Los corales, la simbiosis y la vida

Aunque a veces pase desapercibido: los corales son fascinantes animales que conforman las más largas construcciones biológicas en el mundo. Cubren solo el 0,2 por ciento de la superficie marina, pero son el hábitat de más del 30 por ciento de la vida marina. En las aguas poco profundas que no tienen abundante comida, los corales han desarrollado una relación cercana con los pequeñísimos dinoflagelados fotosintéticos. Estos emplean la luz solar para producir energía para el coral, que la utiliza para construir su esqueleto mineralizado para protegerse.
La producción mineral, conocida como calcificación del coral, está cercanamente relacionada con el ciclo del día y la noche, aunque el mecanismo molecular detrás de tal sincronización es aún desconocido.
Científicos encabezados por Aurelie Moya acaban de descubrir un gen de los corales que responde por esos ciclos, lo que se convierte en una pista para determinar cómo corales y sus compañeros del plancton marino viven en simbiosis.
Se aprecian en las fotos, cortesía de Didier Zoccola, del Centre Scientifique de Monaco: arriba, esqueleto del coral simbiótico Stylophora pistillata y a la derecha, pólipos dle mismo.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>