Las mujeres agreden de otra manera

No son pocos los estudios que en psicología muestran a los hombres como más agresivos, física y verbalmente, que las mujeres.

Pero un nuevo estudio sugiere que ellas no son menos que los hombres. Lo que sucede es que pueden estar utilizando una estrategia diferente dice el informe publicado en Psychological Science.

Las mujeres usan formas más indirectas de agresión, tal como la exclusión social.

Para ver cómo hombres y mujeres responden cuando se enfrentan a una amenaza social, Joyce F. Benenson, del Emmanuel College y Harvard University, con otros colegas, pidieron a voluntarios jugar un juego contra dos hipotéticos compañeros en los cuales acumulaban puntos por dinero. Tenían la opción de jugar solos o formar alianza con uno de los oponentes, o cooperar tanto con los dos oponentes (en esta estrategia evitarían la competencia, pero dividían ganancias entre los tres.)

Durante el juego, dice un informe de prensa, algunos voluntarios fueron confrontados con la posibilidad de exclusión social. Cuando elegían jugar solos, se les decía que corrían el riesgo de ser excluidos por los otros dos. La opción de la alianza incluía una condición: si usted y su compañero ganan, el tercer jugador será excluido y no ganará puntos.

Cuando los voluntarios recibían las instrucciones sin las relacionadas con la exclusión social, no hubo diferencia entre los voluntarios hombres y mujeres en el número de veces que escogían formar alianza con otro jugador. Pero cuando se les entregó la instrucción sobre la exclusión, las mujeres elegían la alianza mucho más que los hombres.

“Como una estrategia primaria para combatir cualquier amenaza social, ellas pueden intentar formar una alianza excluyente, mientras que ellos pueden buscar dominar unilateral y directamente a su oponente”, dijeron los autores.

Las mujeres pueden ser más sensibles que los hombres a la exclusión social y cuando se sienten amenazadas por la posibilidad de ser dejadas afuera, la primera respuesta puede ser excluir socialmente una tercera persona.

Prevenir esa exclusión parece ser una estrategia valiosa para las mujeres porque les permite proteger sus relaciones manteniendo a raya a un extraño.

Para Benenson esto puede requerir una reevaluación de las diferencias de sexo en cuanto a competencia.

“Los mundos del mismo sexo de chicos y chicas, hombres y mujeres difieren entonces en que ellas se preocupan de apartar a otros, mientras que los hombres de no ser vencidos”.

Cuidado con ellas…

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>