Primera vez en 40 años que se estabiliza el CO2

Contaminación en Medellín, foto de archivo Juan Antonio Sánchez

Es para no creerlo, pero los datos preliminares de la Agencia Internacional de Energía revelan que en 2014 por primera vez en 40 años no crecieron las emisiones de dióxido de carbono.

Una luz de esperanza en palabras de Fatih Birol, economista jefe de la Agencia, pero que tendrá que ser refrendada en los años venideros.

Es más interesante al saber que no se trató de una desaceleración económica.

Las emisiones globales de dióxido de carbono se detuvieron en 32.300 millones de toneladas, invariables frente al año precedente. Parecería que los esfuerzos para mitigar el cambio climático pueden estar teniendo un mayor efecto del esperado sobre las emisiones.

La detención en el crecimiento de esas emisiones pudo deberse a los nuevos patrones de consumo de energía en China y en los países de la OCDE.

El año pasado China experimentó una mayor generación de electricidad por recursos renovables, como el agua, la luz solar y el viento, y menos de la combustión de carbón.

En las economías OCDE los esfuerzos por promover un crecimiento más sostenible -incluyendo mayor eficiencia energética y más energías renovables- están produciendo el efecto deseado de separar el crecimiento económico de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El logro podría ser un estímulo para las cruciales negociaciones sobre el cambio climático y el recorte de las emisiones de París en diciembre. El mensaje se antoja claro: sí se puede desligar el crecimiento económico de las emisiones de gases.

En los 40 años que la Agencia lleva recogiendo datos sobre las emisiones de dióxido de carbono solo 3 veces las emisiones se estabilizaron o bajaron en comparación con el año anterior y todas estuvieron asociadas con alguna crisis económica mundial: comienzos de los 80, 1992 y 2009. En 2014, por el contrario, la economía global creció 3%.

La Agencia entregará el reporte completo en junio, en Londres.

SOS: se dispararon emisiones de CO2

Mucha reunión, mucho tilín, tilín y de aquello nada. La situación comienza a preocupar. El optimismo podría desvanecerse.

Las emisiones relacionadas con el dióxido de carbono (CO2) provenientes de fuentes de energía fueron las más altas de la historia.

Así lo dio a conocer la Agencia Internacional de Energía.

Luego de un bajón en 2009 debido a la crisis financiera global, las emisiones continuaron en alza hasta imponer una nueva marca: 30,6 gigatoneladas, un 5% más que en 2008, cuando el nivel llegó a 29,3 Gt.

No paran aquí las noticias. La Agencia ha estimado que 80% de las emisiones proyectadas para el sector a 2020 están aseguradas dado que provendrán de plantas que se están en funcionamiento o en construcción.

“Este incremento significativo en las emisiones de CO2 y el bloqueo de las emisiones futuras por las inversiones en infraestructura representan un serio retroceso en nuestras esperanzas de limitar el aumento global de la temperatura a no más de 2 grados centígrados”, dijo Fatih Birol, jefe economista de la Agencia, quien supervisó el World Energy Outlook, la publicación bandera de la Agencia.

Líderes mundiales acordaron limitar el aumento de la temperatura a 2° C durante las conversaciones del clima de Naciones Unidas en Cancún 2010. Para alcanzar la meta, la concentración a largo plazo de gases de invernadero en la atmósfera deben ser limitadas a unas 450 partes por millón de CO2 equivalente, solo un 5% de incremento comparado con un estimado de 430 partes en 2000.

El World Eenrgy Outlook de 2010 estableció un escenario 450, un derrotero energético consistente con alcanzar esa meta, basado en las emisiones que los países han acordado alcanzar para 2020. Para que ese derrotero se logre, las emisiones globales relacionadas con energía no deben ser mayores de 32 Gt en 2020. Esto significa que durante los próximos 10 años las emisiones deben crecer menos del total de lo que crecieron de 2009 a 2010.

“Nuestras últimas estimaciones son otro llamado a despertar”, dijo Birol. “El mundo ha llegado increíblemente cerca al nivel de emisiones que no debería alanzarse hasta 2020 si se quiere obtener la meta de los 2° C”. Dado ele strecho margen de maniobra, a menos que se tomen decisiones firmes pronto, será todo un reto tener éxito en lograr la meta acordada en Cancún”.

En términos de combustibles. 44% de las emisiones estimadas de CO2 en 2010 provinieron del carbón, 36% del petróleo y 20% del gas natural.

Nunca había sido mayor el reto de mantener y mejorar el nivel de vida de la gente en todo el mundo limitando las emisiones de dióxido de carbono. La Agencia estima que 40% del total de emisiones provino de países miembros de la OECD, pero ellos sólo aportaron el 25% del crecimiento en comparación con 2009.

Países por fuera de los de la OECD, encabezados por China e India tuvieron mayores aumentos en sus emisiones al acelerarse su crecimiento económico.

Pero en la base de las emisiones por cápita, los países de la OECD colectivamente emitieron 10 toneladas, comparadas con 5,8 en China y 1,5 en India.

El anuncio de la agencia llegó a pocos días de que comience en Bonn la segunda sesión de las negociaciones del clima, preparatorias de la cumbre de Durban en diciembre. Hasta ahora no se vislumbra ningún avance significativo.

Estados Unidos, el segundo mayor emisor de gases, se encuentra maniatado al desistir el gobierno de Barack Obama en la presentación de una ley para regular el sistema energético por la posición de los republicanos, dominantes hoy en temas legislativos, contraria a cualquier tipo de regulación.