Secadores de manos en la picota

Lavarse las manos y no secárselas bien, podría aumentar la diseminación de las bacterias. Secárselas con las hoy comunes máquinas eléctricas que proporcionan calor… ¡también!
Como a los científicos poco se les escapa, un estudio de la Universidad de Bradford publicado en el Journal of Applied Microbiology, analizó distintos maneras de secarse las manos y su efecto en la transferencia de bacterias.
Desde el secado con toallas de papel, secadores tradicionales y aquellos que secan soplando.
En la piel existen muchas bacterias, pero hay otras que se adhieren, por ejemplo al manipular carne cruda, y son difíciles de despegar.
Los científicos encontraron que al frotarse las manos mientras se seca, ayuda a transferir bacterias a otras superficies.
El método más efectivo, se encontró, fue el secado con las toallas de papel.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>