La mejor fábrica de aspirina

Aspirina. Una nota sobre la aspirina, pero no la aspirina común, de laboratorio, sino sobre la aspirina humana. Científicos del Reino Unido reportaron evidencias de que las personas pueden producir su propio ácido acetilsalicílico, el material que se forma cuando la aspirina se descompone en el cuerpo.
Ese ácido, responsable de los reconocidos efectos de la aspirina en el alivio del dolor y la inflamación, puede ser el primero de una nueva clase de biorreguladores, según un estudio que aparece este jueves 24 en el Journal of Agricultural and Food Chemistry.
Esto es lo más interesante: Gwendoline Baxter y colegas revelaron que el ácido acetilsalicílico fue encontrado en la sangre de personas que no habían ingerido aspirina recientemente. Y los vegetarianos tenían niveles más altos, casi iguales a los de pacientes que ingieren dosis bajas de aspirina.
Basados en tales hallazgos, se concluyó que el ácido acetilsalicílico endógeno se originaba en la dieta de las personas, dado que es una sustancia natural que se encuentra en frutas y vegetales.
El grupo de investigadores reportó además, en estudios sobre el cambio de los niveles del ácido en voluntarios que ingirieron ácido benzoito, otra sustancia encontrada naturalmente en frutas y vegetales, que el cuerpo podía fabricar su propio ácido acetilsalicílico sin necesidad de consumir verduras y frutas.
Podría ser, entonces, que ese ácido sea un biofarmacéutico con un rol central en la defensa de animales y plantas.