Mis 10 noticias científicas de la semana (18-24)

1. Disminuyan velocidad, por favor

No conducen auto pero saben que hay un límite de velocidad. Cuando los autos se acercan por la carretera, algunos pájaros parecen despreocupados hasta que de repente alzan vuelo. La distancia a la que vuelan depende del límite local de velocidad, reveló un sorprendente estudio en Biology letters. A más alto límite, los pájaros vuelan más rápido, lo que sugiere que han aprendido a responder a la velocidad con la que se puede transitar en el sector. Podría ser que alzan vuelo dependiendo de ese límite para aprovechar al máximo la ingestión de comida.

2. Corazón, no me mates

Tras un ataque cardíaco las células musculares dentro de la región afectada mueren y forman una cicatriz. Una vez muere el músculo, no puede ser recuperado, lo que para la persona significa que vivirá el resto de su vida con una falla cardíaca y con un corazón que no puede latir con toda su capacidad. Limitando algunas veces actividades como el ejercicio. Científicos de los Institutos Gladstone revelaron que ese daño no tiene que ser permanente: encontraron una manera de transformar las células de ese tejido cicatrizado en otras que semejan mucho células de un corazón que late. El año pasado lo habían logrado en células de ratón y ahora con células humanas en laboratorio.

3. Libres de toda atadura

De cuando en cuando astrónomos observan planetas errantes, expulsados de su residencia por fuerzas estelares. Ahora, un grupo indicó que no necesariamente es así, sino que esos planetas pudieron nacer en lugares onde no hay estrellas gracias a la existencia de nubes frías interestelares. La teoría aceptada dice que los planetas se forman por acreción a partir del disco de polvo y gas tras la formación de las estrellas. El estudio fue hecho observando la nebulosa de Roseta a 4.600 años luz, donde hay más de 100 nubes en las que podrían formarse. El estudio fue publicado en Astronomy & Astrophysics.

4. Les cayó del cielo

Del cielo sí cae maná. Algunas artesanías de oro del antiguo Egipto que están en el Museo Petrie de la Universidad College de Londres no fueron elaboradas a partir de hierro de una mina sino que¡cayeron del espacio! Científicos establecieron que las piezas fueron elaboradas hace 5.000 años con el mineral caído en un meteorito, lo que de paso evidencia el dominio de la fundición en aquellos tiempos, pues se elaboraron piezas para un collar. El estudio fue publicado en el Journal of Archaelogical Science.

5. Tú eres un suicida en potencia

En un estudio más que sorprendente, científicos revelaron en Molecular Psychiatry el descubrimiento de biomarcadores en la sangre relacionados con el suicidio, lo que podría aportar pistas sobre los mecanismos biológicos detrás del pensamiento y la conducta suicida y ayudar a identificar aquellos en riesgo. Los resultados, sin embargo, se basan en una muestra pequeña de personas con esquizofrenia o desorden bipolar, por lo que hace falta ver si se relacionan con otros estados mentales.

6. No estaba muerto, solo dormía

La Nasa decidió activar el satélite Wise, que durante dos años había explorado los misterios del universo proporcionando detalles no vistos hasta entonces. En 2011 fue apagado y enviado al ostracismo, pero ahora el telescopio de infrarrojos de 40 centímetros será encendido para otra misión: encontrar asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra. En sus días finales, en 2010, había dedicado el tiempo a descubrir asteroides y cometas en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. La nueva vida de Wise irá hasta 2017 según la Nasa.

7. Mamá nos envejece

A medida que crecemos nuestras células cambian y se dañan. Científicos de los Institutos Karolinska y el Max Planck demuestran que el envejecimiento no solo es causado por la acumulación de cambios durante nuestra vida, sino por los genes que adquirimos de nuestra madre. El estudio aparece publicado en Nature. Uno de ellos cambios más importantes del proceso de envejecimiento ocurre en la mitocondria en las células, que contiene su propio ADN y que cambia más que el ADN del núcleo, lo que tiene un mayor impacto en el envejecimiento. El ADN mitocondrial lo recibimos de la madre.

8. Se nos derrite el piso

Como ha ocurrido en los últimos 10 años, el hielo del Ártico sigue mostrando niveles bajos al llegar el verano. Nueva medición del 21 de agosto reveló que hoy está en 5,83 millones de kilómetros cuadrados, que aunque no es la cifra más baja tenida en 2012 (4,3 millones de kilómetros cuadrados) sí es mucho menor al máximo tenido en 1996 cuando se midieron 8,2 millones de kilómetros cuadrados para la misma fecha, reveló la Nasa. La preocupación es seria: cada año la extensión mínima se reduce, lo que indica que no alcanza a recuperarse lo suficiente durante el invierno.

9. La noche más brillante

Gracias a un nuevo tipo de cámara astrónomos de La Universidad de Arizona y los Observatorios Arcetri en Florencia y Carnegie lograron tomar las mejores imágenes del cielo nocturno jamás logradas hasta ahora desde la superficie terrestre. El sistema de óptica adaptativa MagAO permitió captar imágenes definidas de la nebulosa de Orión y de dos sistemas binarios de difícil resolución: Teta Ori C y Teta 1 Ori C. Con el desarrollo se resuelven objetos de solo 0,02 arcsegundos, el equivalente a una moneda de 100 pesos vista a más de 160 kilómetros de distancia.

10. Una derrota muy grasosa

Un estudio publicado en Psychological Science reveló que cuando su equipo pierde, los seguidores son más datos a comer alimentos con más grasa saturada y azúcar. Cuando gana, comen más sano. La situación sería peor para aquellos seguidores de equipos con mal rendimiento, por lo que deberían tener conciencia y contrarrestar la ingestión nociva. Cuando el equipo pierde de manera inesperada, por estrecho margen o cuando el rival no es más fuerte, se come peor.

Mis 10 noticias científicas de la semana (11-17)

Diagrama con órbitas de los asteroides

1. De susto no ha pasado nada

Hoy se conocen 1.397 asteroides potencialmente peligrosos. Es un enjambre de rocas que, literalmente, rodea la Tierra. Aunque no todos se han detectado, una misión en la que se trabaja hace año, los más grandes sí son conocidos. La Nasa reveló un diagrama que muestra las órbitas de esas rocas alrededor de nuestro planeta y en verdad marean. Y asustan.

2. El cáncer baja desde la boca

No hace mucho bacterias residentes en la boca fueron vinculadas al cáncer colorrectal. Esta semana, dos estudios publicados en Cell Host & Microbe revelaron cómo microbios fusobacteria, que se encuentran en la boca, estimulan respuestas malas y activan genes para el crecimiento del cáncer y generar así tumores colorrectales. “La fusobacteria puede proporcionar no solo una nueva forma de agrupar o describir los cánceres de colon sino también una perspectiva sobre cómo atacar esos medios para frenar el crecimiento del tumor y su diseminación”, dijo Wendy Garret, autora senior.

3. Qué soroche

Un estudio de científicos de la Universidad de San Diego permitió establecer bases genéticas del soroche, aquel malestar de salud, a veces de consecuencias graves, entre quienes viven en la altura. Aunque muchas personas acostumbradas a vivir en lugares a más de 4.000 metros no tienen problemas, otros sí. Los científicos encontraron 11 mutaciones al parecer responsables de la falta de adaptación a la altura.

4. Un carnívoro muy bien escondido

Al analizar individuos de museo del olingo (género Bassirycion), un pequeño mamífero de Centro y Suramérica, científicos detectaron que mezclado en los ejemplares podría haber una especie diferente, por lo que al viajar a Ecuador y recoger muestras de ADN, encontraron que algunos de esos ejemplares de museo eran una nueva especie, que denominaron olinguito (Bassirycion neblinus) del que hallaron cuatro subespecies, dos de las cuales han sido reportadas en el pasado en Antioquia (Urrao y Santa Elena) y otras regiones de Colombia sobre Los Andes.

5. Artesanos del cuero hace 40.000 años

Excavaciones en sitios de Neandertales de hace 40.000 años han permitido descubrir herramientas para trabajar el cuero que incluso son usadas hoy por los modernos trabajadores de ese material según el artículo aparecido en Nature. Entre las herramientas figura el llamado alistador. Se creía que esas herramientas solo habían sido desarrolladas por los humanos modernos. Al compararlas con los utensilios de fabricantes de cuero actuales se encontró una gran semejanza. Las herramientas habían sido halladas al suroeste de Francia en la región de Dordoña.

6. A mitad del camino

La nave Juno que se dirige hacia Júpiter pasó esta semana la mitad de su recorrido: 1.415 millones de kilómetros. La sonda no viaja en línea recta sino que su trayectoria permite pasar por planetas para agarrar velocidad adicional. De hecho en octubre 9 pasará cerca a su madre, la Tierra, a tan solo 559 kilómetros, y ahí sí saldrá disparada hacia su objetivo, el gran planeta al que llegará en julio de 2016.

7. Genes y epilepsia

Una a dos personas de cada 100 padecen epilepsia, una condición altamente incapacitante aunque en muchísimos casos bien controlada mediante medicamentos. En Nature se publicó un estudio que relaciona unos genes con dos formas de epilepsia, lo que a futuro podría traducirse en mejores tratamientos. El estudio hace parte del Proyecto Genoma de la Epilepsia que busca descifrar todas las bases genéticas de la enfermedad.

8. ¡Mírenlo, ahí está!

Luego de dos meses de haber permanecido oculto tras el resplandor del Sol, el cometa ISON fue visto de nuevo el lunes con un brillo menor al esperado. Del cometa se dijo, cuando fue descubierto el año pasado, que sería el cometa del siglo a fines de 2013, una predicción que está por verse pues entre otras pasará tan cerca de la superficie del Sol que no se sabe si sobrevivirá. Si lo hace podría ser visible a ojo desnudo en los amaneceres de comienzos de diciembre.

9. Una especie muy exitosa

Parecían roedores. Se conocen más de 200 especies, pero se extinguieron luego de vivir al menos 100 millones de años. Los multituberculados. Un artículo en Science reportó el hallazgo de un individuo de una nueva especie, Rugosodon euroasiaticus, que revela porqué fueron tan exitosos: dientes dispuestos tanto para alimentarse de plantas como de animales y unos tobillos rotadores. Se cree que esta especie allanó el camino para la posterior aparición de los mamíferos. El fósil tiene 160 millones de años.

10. Dos monstruos juntos

Cerca al masivo agujero negro Sagitario A en el centro de nuestra Vía Láctea, del Max Planck Institute for Radio Astonomy detectaron un magnetar, un pulsar con un enorme campo magnético que controla la masa que cae hacia el agujero, un sueño que habían perseguido los astrónomos por varios lustros. Un magnetar es un pulsar con un campo magnético 100.000 millones de veces más potente que el de la Tierra. Un pulsar es una estrella de neutrones que gira a altísimas velocidades.

Silencio, dice el pez

Neuronas en acción

¡Silencio, pez pensando! Científicos japoneses capturaron la actividad de un pez cebra mientras perseguía una presa.

“Ver es creer”, dice Koichi Kawakami, biólogo molecular y del comportamiento en el Instituto Nacional de Genética de Japón. En el pasado, los investigadores tenían que inferir los procesos cerebrales indirectamente con la observación de la conducta e intuyendo qué estaría haciendo el cerebro. Ahora no. La observación es directa.

Durante años han denominado como el pináculo de la observación cerebral la capacidad de ver en alta resolución la acción de las neuronas de un organismo en su medio natural. En los humanos las técnicas con imágenes muestran la actividad. En ratones y ratas se tiene que abrir el cráneo para las imágenes, lo que no las hace naturales.

En la mayoría de los animales el problema es que los cráneos y cerebros son opacos. Pero Kawakami y su grupo superaron ese obstáculo con un pez cebra: los embriones y larvas con transparentes y su genética es bien conocida.

Los científicos tinturaron el ADN de modo que solo la proteína presente en las neuronas sería fluorescente cuando estuvieran activadas. Luego miraron la actividad neuronal del pez en alta resolución mientras se movía en su medio, mirando y atacando una presa. El estudio apareció en Current Biology.

“Las funciones fundamentales del cerebro se conservan entre peces y humanos”, dijo el investigador.

Ahora la idea es entender los procesos en los niveles celular y molecular estudiando el cerebro del pez.

Un pez pensando.

Para qué tener sexo si así me va bien

¿No tener sexo? Parece aburrido. Pero hay quién vive así y lo ha hecho por millones de años sin problema alguno. Es más, es exitosa.

A los rotíferos no se les conoce macho alguno y sin embargo van por ahí regando… especies. No es que sea por obra y gracia de un milagro. No. El secreto quedó al descubierto al secuenciarse el genoma de Adineta vaga, publicado en Nature.

En vez del modo estándar de usar la reproducción sexual para evitar mutaciones nocivas en su ADN, este pequeñísimo animal acuático parece haber adoptado otras estrategias para mantener linajes durante milenios sin daño genético ni haberse autoeliminado, como dice David Mark Welch, del Marine Biological Laboratory en Woods Hole.

Junto a Irina Arkhipova lideró el proyecto de de secuencia análisis del genoma dfel rotífero.

En los rotíferos bdelloides no se han encontrado ni machos ni meiosis (la división celular para producir espermatozoides y óvulos). En vez de eso, los huevos sin fertilizar se dividen para producir los descendientes. Esta estrategia, que para la mayoría de animales sería un camino sin salida, es confirmada por el genoma del rotífero “lo que es consistente con lo que esperaría ver ante la ausencia de meiosis”, dijo Welch.

“Es difícil probar un negativo y no podemos decir que nunca exista una oportunidad de que el rotífero tenga sexo. Pero sería una especie de meiosis loca”.

En la mayoría de especies animales formas alternativas del mismo gen (alelos) se encuentran en el mismo punto en dos cromosomas diferentes -uno de la madre, otro del padre- emparejándose durante la meiosis y segregándose en nuevas células en espermatozoides y óvulos. En el genoma de este rotífero las copias de los genes no están iguales en la pareja de cromosomas o están localizados en el mismo cromosoma. Esto significa que los alelos no serían capaces de emparejarse durante la meiosis y producir las células reproductoras.

Si los bdelloides no tiene sexo ¿cómo evitan la acumulación de mutaciones o generan más diversidad?

El genoma muestra evidencia de otras maneras de mantener genes sanos y linajes viables. Uno es la conversión de genes, en la cual un alelo remplaza otro durante los mecanismos de reparación del ADN u otras estrategias. El otro es la transferfencia horizontal de genes de un organismo a otro, común entre microbios y rara vez vista en animales. Al menos 8 por ciento de los genes del rotífero, más que en otro animal, pueden haberse adquirido por ese mecanismo.

“En general, las líneas germinales animales están bien protegidas para no adquirir genes de fuentes externas”, según Arjhipova. Los bdelloides son inusuales porque se pueden desecar por meses y luego revivir cuando tienen agua disponible. Durante las fases de desecación su ADN se rompe en varias piezas. “Cuando se rehidratan, puede ser la oportunidad para fragmentos de ADN foráneos de bacterias, hongos o microalgas transferirse al genoma del rotífero.

Los rotíferos son animales seudocelomados microscópicos.

Toda una maravilla evolutiva.

En la foto un rotífero visto con luz polarizada, cortesía I. Arkhipova-M. Shribak

El cólera cambia los genes de la gente

Enfermos de cólera en Zimbawe

Que no se crea que es hueso fácil de roer: la bacteria del cólera está diseminada por el globo y mata muchas personas, pero el cuerpo comienza a presentarle resistencia. Es más: está induciendo cambios en el genoma, una sorprendente evolución de los tiempos modernos.

Eso sugiere un nuevo estudio publicado en Science Translational Medicine. Aunque ha llegado a diversas regiones y por ejemplo causó mortandad en Haití tras el sismo de 2010 al ser introducida por personal de paz de Naciones Unidas, el corazón de la enfermedad se encuentra en el delta del río Ganges en India y Bangladesh.

Cuando llegan a los 15 años, la mitad de los niños de Bangladesh ha estado infectado con la bacteria, que se disemina a través de alimentos y agua contaminados. El microbio puede causar diarrea extrema que puede matar en cuestión de horas, como dice Elinor Karlsson, genetista computacional en Harvard y coautora del estudio.

El hecho de que haya estado tanto tiempo en la zona y mate niños, alterando el set de genes de la población condujo a los investigadores a sospechar de que estaba presionando evolutivamente la gente de la región, como lo ha hecho la malaria en África. Otra señal de que el microbio presiona la evolución, indica Regina LaRocque, coautora y especialista de enfermedades infecciosas, es que muchas personas sufren síntomas ligeros o no se enferman sugiriendo que tienen adaptaciones para contrarrestar la bacteria.

Los investigadores contrastaron el ADN de pacientes de Bangladesh con otros del país que no enfermaban pese a vivir en la misma cada de uno enfermo. Los susceptibles portaban variantes dentro de la región que muestra los efectos más fuertes de la selección natural.

Una categoría de genes que evolucionan en respuesta al cólera son los que codifican los canales del potasio que liberan iones de cloro en los intestinos, algo que tiene sentido dado que la bacteria toma los canales para descargar grandes cantidades de cloro, causa de la severa diarrea de la enfermedad.

Una segunda categoría de genes ayuda a manejar la proteína NF-kB, controladora principal de la inflamación, una de las respuestas del cuerpo a la bacteria. Un tercer grupo involucra los genes que ajustan la actividad de la inflamasoma, un agregado de proteínas dentro de las células que detectan patógenos y activan la inflamación.

Los científicos no saben sin embargo qué cambios promueve la selección natural en esos genes para fortalecer las defensas contra la bacteria del cólera.

Para saber si viene con Down

Un examen de sangre en los primeros meses del embarazo permitiría conocer si el bebé tiene síndrome de Down. La prueba analiza el ADN del feto presente en la sangre de la madre y es una mejora frente a los actuales métodos.

El Down y otras anomalías de un cromosoma adicional se chequean entre las semanas 11 y 13 del embarazo mediante ultrasonido y un análisis hormonal de la sangre materna. El único examen contundente implica tomar una muestra del líquido amniótico, una prueba que tiene algún riesgo de aborto.

La nueva prueba desarrollada por el Centro Harris Birthright del King’s College London, analiza los desórdenes de cromosoma mediante células fetales libres de ADN a partir de la sangre de la mujer.

Los ensayos a las 10 semanas en 1.005 mujeres embarazadas fueron más sensibles a la detección del Down y entregaron pocos falsos positivos que los tests combinados entre las semanas 11 y 13: 0,1% frente a 3,4% de los combinados.

El estudio fue publicado en el journal Ultrasound in Obstetrics & Gynecology. En él, los autores dijeron que esa reducción de los falsos positivos y el mínimo riesgo son ventajas claras.

Si se realiza tas el test combinado, se podría detectar el 98% de los casos de Down, por lo que la prueba invasiva sería necesaria en menos del 0,5% de los casos.

Mis 10 noticias científicas de la semana (19-25)

1. Los pies, refugio perfecto

Si usted desea conocer la casa de los hongos, bienvenido a los pies. Más de 80 clases distintas de hongos se encuentran en esa parte del cuerpo según estudio presentado en Nature. Esos microorganismos andan por toda la ‘geografía’ humana de la piel, pero la mayor variedad se encuentra en los pies, dijo Julie Segre, coautora del estudio, genetista del National Human Genome Research Institute. Este es el primer censo de los hongos de la piel. Al identificar los nocivos de los que no, se podrían desarrollar tratamientos orientados al pie de atleta y a las infecciones de las uñas, dos de las condiciones más comunes. Dada la dificultad y demora para cultivar hongos en laboratorio los científicos recurrieron a la identificación mediante el ADN.

2. La hora de un buen trío

No se trata de una revelación científica, pero uno de tantas situaciones celestes ocurre en el cielo del fin de semana. Júpiter, Venus y Mercurio aparecen muy cerca desde nuestro punto de vista, una danza que no volverá a verse tan bien hasta 2026 según los expertos. Los tres planetas se han visto por oeste minutos después de irse el Sol. Cada día se separarán más.

3. No es un milagro, pero muchos Lázaros despiertan

Astrónomos de la Universidad de Antioquia descubrieron un gran cementerio de cometas en el cinturón principal de asteroides entre las órbitas de Marte y Júpiter. Allí residen al menos 500.000 asteroides de 1 metro a casi 1.000 kilómetros. Se descubrió que un 17% de esos cuerpos serían cometas muertos y otros que resucitan, lo que los astrónomos denominaron cometas Lázaro, lo que es posible cuando se acercan un poco más al Sol por alguna interacción planetaria y comienzan a sublimar agua de nuevo. Todo un logro de la Astronomía local.

4. Y los pingüinos dejaron de volar

Aunque el estudio no se centró en pingüinos sino en cormoranes (Phalacrocorax pelagicus), una especie de aves que aún conserva cierta habilidad para volar y que se zambullen en el agua propulsándose con sus patas, científicos saben ahora porqué los pingüinos no vuelan: las aves no pueden tener una doble habilidad, volar y nadar, porque la capacidad para sumergirse debilita la habilidad para volar. Para nadar bien las alas tiene que acortarse o crecer mucho más, lo que impide que vuelen. Un largo proceso evolutivo. El estudio apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences.

5. Nada como una buena rascada

Cuando a uno le pica en un punto se debe a un circuito neural que vincula las células en la periferia del cuerpo con el cerebro, sugiere un estudio en ratones, por lo que el proceso no tendría que ver con el mecanismo del dolor como se ha pensado. Y la proteína Nppb (polipéptido natriurético b) que solo se encuentra en las neuronas del circuito son las responsables de que se manifieste la sensación. Al suprimirlas, los ratones no sentían piquiña. Y al inyectarles más entraban en una rasquiña desenfrenada. El estudio fue publicado en Science.

6. La cucaracha no quiere que la engañen más

Son más listas y no hay nada qué hacer: las cucarachas evitan las trampas dulces diseñadas para matarlas. La rápida evolución de esa conducta que les permite caminar por entre deliciosas trampas azucaradas demuestra la capacidad del sistema sensorial del insecto para cambiar en respuesta al ambiente. Algo muy importante para la supervivencia y que revela porqué escapan a los venenos. El sistema sensorial permite que los insectos naveguen en su medio, pero no se sabe mucho de cómo se adapta a los cambios en él. Ayako Wada-Katsumata de North Carolina State University y colegas trabajaron con cucarachas alemanas y en pocos años estas aprendieron a evitar esas trampas, reportaron en Science. Por eso no caen con tanta facilidad.

7. Esa vacuna sí sirvió

Científicos desarrollaron una vacuna más efectiva contra la influenza, probada con éxito en animales, mejor que la que se usa comercialmente hoy. Incluso, protegería contra variedades de influenza que no han emergido, según el estudio publicado en Nature. “Nos conduce hacia una vacuna universal de la influenza”, dijo Gary Nabel, quien dirigió el estudio. La vacuna se basa en nanopartículas de influenza en vez de los virus inactivados de las tradicionales. El próximo paso: pruebas en humanos para ver si en verdad protege.

8. Corales para la vida

Colombia tiene una nueva área donde comenzará a defenderse la vida con mayor ahínco: el Parque Nacional Natural Corales de Profundidad, frente al Archipiélago de San Bernardo, delante del golfo de Morrosquillo. Con un área de 142.192 hectáreas pasa a ser el área 57 en lograr su protección en el sistema de Parques. De importancia estratégica son los corales que contiene, donde abundan las especies y sirven de cuna para que los pececillos y otros animales marinos comiencen la vida y se nutran. El sitio es además un libro abierto para la ciencia.

9. La vitamina matabacterias

Altas dosis de vitamina C pueden eliminar con rapidez poblaciones enteras de cepas de bacterias causantes de la tuberculosis resistentes a las medicinas, lo que se logra al inducir una reacción química que produce altos niveles de radicales que afectan el ADN, reveló un estudio en Nature Communications. El estudio se hizo en cultivos de laboratorio de Mycobacterium tuberculosis y deben ser replicados ahora en vivo para determinar si funciona. De ser así sería un gran avance en el tratamiento de una enfermedad en expansión.

10. Los billetes vienen con regalos

Un estudio reveló la presencia de 710 géneros de bacterias en dos billetes de $1.000 colombianos secuenciados por el Centro Nacional de Secuenciación Genómica de la Universidad de Antioquia y Roche. El 5% son patógenos, aunque no se ha hecho la clasificación por especies. Y los hongos presentes serán analizados en el segundo semestre. Una muestra de la capacidad del CNSG y su equipo de investigadores.

Mis 10 noticias científicas de la semana

1. La madre distingue el llanto por hambre

El cerebro de las mujeres parece dispuesto para responder al llanto de un bebé que tiene hambre, según un estudio publicado por los Institutos de Salud de Estados Unidos. Al analizar imágenes cerebrales de voluntarios, hombres y mujeres, se encontró que los patrones cerebrales de ellas cambian al sentir el llanto de un bebé, lo que no se nota en los hombres aunque estos también tratan de ayudar al pequeño. Y cuando era por hambre, la situación era más marcada en las mujeres. El estudio apareció en NeuroReport.

2. Una galaxia vecina tímida

A solo 5 a 6 millones de años de la Vía Láctea fue detectada una pequeña galaxia, Leo P, que parece no haber sido modificada por ningún choque intergaláctico y que presenta muchas estrellas jóvenes que siguen naciendo. La galaxia no había sido vista antes y no interactúa con la nuestra ni con Andrómeda, las grandes del vecindario. El estudio fue publicado en The Astrophysical Journal.

3. Nada detiene la extinción de las abejas

Los apicultores perdieron el 31% de sus abejas entre fines de 2012 y comienzos de 2013 en el invierno del norte, el doble de lo que se puede atribuir a causas naturales. Desde hace años el número de las poblaciones de estos insectos, esenciales para la polinización y por ende para la producción de alimentos, viene a la baja, creando verdadera alarma, dijo un análisis de Brandon Keim en Wired.

4. Y hubo una poderosa explosión

Testigos extraídos del fondo del mar hablan de una poderosa explosión. Son microorganismos amantes del hierro en los que se detectaron rastros de un isótopo radiactivo del hierro que provino de la explosión de una supernova en el vecindario en nuestra región de la galaxia hace 2.200 millones de años. En ese entonces ya existía vida en nuestros océanos. El estudio fue divulgado por científicos del Technische Universitaet Muenchen (TUM).

5. Una próstata marcada

Científicos de la Clínica Mayo obtuvieron la licencia tecnológica para aprovechar el hallazgo de unos biomarcadores del cáncer de próstata agresivo, con lo cual los médicos tendrán un elemento importante para el tratamiento de pacientes en todo el mundo. Se espera que esté pronto en el mercado según un boletín de esa organización.

6. Se le fueron las luces a Kepler

El telescopio espacial Kepler que ha revolucionado la búsqueda de planetas extrasolares entró inesperada mente en modo seguro, para la autoprotección. ¿Qué ocurrió? No se sabe, pero luego los especialistas de la misión realizaron los procedimientos para la reactivación y procedieron a la descarga mensual de datos, que estaba prevista para unos días después. Se considera que se perdieron 5 días de datos.

7. Europeos son uno solo

En la práctica todos los europeos de hoy descienden de un conjunto común de ancestros que vivieron hace cerca de 1.000 años, alrededor de la época en la que los vikingos realizaban sus viajes y los normandos conquistaban tierras, de acuerdo con un estudio publicado en Plos Biology. Esa podría ser también la historia de la mayoría de la gente del planeta, descender de unos pocos que no vivieron sino hace cientos de años.

8. Pasamos la barrera que no deberíamos

La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, CO2, cruzó la barrera de las 400 partes por millón, la más alta en al menos 3 millones de años, lo que evidencia que pese a todas las negociaciones, compromisos y renuencias, el planeta sigue su carrera hacia el calentamiento, una carrera a la que lo ha sometido el hombre. El dato lo entregó el Observatorio de Mauna Loa, que mantiene un monitoreo constante.

9. La Tierra y la Luna unidas por el agua

Científicos utilizaron un equipo especializado de iones para estudiar la relación de hidrógeno-deuterio en rocas de la Luna y la Tierra, para llegar a una conclusión: el agua lunar no llegó por medio de cometas sino que estaba presenta en nuestro planeta cuando se produjo la enorme colisión que envió material de la Tierra para crear la Luna hace 4.500 millones de años, según el estudio publicado en Science.

10. El bicho de Justiniano

Al analizar ADN de restos de esqueletos del siglo 6 después de Cristo se encontró que la famosa peste que hubo en la época del emperador bizantino Justiniano (482-565), la que se presentó en la década de 540 y que fue llamada la plaga de Justiniano, la que minó su reinado y su salud también aunque se recuperó, fue causada por la bacteria Yersinia pestis, la misma que provocó la muerte negra y otras epidemias de los siglos 14 a 17. El estudio fue presentado en Plos Pathogens.

Cosa rara: ¡el gen que provoca 3 enfermedades!

Enfermarse siempre ha sido fácil. Pero que una misma sea la causa de tres enfermedades no es nada común de lo que se conoce hasta ahora.

Un consorcio internacional de investigación liderado por la Universidad Autónoma de Barcelona (España) y la Universidad de Wurzburg en Alemania, descubrió un gen que provoca tres enfermedades distintas, dependiendo de cómo es alterado.

Mediante técnicas de ultrasecuenciación masiva, los investigadores secuenciaron más de 20.000 genes de un paciente con la anemia de Fanconi. Gracias a ella tuvieron éxito en identificar mutaciones patogénicas en el gen ERCC4 responsables de la enfermedad, gen que ya había sido vinculado a otras enfermedades raras: xerodermia pigmentosa y cierta clase de progeria. Aquella es caracterizada por un aumento en la sensibilidad a la luz solar, susceptibilidad al cáncer de piel y, en cuanto a la progeria, por un envejecimiento prematuro.

La anemia de Falconi, de otro lado, se caracteriza por una anemia progresiva, malformaciones congénitas y alto riesgo de desarrollar leucemia y tumores en la boca.

Los investigadores han demostrado que el gene está envuelto en dos mecanismos de reparacion del ADN por el cual las células mantienen la estabilidad en el genoma, de tal modo que el balance entre esos dos sistemas determinará cuál de las tres enfermedades contraerá la persona.

“Este es un caso excepcional, dado que hay pocos precedentes de un solo gen involucrado en dos mecanismos fisiológicos independientes y causando tres enfermedades clínicamente distintas”, dijo Jordi Surallés, profesor de la UAB.

Los hallazgos fueron publicados en el American Journal of Human Genetics.

Bypass gástrico enflaquece y altera los genes

Sí, la cirugía del bypass gástrico ayuda a reducir peso. Y saben qué, también altera los genes, de acuerdo con un informe en Cell Reports.

Por razones no entendidas del todo, esa cirugía ayuda en la remisión de la diabetes tipo 2 en la mayoría de los pacientes. En el nuevo estudio se informa de alteraciones en la expresión de genes en pacientes sometidos a la operación.

“Presentamos evidencia de que en personas severamente obesas, los niveles de genes específicos que controlan cómo se quema y almacena la grasa son modificados para presentar una salud metabólica pobre”, indicó Juleen Zierath, autora y profesora del Karolinska Institute en Suecia.

“Tras la cirugía, los niveles de los genes son restaurados a un estado sano, que refleja la pérdida de peso y coincide con un mejoramiento general en el metabolismo”.

Cuando los científicos profundizaron, hallaron que la pérdida de peso tras la cirugía provoca cambios en las modificaciones del ADN que controlan la expresión de genes en respuesta al ambiente. En específico, cambios en la metilación o señales químicas en dos genes que controlan la glucosa y el metabolismo y se correlacionan con la obesidad pero son reversados luego de la cirugía par perder peso.

Los hallazgos sugieren que el ambiente -en este caso la alimentación o la pérdida de peso- pueden afectar la expresión de los genes a través de ese mecanismo.

“La novedad de nuestro trabajo se origina con el hallazgo de que la metilación del ADN es alterada por la pérdida de peso”, dijo Romain Barrès, de la Universidad de Copenhague en Dinamarca.

Un hallazgo útil para diseñar drogas que imiten la pérdida de peso asociada con la regulación de genes.