Si quiere sexo, déme regalos

Pareja de arañas en apareamiento, M. Albo

¿Sexo a cambio de un regalo? Bueno, no está mal. Para la araña Pisaura mirabilis sexo y comida son una gran opción.

Durante el cortejo, el macho le ofrece una pieza de alimento, un regalo nupcial, y mientras ella come, él deposita el esperma. Pero también hay hembras que aceptan machos sin regalo. ¿Debería esto preocupar?

Pues sí: desde el punto de vista del éxito reproductivo. Cuando el macho no le ofrece un regalo, ella guarda menos esperma.

Eso sugiere un nuevo estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences. Maria Albo y colegas en Aarhus University en Dinamarca estudiaron el esperma retenido en hembras P. mirabilis recién apareadas y contaron el número de huevos.

Encontraron que las hembras retienen cerca del 40% menos esperma de los machos que no le dan regalo. También hallaron menor rango de eclosión de los huevos de apareamientos con machos que no le ofrecieron un presente, lo cual sugiere que las hembras manipulan el esperma para reducir el éxito entre machos, un proceso llamado elección femenina críptica, que es común en la naturaleza y que se supone les da a ellas una ventaja en el sexo.

“La opción críptica es difícil de demostrar, pero los autores lo lograron manteniendo constantes otras influencias en la transferencia de esperma”, dijo a The Scientist Marie Herberstein, profesora de Macquarie University en Australia, quien estudia conducta de las arañas. La única alternativa posible, dijo, es que los machos que dan regalo producen más esperma que los que no, pero no hay indicios de que así sea.

Durante la reproducción sexual, las hembras típicamente gastan más recursos que los machos para producir los descendientes. En algunos casos, la reproducción costosa ha hecho que las hembras sean más selectivas: tienden a escoger sus parejas. Algunas pueden incluso aparearse con varios machos, almacenar el esperma en un órgano tipo bolsa, la espermateca, y luego escoger cuál usar.

“La elección críptica solo tiene sentido en hembras que se aparean con varios machos”, indicó a The Scientist Luiz Ernesto Costa-Schmidt, quien estudia regalos nupciales en la Universidad Nacional de Córdoba en Argentina. Esas hembras pueden priorizar el esperma de un macho sobre el de otro.

Así, los machos deben convencer a las hembras de aparearse. Una estrategia es tentarla con algo que ella no pueda resistir, como un nutritivo pasabocas, tal como un insecto. En O. mirabilis el macho envuelve la comida en una esfera de seda, luego la ofrece y cuando ella la alcanza, se pone en posición y le transfiere el esperma. Las hembras pueden rechazar el regalo, por lo que el macho debe actuar rápido.

“El tiempo de la cópula es controlado por las hembras y depende del regalo y su tamaño. Ellas consumen el regalo en el apareamiento, por lo que una presa más grande resulta en un mayor tiempo de apareamiento, explicó Albo. A más tiempo, más esperma transferido, pero a pesar del esfuerzo, ella tiene la última palabra y tiende a favorecer a aquellos que le dieron su buen regalo.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>