Primera nave humana a punto de salir del Sistema Solar

Una nave está a punto de convertirse en el primer artefacto humano en salir del Sistema Solar.

Se trata de una nave que ha viajado durante los últimos 35 años hacia los confines del sistema en donde nuestro Sol es el rey.

Es la Voyager 1. Técnicos de la Nasa acaban de revelar que las señales de las última semanas sugieren que la sonda estaría a punto de abandonar el Sistema Solar para adentrarse en un medio inexplorado: el espacio interestelar, donde se encuentran también partículas provenientes de otras estrellas.

“Los últimos datos de Voyager 1 indican que estamos claramente en una región donde las cosas están cambiando con rapidez”, dijo Ed Stone, científico de la misión en el California Institute of Technology en Pasadena, California. “Es muy excitante: nos estamos aproximando a la frontera final del Sistema Solar”.

La frontera es el borde de la heliosfera, una gran burbuja magnética que rodea el Sol y los planetas. Es el propio campo magnético del Sol inflado a proporciones gargantuanas por el viento solar. Adentro reside el Sistema solar, nuestra casa; afuera está el espacio interestelar, donde nunca ha llegado máquina humana.

Una señal de la aproximación a la frontera es el número de rayos cósmicos que golpean la nave. Estos rayos son partículas de alta energía como protones y núcleos de helio acelerados a casi la velocidad de la luz por lejanas supernovas y agujeros negros.

La heliosfera protege al Sistema Solar de esas balas subatómicas, rechazándolas o disminuyendo la velocidad de muchas antes de que alcancen los planetas.

A medida que Voyager1 se aproxima a la frontera, el número de rayos se ha reducido.

“De febrero de 2009 a enero de 2012 había habido un incremento gradual de 25% en el número de rayos cósmicos que encontraba la sonda”, según Stone.

Más recientemente se ha producido un rápido escalamiento en esa parte del espectro de energía. Comenzando el 7 de mayo pasado, el número de rayos que llegaban a Voyager se incrementó 5% en una semana y 9% en un mes.

Tal aumento significa que Voyager 1 estaría a nada menos que 18.000 millones de kilómetros de la Tierra.

Cuando deje la heliosfera del todo, se esperan otros cambios: las partículas energéticas del Sol escasearán a medida que deje el Sistema Solar atrás. Y el campo magnético alrededor de la nave cambiará de dirección de uno proveniente del Sol a un magnetismo inexplorado del espacio interestelar.

Hasta ahora no ha sucedido ninguna de las dos cosas, pero el aumento de los rayos cósmicos sugiere que no estaría lejos.

La nave gemela, Voyager 2, deja el Sistema solar por otra ruta, pero se encuentra unos pocos miles de millones de kilómetros  más atrás.

Imagen cortesía Nasa

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>