Llevamos 10 millones de años borrachos

¿Bebedores los humanos? Noooo. Bebedores nuestros ancestros simios. Beodos.

Bueno, tampoco es para tanto, pero un estudio nuevo sugiere que hace 10 millones de años ellos comenzaron a desarrollar la capacidad de descomponer el alcohol. Tal vez fue para digerir los frutos podridos, fermentados, que encontraban en el suelo de la selva.

El hallazgo, pocos lo pensarían, ayuda a los científicos a descifrar cuándo esos ancestros comenzaron a moverse sobre la superficie terrestre abandonando un poco la vida arbórea.

El estudio apareció publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

“Mucho de nuestra condición actual -del dolor en la espalda a la ingestión de sal y azúcar- tiene piso en nuestra historia evolutiva”, en palabras de Matthew Carrigan, líder de la investigación.

Para conocer más sobre cómo evolucionó la descomposición del alcohol, los investigadores se enfocaron en genes que codifican por un grupo de enzimas digestivas la familia ADH4 que se hallan en el estómago, garganta y lengua de los primates y que son las primeras enzimas metabolizantes que encuentra el etanol cuando es ingerido.

Se investigaron los genes ADH4 de 24 mamíferos distintos, incluyendo 17 primates.

Tras un dispendioso análisis en el que incluyeron el uso de bacterias para leer genes ancestrales, los resultados sugieren que esa capacidad provino de una sola mutación presentada hace 10 millones de años.

Esta coincidió con el cambio al estilo de vida terrestre. Y para Carrigan, fue la segunda opción de escoger entre frutas buenas y otras podridas: estas se tenían que aprovechar cuando había escasez.

Los humanos, sugiere la ciencia, tenemos problemas de salud con el exceso de alcohol porque no hemos evolucionado suficientemente los genes para procesar el etanol.

El modelo de evolución del consumo de alcohol indica que el etanol solo llegó a la dieta humana luego de que la gente comenzó a almacenar alimentos y se desarrolló intencionalmente ña fermentación hace cerca de 9.000 años.

Por eso, sugiere la teoría, el alcoholismo es una enfermedad porque el genoma humano no ha tenido tiempo suficiente para adaptarse plenamente.

¿Bebedores? Nuestros ancestros.

(Nota: con base en documentos LiveScience)

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>