Hay hombres igualitos a un pavo real. Y ellas lo saben…

¿En qué se parecen un pavo real y un hombre?

Aunque no lo crea, tienen su parecido. No todos, pero sí algunos.

Cuando un hombre gasta para que lo vean y compra alrtículos lujosos como un… Porsche es porque tiene un deseo de conquistar alguna chica para llevarla a la cama. Sí. Y ellas lo saben y pueden hasta aceptarlo.

Fue eso lo que halló un estudio de las universidades Rice, Texas-San Antonio y Minnesota, titulado “Pavos Reales, Posches y Thorstein Veblen: Consumo Presuntuoso como un Sistema de Señales Sexuales” y que se hizo con 1.000 personas. Se publicó en el Journal of Personality and Social Psychology. (Thorstein fue un sociólogo estadounidense crítico de la evolución y la sociedad de ese país).

Pero bueno, el cuento es este: la investigación sugiere que productos vistosos, como un Porsche, “puede cumplir la misma función para algunos hombres que las grandes y coloridas plumas de los pavos”, dijo Jill Sundie, de Texas, una de las autoras.

Así como estas aves despliegan sus colas ante potenciales parejas, los hombres pueden exhibir ciertos artículos o productos vistosos para encantar potenciales parejas. No todos escogen esa estrategia, sólo aquellos interesados en relaciones sexuales pasajeras con mujeres.

“Conducen coches coloridos”, complementó Vladas Griskevicius, coautor.

Las mujeres, se encontró, encuentran más deseable a un hombre que adquiere un coche lujoso que a uno que adquiere algo no lujoso, como un Honda Civic. Sin embargo, hay algo diferente: aunque ellas encuentran al primero como más deseable para una cita pasajera, no es el que más desean como compañero permanente. A todas luces comprenden que está interesado sólo en sexo sin compromisos.

“Para una relación duradera, poseer un auto lujoso o uno económico no hace diferencia”, explicó Daniel Beal, profesor de Psicología en Rice.

Muchos hombres creerían que poseer y exhibir productos lujosos los hace más atractivos, pero podrían estar enviando el mensaje equivocado.

Aunque han sido asociadas a la cultura occidental, las formas extremas de exhibiciones vistosas se hallan en distintas culturas alrededor del globo y de la historia.

Las mujeres, por su parte, no gastan llamando la atención para atraer hombres. Lógico que gastan mucho dinero en cosas caras, pero “la búsqueda de un romance no es lo que mueve su conducta, a diferencia de algunos hombres”.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

1 comment

  1. carlos mario   •  

    para impactar no se necesitan carros lujosos o mucho dinero, vale mas una personalidad arrolladora y los encantos de la mirada y de las palabras, para lograr lo que se desea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>