Las buenas intenciones producen bienestar

Las buenas intenciones es lo que a veces se agradece más. Y sí que valen.

El cuidado delicado de una enfermera alivia el dolor de un procedimiento médico, así como las galletas de la abuela saben siempre mejor que todas si percibimos que son actos realizados con amor, sugiere una investigación de un psicólogo de la Universidad de Maryland.

Los hallazgos tienen implicaciones reales en campos como la medicina, las relaciones, la familia y los negocios.

“La manera como leemos las intenciones de la otra persona cambia nuestra experiencia física del mundo”, dice Kurt Gray, autor de The Power of Good Intentions, publicado en adelanto del artículo impreso en el journal Social Psychological and Personality Science. Gray dirige el Laboratorio de percepción de la Mente y Moralidad en esa universidad.

“Los resultados confirman que las buenas intenciones, incluso las fallidas, pueden suavizar el dolor, incrementar el placer y hacer que las cosas sepan mejor” concluye el estudio, que describe la capacidad de la benevolencia para mejorar la experiencia física como “una reivindicación del poder del bien”.

Mientras parece claro que las intenciones buenas o malas pueden cambiar la experiencia de eventos sociales, este estudio muestra que los eventos físicos están influenciados por la percepción del contenido mental de otra persona. “Parece que también usamos las intenciones de otros como una guía para la experiencia física básica”, escribió el autor.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>