticia, lo que sugiere un tráfico ilegal muy activo, del que solo se decomisa alrededor del 10%.

Para la bióloga Laura Amaya, de los Andes, el posible interés de los traficantes reside en que “es una especie bastante particular por sus características, pues tienen protuberancias en la piel, la cabeza aplanada y ancha, una nariz larga de la cual solo saca parte de ella a la superficie para respirar y sumergirse nuevamente, tiene dos bigotes o filamentos con terminaciones nerviosas que detectan movimiento ya que son más bien cegatonas”.

Las 200 que serán liberadas en el Orinoco llevarán una marca para posteriores estudios.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>