Madre que fuma daña a su hijo

Fumar no es bueno en ningún momento. Tampoco para los hijos. Los efectos nocivos se la exposición al tabaco se notan incluso en distintas etapas del desarrollo de los niños. Las consecuencias de la exposición maternal al cigarrillo durante el embarazo van desde las altas tasas de partos prematuros al aumento en el riesgo de muerte súbita.
Dos nuevos estudios y un editorial en The Journal of Pediatrics examinan varios efectos físicos y de conducta por la exposición de los bebés y niños al tabaco.
Gary Shaw, del March of Dimes y sus colegas de institutos en Noruega, Holanda y Texas estudiaron muestras de suero recogidas entre 2003 y 2005 de mujeres en embarazo involcuradas en un programa en California.
Los investigadores midieron los niveles de cotinina, un metabolito de la nicotina, para determinar si las madres habían fumado durante el embarazo.
Encontraron que quienes lo hicieron, tenían 2,5 más probabildiades de tener bebés con paladar hendido.
En un estudio relacionado, Laura Stroud y colegas de Brown University estudiaron los efectos del cigarrillo en el comportamiento de los niños. Para ello estudiaron 56 pequeños sanos, usaron cuestionarios y mediciones de cotinina para determinar la exposición al tabaco.
Encontraron que los 28 bebés que habían sido expuestos eran más irritables y difíciles de calmar que los no expuestos, lo que refuerza la necesidad de programas para ayudarles a las madres a dejar de fumar.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>