Crean nuevo árbol de la vida

El nuevo árbol

El árbol d ella vida. Un árbol desde que floreció en la Tierra. Suena bien e interesante. Y eso fue lo que lograron investigadores de Temple University, que además se llevaron una sorpresa en su trabajo.

Encontraron que la vida se ha estado expandiendo a una tasa constante, “los nichos ecológicos de vida no se están llenando del todo ni están saturados”, dijo S. Blair Hedges, del grupo investigador.

La investigación parece un reto al punto de vista convencional de que la adaptación es la principal fuerza que mueve la diversificación de las especies y resalta la importancia de los eventos genéticos al azar y el aislamiento geográfico en la especiación, tomando alrededor de 2 millones de años en promedio para que una nueva escena aparezca en escena.

El estudio apareció online en Molecular Biology and Evolution.

El +árbol de la vida que construyeron toma la forma de una galaxia y contiene más de 50.000 especies en un tapete espiral a partir del origen de la vida.

Los investigadores ensamblaron datos de 2.274 estudios moleculares, 96% de ellos publicados en la última década. Construyeron nuevos algoritmos de computador y herramientas para sintetizar la enorme colección de la evolución de especies, produciendo el Time Tree of Life.

“Este hallazgo muestra que la especiación es más como un reloj de lo que se pensaba. En conjunto, indica que la especiación y diversificación son procesos separados de la adaptación, respondiendo más al aislamiento y el tiempo”, dijo.

La adaptación, aclaró, ocurre, no va contra Darwin, pero va contra la creencia popular de que la adaptación es la que conduce la especiación.

Cómo sobrevivir en las alturas

No resulta fácil vivir a 4.400 metros sobre el nivel del mar. Un desafío que cumplen día a día los tibetanos la meseta del Tíbet donde viven. ¿Cómo lo logran?

Distintos estudios han tenido aproximaciones a esa hazaña. No todas las personas sobrevivirían en tal elevación donde el aire se hace delgado. Una nueva investigación liderada por la Universidad de Utah y publicada en Nature Genetics aporta luces.

Al parecer, una simple variación en un par de bases del ADN que data de hace unos 8.000 años es la causa de esa adaptación a la altura.

Tras un dispendioso estudio con más de 90 tibetanos se encontró que hace cerca de 8.000 años el gen EGLN1 cambió en un solo par de bases, un tiempo muy corto en la historia evolutiva de los humanos.

Hoy 88% de los tibetanos tienen la variación genética, que está casi ausente en los habitantes de las tierras bajas de Asia.

Con científicos de otros lugares del planeta, Josef Prchal, M.D., autor senior de la investigación, analizó la ventaja de esa mutación. En aquellos sin esa adaptación, el oxígeno bajo hace que la sangre se engruese lo que puede causar complicaciones como insuficiencia cardíaca. La variante identificada protege a los tibetanos disminuyendo la sobre respuesta al poco oxígeno.

La adaptación probablemente provoque otros cambios en el cuerpo que aún tienen que entenderse. Es una de las varias modificaciones genéticas que colectivamente permiten la vida en grandes alturas.