La mujer prefirió ser fiel

La culpa es de la mujer. Para ser más exactos: el logro.

Sí, cuando las mujeres fieles comenzaron a elegir buenos proveedores de bienes como parejas, las uniones estables remplazaron la promiscuidad, colocando las bases para la aparición de la familia moderna, sugiere un nuevo estudio.

La investigación ayuda en la respuesta de viejas preguntas de la biología evolutiva acerca de la familia moderna, caracterizada por una unión social intensa con parejas exclusivas, que surgió tras esos primeros tiempos de promiscuidad.

Aparte del establecimiento de una relación duradera, la transición hacia la unión permanente se caracterizó por una disminución en la competencia macho-macho en favor de proveerles bienes a las hembras e involucrarse en el cuidado de los hijos.

Este estudio demuestra matemáticamente que las teorías más comunes para la transición hacia la unión estable no son factibles biológicamente. Sin embargo, avanza a un nuevo modelo mostrando que la transición se da cuando se incluyen factores como la fidelidad femenina y la escogencia por parte de esta.

El resultado es un énfasis mayor en aprovisionar a las hembras en vez de la lucha entre machos por el apareamiento.

El efecto es más pronunciado en los machos de rango bajo que tienen menor chance de ganar en una competencia por pareja con un macho de rango alto. Por lo tanto, el de bajo rango puede intentar obtener la pareja proveyendo a la hembra, lo que es reforzado por ellas que entonces muestran preferencia por el de rango bajo que las aprovisiona, según el autor del estudio, Sergey Gavrilets, director de actividades científicas en el National Institute for Mathematical and Biological Synthesis y profesor en University of Tennessee-Knoxville.

“Una vez las hembras comienzan a mostrar preferencia por ser aprovisionadas, la inversión en suministrarles bienes por parte de los machos de rango bajo es mejor que la competencia macho-macho.

Para Gavrilets, los resultados del estudio describen una revolución sexual iniciada por los machos de rango bajo que comenzaron a proveer a las hembras con bienes para tener acceso a pareja y el apareamiento. “Una vez estuvo en marcha el proceso, derivó en un tipo de autodomesticación que terminó en un grupo de machos aprovisionadores y hembras fieles.

Así, el estudio revela que la elección de las mujeres tuvo un papel crucial en la evolución humana.

El trabajo fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>