Para llegar al delicioso tomate del siglo XXI

¿Sí habrá una planta que haya sido más estudiada que el tomate? Para citar un caso: hoy es común oír hablar del tomate larga vida. Y hay mucha ciencia detrás de él, fuera de la que está en camino para crear el… tomate del siglo XXI.
Si ha estado en una finca, puede haber visto cómo crecen los tomates, pasan de duros y verdes a frutos coloridos, aromáticos y sabrosos. Este lugar común enmascara una serie de componentes que interactúan de una manera regulada y… compleja.
Por generaciones, los agricultores han mejorado el tomate en tamaño, forma, textura, sabor, duración y composición de nutrientes… un rasgo a la vez.
Hoy, con el advenimiento de la biología molecular, la mutagénesis y la transformación genética podría producirse tomates que fueran cosechados más fácilmente o transportados o… convertidos en pasta. Pero resulta que, con frecuencia, al optimizar una característica, se deteriora otra: el mejorar el sabor, podría tener efecto negativo en la cantidad.
Con la revolución genómica, con una gran riqueza de datos que surgen de la secuenciación y de la expresión simultánea de miles de genes, es posible estudiar numerosas reacciones y conexiones que operan para producir el fruto deseado. Estos sistemas en los nuevos campos de la genómica metabólica y funcional está produciendo las herramientas, la información y los materiales biológicos requeridos para la modificación del tomate y otros miembros de las solanáceas.
El tomate (Solanum lycopersicum) es un miembro de esa familia, que incluye además la papa, la cebolla de huevo, el tabaco y el ají. El centro del origen y diversidad de las especies de tomate se encuentra en el norte de Los Andes, donde aún crecen poblaciones salvajes de la planta, poblaciones que representan una variedad genética considerable, mientras la de los tomates cultivados es reducida.
El Consorcio del Genoma del Tomate es un esfuerzo colaborativo internacional que secuencia, mapea y analiza los genomas de las variedades salvajes y cultivadas, cuyos datos permiten ir trabajando en varias modificaciones a la vez.
Los trabajos con este fruto permitirán hacer lo mismo con otros. Eso sí, si le cambian de color, ¿a quién le apetecerá un tomate morado o amarillo?

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>