Hallan estrella que dispara enormes balas

Dibujo de cómo sería el proceso de eyección de las bolas de plasma. Imagen Nasa, ESA, A. Feild

Dibujo de cómo sería el proceso de eyección de las bolas de plasma. Imagen Nasa, ESA, A. Feild

Si existieran los viajes intersiderales, sería menor no arriesgarse a pasar por la estrella V Hydrae, que anda furiosa hace tiempo: está disparando enormes bolas de fuego (plasma) a una velocidad tal que si fuera acá le tomarán 30 minutos ir de la Tierra a la Luna.

El asunto es que la estrella hace un tiro cada 8.5 años, lo que ha venido ocurriendo al menos por los últimos 400 años.

Eso sugiere un estudio de astrónomos con base en información proporcionada por el telescopio espacial Hubble.

Cada ‘bala’ es como del tamaño de Marte.

Esa serie de ‘disparos’ es un enigma para los científicos, pues no cuadra que esa estrella esté lanzándolos. V Hydrae es una gigante roja a unos 1200 años luz de nosotros (¡estamos seguros!) que podría estar desprendiéndose de al menos la mitad de su masa en su tránsito a la muerte. Sí, agoniza.

Las gigantes rojas son estrellas en la etapa final de su vida, que se están gastando el combustible nuclear que las hace brillar. Se han expandido en tamaño y envían sus capas externas al espacio.

La mejor explicación a lo que sucede sugiere que esas bolas de fuego son lanzadas por alguna compañera de la estrella, que no se ha logrado detectar. Según esta hipótesis, la compañera tendría una órbita elíptica que la acerca a la gigante roja cada 8.5 años. Cuando entra en la atmósfera exterior inflada de la gigante, se le come material, que se asienta en un disco alrededor de la compañera que sirve de lanzadera para las ‘balas’ de plasma, que se desplazan a más de 800 000 kilómetros por hora.

La estrella podría servir de arquetipo para explicar la amplia variedad de formas resplandecientes descubiertas por el Hubble alrededor de estrellas moribundas, llamadas nebulosas planetarias: una cáscara de gas resplandeciente que se expande, expelida por una estrella al final de su vida.

El estudio apareció en The Astrophysical Journal.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>