Estudio muestra que este es un mundo de hipertensos

Imagen Pixabay

Imagen Pixabay

El mundo pobre se enferma: por primera vez las personas que viven en países de ingresos bajos y medios tienen mayor prevalencia de hipertensión que aquellos en países de altos ingresos según un estudio en Circulation, revista de la Asociación Americana del Corazón.

Un análisis de 2010 que involucra más de 968.000 participantes de 90 países reveló que más del 30 % de los adultos en todo el mundo viven con presión arterial alta y 75 % de esas personas viven en países de menores ingresos.

La hipertensión significa un riesgo mayor de enfermedad cardiovascular y de derrame, y la principal causa evitable de muerte prematura y discapacidad en el planeta.

Entre los hallazgos de la investigación figuran:

En 2010, 31,1 %, 1.390 millones de adultos del planeta tenían presión alta, 28,5, 349 millones, en países de ingresos altos y 31,5 % 1.040 millones de adultos en países de ingresos medios y bajos.

La prevalencia de presión alta decreció 2,6 % en países de altos ingresos y aumentó 7,7 % en los otros, entre 2000 y 2010.

En los países de ingresos medios y bajos los tratamientos aumentaron de 24,9 a 29 % entre esos años, pero el control empeoró al bajar de 8,4 a 7,7 %.

¿Por qué se han dado estos cambios?

Por envejecimiento de la población y la urbanización que derivan en hábitos de vida poco saludables, como alto consumo de sal, dieta alta en calorías y grasosa, y poca actividad física.

Y por la falta de atención y de recursos en países para tratar y controlar esa condición. Además, como la hipertensión no muestra síntomas, las personas no acuden al médico y existe un subdiagnóstico.

Las 10 noticias científicas

Péndulo para hipnotismo. Foto Pixabay

Péndulo para hipnotismo. Foto Pixabay

 

1. Duérmase, duérmase

Los párpados le pesan, sus brazos se tornan ligeros, usted se ve flotando. Hipnosis, una antigua forma de medicina psicoterapia que no convence a todos. Científicos de Stanford University encontraron cambios en 3 áreas cerebrales cuando la persona está hipnotizada, hallazgo publicado en Cerebral Cortex. Cambios reales en la corteza anterior cingulada, la corteza prefrontal dorsolateral y la ínsula. En personas fáciles de hipnotizar esta técnica ha servido para reducir el dolor crónico y de procedimientos médicos, de lo que se han ocupado estudios previos.

2. Inactividad riesgosa

El impacto de la escasa capacidad física en el riesgo de muerte solo es superado por el cigarrillo, en hombres de edad media, reveló un estudio en el European Journal of Preventive Cardiology. Es un riesgo mayor que la presión alta o el colesterol elevado, según los autores. Un estudio que recuerda la importancia de mantenerse activos físicamente durante toda la vida y que observa que mientras el consumo de tabaco se ha reducido, aún no se logran avances significativos en incrementar la actividad física de la población en general.

3. Palma, bosques y biodiversidad

Más del 30 % de las selvas sin protección en áreas adecuadas para el cultivo de palma de aceite están en peligro en 4 continentes reveló un estudio en Plos One. Los investigadores analizaron la situación en 20 países, entre ellos Colombia, sabido que acá ha crecido con celeridad el cultivo de palma en distintas regiones, como la Orinoquia o altillanura como llaman algunos. Un crecimiento en el país del 69.5 % en área plantada desde 1989. Muchas de las plantaciones en los países analizados se hacen en tierras donde se ha tumbado la selva. El estudio profundiza además en la amenaza a la biodiversidad de aves y mamíferos por la deforestación en tierras aptas para la palma.

4. Una estrella solitaria

Cuando CX330 fue detectado como fuente de rayos X por el observatorio espacial Chandra de la Nasa, no parecía nada extraño. Pero al mirarlo con el observatorio espacial Wise se detectó gran cantidad de polvo caliente alrededor. Al comparar datos con otros suministrados por el telescopio espacial Spitzer todo parece indicar que es una estrella joven que ha estado emitiendo destellos por un tiempo, que la hacen muy brillante. Pero el cuento es que está en una región donde no debería, es decir anda sola acabándose de formar pues apenas debe tener como 1 millón de años, lejos de cualquier vecino, lo cual no es común. El informe apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. No se sabe qué tanto crecerá.

5. La ballena con pico

Mediante análisis genético, que ha sido herramienta básica en los últimos años para identificar especies, científicos encontraron una nueva ballena de pico, de color café, distinta a la ya conocida ballena de Baird. En el análisis genético de 178 de ballenas se detectaron 8 individuos de la nueva especie, que es esquiva y de la cual tal vez no exista una población alta. El hallazgo se publicó en Marine Mammal Science y recuerda que falta mucho por conocer de la vida marina, que es destruida a grandes pasos.

6. Ejercicio y longevidad

Un artículo en Science Advances encontró una relación entre el ejercicio y la vida más larga debido a una protección que aquel brindaría sobre los telómeros, cápsulas que protegen los cromosomas y cuyo acortamiento con el paso de los años va reduciendo la vida al reducir la capacidad de reposición de las células y tejidos. El hallazgo corrobora estudios previos que también sugerían que el ejercicio protegería contra el envejecimiento.

7. Envenenados

Una investigación en Proceedings of the Royal Society B reprotó que dos insecticidas neocotinoides pueden estar afectando machos de las abejas reduciendo su vida y el número de espermatozoides vivos, lo que en últimas afecta la supervivencia de estos insectos. Esos productos están parcialmente prohibidos en Europa. Un hallazgo más que aporta a la actual y muy real crisis de los polinizadores en amplias regiones del planeta.

8. Especies en el limbo

Cuántas especies de plantas se están extinguiendo no se sabe dada la dificultad para declarar una extinción, sugiere un artículo en Science. En 1990 se predijo que par 2015 se habrían extinguido 30.000 pero el año pasado solo había reportes de menos de 150. ¿Qué pasó con el resto: La extinción no es un proceso rápido y menos su certificación. Muchas de las especies en vías de desaparecer se consideran ‘muertos vivientes’ porque aunque quedan unas no es viable su reproducción y persistencia.

9. Los primeros agricultores

Un análisis genético permitió distinguir tres poblaciones diferentes donde surgieron las prácticas agrícolas, dos de ellas nuevas: Anatolia en Turquía, ya registrada, y el Levante e Irán, prácticas que surgieron hace 12.000 a 8.000 años y que pudieron suponer un intercambio entre esas culturas. En cada una cada proceso fue diferente. El estudio apareció en Nature.

10. Misterioso planeta enano

Ceres es el mayor cuerpo en el cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter. De hecho es un planeta enano. En su historia debería haber acumulado 10 a 15 cráteres más grandes de 400 kilómetros y al menos 40 mayores a 100 kilómetros. Pero la sonda Dawn que estudia ese cuerpo, solo ha hallado 16 más grandes de 100 kilómetros pero ninguno mayor a los 175. Un estudio publicado en Nature Communications sugiere actividad interna que poco a poco borró la mayoría de esos cráteres de impacto en un sitio donde debió existir una violenta ola de colisiones hace miles de millones de años.

Hacer ejercicio reduce riesgo de 13 tipos de cáncer

Foto Wikipedia commons

Foto Wikipedia commons

No es que a nadie vaya a desarrollarlos, pero un nuevo estudio sugiere que la actividad física reduce el riesgo de 13 tipos de cáncer.

Aparece publicado en JAMA Internal Medicine.

Un buen incentivo para dejar la inactividad física de la mayor parte de la población, considerándose que al menos 31|% de la población del planeta no hace ejercicio como debería ser.

Los investigadores encabezados por Steven C. Moore, Ph.D., M.P.H., del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, estudiaron datos de 12 cohortes europeas y analizaron las asociaciones entre la actividad física y 26 tipos de cáncer.

El estudio incluyó 1,4 millones de participantes y 186.932 cánceres se identificaron durante el seguimiento de 11 años promedio.

Los niveles más altos de actividad física comparados con los niveles más bajos se asociaban con menor riesgo en 13 de los 26 considerados.

Adenocarcinoma esofágico, 42% menos riesgo;

Cáncer del gastrias, 22 % menos;

Pulmón, 26 % menos;

Riñón, 22 %;

Endometrio, 21 %;

Leucemia mieloide, 20 %;

Mieloma, 17 %;

Colon, 16 %;

Cabeza y cuello, 15 %;

Recto, 13 %;

Vejiga, 13 %;

Pecho, 10 %;

La mayoría de estas asociaciones persistía a pesar del peso y la historia de fumador.

En conjunto, un mayor nivel de actividad física se asocia con un 7 % de menos riesgo de desarrollar cáncer.

Solo se asoció la actividad física con un 5 % de mayor riesgo de cáncer de próstata y 27 % de melanoma maligno debido a la radiación solar ultravioleta.

Los autores, sin embargo, advirtieron que la limitación del estudio es que no se puede excluir del todo que la dieta, el tabaco y otros factores tengan incidencia sobre los resultados.

También se basó en respuestas dadas por las personas sobre su actividad física, lo que podría contener errores al recordar.

Pero los hallazgos en general concuerdan con un voluminoso cuerpo de estudios que relacionan el ejercicio frecuente con menos riesgo de desarrollar cáncer.

Al envejecer no olvide el ejercicio o… ¡táquete!

No deje de ejercitarse aunque envejezca. Sí, mantener la actividad física después de los 65 mejora la actividad eléctrica del corazón y disminuye el riesgo de infarto, reveló un estudio en el journal Circulation.

Al seguir a 985 adultos durante 5 años con monitoreo de corazón los investigadores encontraron que quienes caminaban más rápido y eran más activos en sus ocupaciones presentaban menor irregularidad en el ritmo del corazón y una mayor variabilidad cardíaca que quienes eran menos activos.

Esa tasa de variabilidad es la diferencia en el tiempo entre un latido y el siguiente en la vida diaria.

“Esas pequeñas diferencias están influenciadas por la salud del corazón y el sistema nervioso que regula el corazón”, dijo Luisa Soarez-Miranda, autora e investigadora del Harvard School of Public Health en Boston y la Facultad de Deportes en la Universidad de Porto en Portugal. “Las anormalidades prematuras en ese sistema se dan por cambios en esa tasa, cambios que predicen el riesgo de futuros ataques al corazón y la muerte”.

Algunos hallazgos del estudio fueron:

-A mayor actividad física, mejor variabilidad de la tasa cardíaca,

-Quienes incrementaron la distancia caminada y la velocidad durante los 5 años tenían una mejor tasa que los que no.

“Cualquier actividad física es mejor que ninguna, pero mantenerla o aumentarla agrega beneficios al corazón al envejecer”, recordó Soares-Miranda. Los beneficios merman cuando se reduce la actividad física.

Se estableció que la diferencia entre los niveles más altos de ejercicio y los más bajos se traducen en un 11% de menos riesgo de ataque al corazón o muerte cardíaca súbita.

Si hace ejercicio, auméntelo a mayor velocidad, si no nunca es tarde para comenzar dijo la investigadora.

Más información:

http://blog.heart.org/picking-up-the-pace-after-age-65-helps-the-heart/

Es que me da una pereza

Aunque me dé pereza, pero bueno, acá estoy leyendo. Una nueva investigación sugiere porqué hay personas a las que les da tanta lidia levantarse del sofá y estar activos: podría haber una predisposición genética para la pereza.

Eso es lo que deducen investigadores que colocaron ratones en jaulas con ruedas giratorias, una sugerencia para que se ejercitaran y grabaron cuánto tiempo pasaban corriendo en 6 días. Luego juntaron las 26 que más se ejercitaban y emparejaron también las 26 más perezosas. Este proceso de procreación selectivo fue repetido durante 10 generaciones.

¿Qué encontraron? Que era 10 veces más probable que las ratas del linaje más activo se ejercitaran que las perezosas.

Para intentar explicarlo, compararon los niveles de mitocondria de los dos grupos, esas energías que producen la energía de la célula, en las células musculares que pueden ser fortalecidas con el ejercicio, las características físicas y el perfil genético.

“Mientras hallamos diferencias menores en la composición del cuerpo y los niveles de mitocondria, lo más importante que identificamos fueron las diferencias genéticas entre las dos líneas de ratas”, dijo Michael Roberts, pasante de post doctorado en el Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Missouri. “De más de 17.000 genes distintos en una parte del cerebro identificamos 36 que pueden desempeñar un rol en la predisposición a la motivación por la actividad física”.

Un estudio anterior en ratones había identificado dos genes que al ser desactivados volvían perezosas los roedores activos.

Roberts y colegas intentan ahora saber cuáles genes pueden desempeñar un papel en la motivación al ejercicio. Si la investigación prueba ser relevante para la biología humana, podría ayudar causas de la obesidad.

El estudio apareció publicado en el American Journal of Physiology; Regulatory, Integrative and Comparative Physiology.

Más horas de televisión significan semen más malo

Pasar la vida sentado o recostado mirando la televisión no sería buena noticia. No si usted es hombre. Tampoco si espera concebir hijos.

Si pasa cuando menos 20 hora semanales frente a la pantalla chica, su conteo de esperma puede reducirse a la mitad, según un estudio de Harvard School of Public Health citado por la BBC, que analizó si la calidad humana disminuye con la vida sedentaria.

Fue así como se les preguntó a 189 estudiantes de 18 a 22 años que describieran sus hábitos: ejercicio, dieta, niveles de estrés, tabaco y horas frente al televisor.

“Descubrimos que quienes miraron más televisión, su conteo de esperma era 44% menos, en comparación con quienes realizaban al menos 15 horas de actividad física a la semana, que registraron un incremento del 73%”, le explico a BBC Mundo Audrey Gaskin, cabeza del estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine.

La actividad física fue definida, para efectos de la investigación, como cualquier actividad moderada a fuerte que generara sudor.

La idea era allegar más información sobre cómo los estilos de vida pueden afectar la calidad del semen y la fertilidad masculina.

Para explicar la situación hay varias hipótesis. Una, dice el informe de la BBC, puede ser la temperatura que alcanza el escroto tras muchas horas de televisión, aunque según la investigadora eso no es aceptado por todos.

“También hay quienes piensan que la vida sedentaria incrementa el estrés”.

El estudio no halló diferencias importantes en la masa de grasa corporal, no hallando variaciones significativas entre hombres obesos y delgados.

El ejercicio mantiene bien la cabeza

El ejercicio no solo trae beneficios para la salud corporal, como se ha demostrado por todos los medios. No. También es benéfico para la salud mental. Y eso cuenta si está en la adolescencia.

Un artículo publicado en Clinical Psychological Science exploró si determinados factores sicosociales ayudan a explicar los beneficios de la actividad física en la salud mental de los adolescentes.

El asunto fue examinado por Karin Monshouwer, de Trimbos Institute en Holanda y colegas.

La hipótesis de la autoimagen sugiere que la actividad física tiene efectos positivos en el peso y la estructura corporales, derivando en una retroalimentación positiva de los conocidos y una imagen propia mejorada, incidiendo al final sobre la salud mental.

La hipótesis de la interacción social, de otro lado, sostiene que son los aspectos sociales de la actividad física –como las relaciones sociales y el apoyo entre los miembros de un conjunto- los que contribuyen a los efectos positivos del ejercicio sobre la salud mental.

Los investigadores encuestaron 7.000 estudiantes, de 11 a 16 años de edad. Hallaron que los adolescentes físicamente inactivos o percibían sus cuerpos como muy gordos o muy delgados estaban en más riesgo de internalizar problemas (depresión, ansiedad) y de externalizar otros (agresión, abuso de sustancias). Aquellos que participaban en deportes organizados tenían menor riesgo de problemas de salud mental.

El resultado sugiere que ciertos factores sicosociales –imagen corporal e interacción social- pueden ayudar a explicar al menos parte de la conexión entre la actividad física y la salud mental. Sin embargo, reconocen que otros factores, como los efectos fisiológicos del ejercicio, tendrían que ver también.

“Estos hallazgos son importantes para los determinadotes de políticas y quienes trabajen en el sector de la prevención en salud. Los resultados indican que la actividad física puede ser una herramienta útil para prevenir problemas mentales en la adolescencia.

Sí: trabajar o descansar sentados ¡mata!

Levantarse de su asiento con mayor frecuencia podría reducir el riesgo de morir en los próximos 3 años, independiente de si usted realiza ejercicio.

Sí, un estudio de más de 200.000 personas publicado en Archives of Internal Medicine halló que los adultos que permanecen sentados 11 o más horas al día tenían un riesgo un 40% mayor de morir en los 3 años siguientes que aquellos que estaban sentados menos tiempo. Esto tras considerar actividad, física, peso y estado de salud.

“Estos resultados tienen implicaciones importantes en salud pública”, dijo Hidde van der Ploeg, cabeza de la investigación, de la escuela de salud pública de la Universidad de Sidney (Australia).

“La caminada matutina o la ida al gimnasio son aún necesarias, pero es también importante evitar estar sentados mucho tiempo. Nuestro estudio sugiere que el tiempo que la persona pasa sentada en el hogar, el trabajo y el tráfico debería reducirse permaneciendo más tiempo parado o caminando”.

Las personas inactivas que permanecían sentadas tenían más del doble de riesgo de morir en los 3 años siguientes que aquellos activos que se sentaban menos. Y entre el grupo de inactivos, aquellos que se sentaban más tenían cerca de 1/3 de mayor chance de morir que aquellos que estaban sentados menos tiempo.

El tamaño de la muestra y el centrarse en el tiempo de sentado es un buen contribuyente a la creciente evidencia de los efectos de estar sentados mucho tiempo.

Los adultos promedio pasan 90% de su tiempo de ocio sentados y menos de la mitad siguen las recomendaciones de actividad física de la Organización Mundial de la Salud.

Tony Thirwell, de la National Heart Fundation Australia, recordó que permanecer ianctivo es un gran factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular y es responsable de más de 17 millones de muertes al año en todo el mundo.

Las personas que permanecen menos tiempo viendo televisión, usando computadores y juegos electrónicos tienen mejor salud que aquellos que pasan más tiempo en esas actividades durante su tiempo de ocio.

De la sal al cigarrillo mentolado

Para rematar semana, vemos algunas notas interesantes sobre la salud.

La sal es dañina, aunque un nuevo estudio sugiere que la actividad física podría reducir el impacto negativo de una dieta rica en sal sobre la presión arterial. ¿Será que sí?

Los investigadores hallaron que cuanto más ejercicio hacía la gente, menos aumentará su presión arterial en respuesta a una dieta rica en sal. “Para quienes tienen una baja actividad física, la presión arterial aumentará más si incrementan su ingesta de sodio”, aseguró el coautor del estudio, Jiang He, del departamento de Epidemiología de la Facultad de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane en Nueva Orleáns.

“Sorprende un poco. Sin embargo, este es el primer estudio en examinar esta relación particular entre la actividad física, la sensibilidad a la sal y la presión arterial. Luego de pensarlo un poco, tiene sentido porque ya sabemos que la actividad física reduce la presión arterial”.

Él y sus colegas presentarán sus hallazgos en la reunión de la American Heart Association en Atlanta. Los resultados deben ser corroborados por otros investigadores.

Ojo: No quiere decir que haya libertad para consumirla en exceso.

Cigarrillos mentolados. El riesgo de cáncer de pulmón para quienes fuman cigarrillos mentolados no es mayor que el de aquellos que prefieren los regulares dijeron investigadores.

Los hallazgos hacen eco de un panel asesor de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos que motivó titulares de prensa cuando aseguró que prohibir los cigarrillos mentolados podría beneficiar la salud pública. Aunque el panel concluyó que el sabor mentolado parece disponer a la gente más al tabaquismo, agregó que no había evidencia de que los mentolados fueran más peligrosos que los cigarrillos normales en cuanto al riesgo de cáncer de pulmón u otros problemas respiratorios.

El nuevo estudio, publicado el Journal of the National Cancer Institute, parece coincidir con esa idea. De hecho, los investigadores hallaron que la gente que fuma cigarrillos mentolados incluso podría estar en riesgo algo menor de desarrollar y de morir por causa del cáncer de pulmón, frente a otros fumadores.

Se me olvidaba que soy un anciano

Envejecer no tiene que significar problemas mentales. Con una población que envejece a pasos acelerados, el mundo se enfrenta a un serio problema. En Estados Unidos, por ejemplo, sólo 4,1 por ciento de los ciudadanos era mayor de 65 años en 1900, pero en 2000 ya era el 12,6 por ciento y en 2030 será el 20 por ciento de la población.
El declive mental ha sido visto por lo general como una consecuencia inevitable del envejecimiento, pero en los últimos años se ha producido un surgimiento de actividades y productos tendientes a detener tal situación. ¿Se puede? ¡Es posible retener las capacidades si se ejercitan? ¿Si es así, qué tipos de ejercicios se requieren?
Una minuciosa revisión de estudios científicos realizada por Christopher Hertzog y colegas encontró evidencias claras de que actividades que enriquecen la mente, tales como retos intelectuales, vida social y especialmente el ejercicio físico pueden preservar y mejorar varios aspectos del funcionamiento cognitivo a medida que envejecemos.
Las actividades intelectuales diarias, como la lectura, ayudan.
Un estudio con 4.000 adultos mayores durante seis años midió la frecuencia y participación en siete actividades cognitivas, como leer revistas. Aquellos más comprometidos tuvieron una menor tasa de declinación mental.
Otra investigación de 6 a 8 años con 5.925 mujeres mayores de 65, que averiguó cuántas cuadras caminaban al día y cuántas escalas subían, aparte de otras 33 actividades físicas consideradas, encontró que las más activas presentaron un riesgo 30 por ciento menor de pérdida mental. Lo que es más interesante: la distancia caminada fue asociada a la función cognitiva, pero no la velocidad al caminar. Tal parece que unos niveles moderados de ejercicio ayudan a preservar las funciones mentales.
Las actividades sociales y el mantener una actitud positiva son también herramientas para detener la llegada de la demencia senil. Aquellos que son optimistas, abiertos a experiencias, motivados y orientados hacia metas tienen mayores probabilidades de experimentar un envejecimiento exitoso, hallazgo que corroboran estudios en animales. Estos muestran que los animales que viven en ambientes enriquecidos, con ruedas, juguetes, sitios para trepar y con la compañía de otros, reciben beneficios fisiológicos, incluidos cambios neuronales en el cerebro.
Así que eso de que perro viejo no aprende nuevos trucos, no es cierto. No hoy en día.

12