Que me hable más alto…

Ruido. Se ha preguntado ¿cómo la gente puede soportar grandes y continuos ruidos, como cuando se va a una discoteca? A veces el volumen los amplificadores es como para reventar los tímpanos.
Pues bien, un equipo internacional de investigadores encontró que el oído puede afinar un sistema que limita la cantidad de sonido que es escuchado. El reporte apareció en PloS Biology.
“Hay cierta incertidumbre en el campo acerca de cuál es el límite que se puede escuchar”, indicó Paul Fuchs, autor y profesor de Otorrinolaringología en John Hopkins.
El estudio con ratones se fundamentó en hallazgos previos sobre la proteína nAChR que se encuentra en los pelos sensoriales del oído: las células nerviosas del cerebro envían señales que son recogidas por la proteína, que apaga tales pelos. Al modificarse genéticamente las proteínas en los ratones, se encontró que escuchaban menos los sonidos suaves y padecían menos daño de los oídos.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>