Insólito: les ponen alas a las vacunas

No es noticia extraña: sobredosis de medicamentos que matan personas. Pues bien, ahora la ciencia ha llegado a un punto, el de la invención de estrategias que… no podrán usarse por esa misma razón.
¿Cómo así? Pues créalo o no, un grupo de investigadores japoneses desarrolló un mosquito que puede vacunar contra una enfermedad.
Desde hace mucho, la ciencia ha soñado con modificar el ADN de los insectos para combatir enfermedades que transmiten. Una opción es crear cepas de mosquitos que sean resistentes a las infecciones con parásitos o virus o que sean incapaces de transmitir los patógenos a los humanos.
Otra estrategia, muy cercana a ser realidad, es crear mosquitos transgénicos, que cuando se apareen con su contraparte, no produzcan descendencia alguna.
Pero el nuevo estudio es totalmente diferente: emplear mosquitos como vacunadores voladores. Vaya definición.
Normalmente, cuando un mosquito pica, inyecta una pequeña gota de saliva que previene que la sangre del picado coagule. Los japoneses, reveló Science, decidieron adicionarle un compuesto de un antígeno que desencadena una reacción inmunológica a la mezcla de proteínas en la saliva del insecto.
Shigeto Yoshida, genetista molecular en Jichi Medical University en Tochigi, Japón, y colegas, identificaron una región del genoma del Anopheles stephensia, transmisor de la malaria, llamado promotor, que activa genes en la saliva del mosquito. A este promotor le pegaron SP15, un candidato a vacuna contra la leishmaniasis. Los mosquitos produjeron SP15 en su saliva, reportaron en el número en circulación de Insect Molecular Biology.
Cuando se les permitió picar ratones, estos desarrollaron anticuerpos contra SP15.
Los niveles no fueron muy altos y falta aún examinar si protegían a los roedores contra la enfermedad. En el experimento los ratones fueron picados 1.500 veces en promedio, lo que parece muy alto, pero estudios muestran que en lugares donde la malaria cabalga, una persona puede ser picada más de 100 veces en una noche. Una maravilla. Para Jesús Valenzuela, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en Estados Unidos, creador del candidato SP15, “la ciencia es muy hermosa”.
Pero estas vacunas no volarán hacia su objetivo. ¿Por qué? Hay una gran variación en el número de veces que una persona es picada con respecto a otra, por lo que recibirían distintas dosis de la vacuna. Nadie aprobaría una vacuna así.
Y hay otro impedimento de tipo ético: personas serían vacunadas sin su consentimiento.
Una aproximación interesante y novedosa que, quizás, encuentre aplicación de otra manera.
La foto del insecto transmisor del dengue es cortesía PHIL.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>