Gran hallazgo: Detectan primera evidencia de la inflación cósmica

Hace unos 14.000 millones de años algo extraordinario sucedió: un gran evento desencadenó el Big Bang, el inicio de nuestro universo. Y en la primera fracción de un segundo, el universo se expandió exponencialmente, estirándose más allá de donde pueden ver los más potentes telescopios. Esto al menos es lo que dice la teoría.

Hoy investigadores del programa Bicep2 anunciaron la primera evidencia directa de esa inflación cósmica. Los datos representan las primeras imágenes de las ondas gravitacionales u ondulaciones del espacio-tiempo. Las ondas han sido descritas como los primeros tremores del Big Bang. Esos datos confirman una profunda conexión entre la mecánica cuántica y la relatividad general.

“Detectar estas señales es una de las metas más importantes de la cosmología hoy. El trabajo de mucha gente nos ha conducido hasta este punto”, dijo John Kovac, del Centro para la Astrofísica, líder del Bicep2.

Los resultados se obtuvieron mediante observaciones de la radiación de fondo cósmico de microondas, un débil destello dejado tras el Big Bang. Esas pequeñas fluctuaciones proveen pistas sobre las condiciones de ese universo temprano. Por ejemplo pequeñas diferencias en la temperatura en todo el cielo muestran parte donde el universo era más denso, condensándose en galaxias y cúmulos de galaxias.

Como aquella radiación de fondo es una forma de luz, exhibe todas las propiedades de esta incluso la polarización. En la Tierra, la luz solar es filtrada por la atmósfera y se torna polarizada, que es por lo que los lentes polarizados ayudan a disminuir el resplandor. En el espacio, el fondo cósmico de microondas es filtrado por los átomos y electrones y se polariza también.

“Nuestro grupo buscó un tipo especial de polarización, modos B, que representa un quiebre en la orientación polarizada de la luz antigua”, dijo el colíder Jamie Bock (Caltech/JPL).

Las ondas gravitacionales comprimen el espacio cuando viajan y esa compresión produce un patrón distintivo en el fondo cósmico de microondas. Las ondas gravitacionales tienen una tendencia ‘diestra’ como las ondas de luz, y puede haber polarizaciones diestras y siniestras.

“El modo B es una firma única de ondas gravitacionales porque es diestro. Esta es la primera imagen directa de las ondas gravitacionales en el cielo primordial”, indicó Chao-Lin Kuo, de Stanford.

El grupo examinó escalas espaciales del cielo de 1 a 5 grados (dos a 10 veces el ancho de la Luna llena), lo cual hicieron desde el Polo sur por sus ventajas atmosféricas.

Se sorprendieron al detectar una señal de la polarización del modo B mucho más fuerte de lo que muchos decían. Los datos fueron analizados durante más de 3 años para reducir los errores y analizaron hasta la incidencia del polvo en la galaxia.

Para el teórico de Harvard Avi Loeb, este descubrimiento ofrece nuevas aproximaciones a las preguntas más básicas: ¿por qué existimos? ¿Cómo comenzó el universo? Estos resultados no solo son el cañón humeante de la pistola sino que nos dicen cuándo se presentó la inflación y cuán poderoso fue el proceso”.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

1 comment

  1. Juan Rivera   •  

    Buen informe para trabajar con mis estudiantes sobre temas de evolución, ciencia y pseudociencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>