La Luna se desnuda por dentro

No demoró mucho en estar ahí, ligada a la Tierra, cuando ¡pum! Sí, la Luna, poco después de su formación, recibió el gran impacto de un asteroide que le dejó una enorme cicatriz de 2.400 kilómetros de diámetro por 11 kilómetros de profundidad. El sitio: la región Aitken del polo sur.
“Es el mayor y más profundo cráter en la Luna, el cual podría engullir Estados Unidos de la costa este a Texas”, dijo Noah Petro, del Centro Goddard de la Nasa. El impacto arrojó polvo por todas partes, incluso enviándolo al espacio. Y el tremendo calor que generó el golpe, derritió parte del piso del cráter, volviéndolo un mar de roca derretida.
Fue el anuncio de lo que vendría: la Luna ha sido golpeada una y otra vez por asteroides que han dejado su huella, cráteres de todos los tamaños, polvo y lava. Hasta ahora poco se ha podido ver de la corteza lunar original, una mirada que podría darse en la región Aitken, en un cráter en todo el borde, llamado Apolo, que mide unos 480 kilómetros.
Sería una oportunidad única para ver algo que no se ha captado hasta ahora, pues la base de ese cráter parece sin ceniza volcánica, una oportunidad para conocer más la historia lunar, un cuerpo que, como indican las pruebas, se formó del golpe de la Tierra con un asteroide o planetoide del tamaño de Marte hace cerca de 4.500 millones de años.
¿Usted ve la Luna? Sí, como los astronautas que la pisaron, pero de su interior no se ha conocido nada. Es el momento, parece.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>