Sál.. tese la sal

Sal: no sea tan salado, como la mujer de Lot. En la edición de febrero de American Journal of Clinical Nutrition, un estudio de Kacie Dickinson, de Flinders University en el sur de Australia, muestra que reducir el consumo de ese producto ofrece efectos cardio protectores más allá de la reducción de la presión sanguínea.
La reducción del sodio es benéfica para quienes tienen una presión sanguínea normal y para quienes presentan sobrepeso u obesidad, y los beneficios se sienten a las pocas semanas.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>