La solución estaba a la mano

Las cosas sencillas: con unos lentes solares en infrarrojo, por primera vez los astrónomos pudieron eliminar el polvo que rodea los agujeros negros masivos en y verlos en toda su inmensidad.
Los agujeros negros supermasivos en el centro de galaxias han sido objeto de ávidos estudios astronómicos, pero no se habían podido apreciar bien hasta ahora.
En la foto de M. Kishimoto se aprecia uno de los quasares observados. Un quasar es una poderosa fuente de energía que brota del centro de galaxias elípticas masivas y su poder es suministrado por un agujero negro en el núcleo galáctico.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>