Las 10 noticias científicas

Péndulo para hipnotismo. Foto Pixabay

Péndulo para hipnotismo. Foto Pixabay

 

1. Duérmase, duérmase

Los párpados le pesan, sus brazos se tornan ligeros, usted se ve flotando. Hipnosis, una antigua forma de medicina psicoterapia que no convence a todos. Científicos de Stanford University encontraron cambios en 3 áreas cerebrales cuando la persona está hipnotizada, hallazgo publicado en Cerebral Cortex. Cambios reales en la corteza anterior cingulada, la corteza prefrontal dorsolateral y la ínsula. En personas fáciles de hipnotizar esta técnica ha servido para reducir el dolor crónico y de procedimientos médicos, de lo que se han ocupado estudios previos.

2. Inactividad riesgosa

El impacto de la escasa capacidad física en el riesgo de muerte solo es superado por el cigarrillo, en hombres de edad media, reveló un estudio en el European Journal of Preventive Cardiology. Es un riesgo mayor que la presión alta o el colesterol elevado, según los autores. Un estudio que recuerda la importancia de mantenerse activos físicamente durante toda la vida y que observa que mientras el consumo de tabaco se ha reducido, aún no se logran avances significativos en incrementar la actividad física de la población en general.

3. Palma, bosques y biodiversidad

Más del 30 % de las selvas sin protección en áreas adecuadas para el cultivo de palma de aceite están en peligro en 4 continentes reveló un estudio en Plos One. Los investigadores analizaron la situación en 20 países, entre ellos Colombia, sabido que acá ha crecido con celeridad el cultivo de palma en distintas regiones, como la Orinoquia o altillanura como llaman algunos. Un crecimiento en el país del 69.5 % en área plantada desde 1989. Muchas de las plantaciones en los países analizados se hacen en tierras donde se ha tumbado la selva. El estudio profundiza además en la amenaza a la biodiversidad de aves y mamíferos por la deforestación en tierras aptas para la palma.

4. Una estrella solitaria

Cuando CX330 fue detectado como fuente de rayos X por el observatorio espacial Chandra de la Nasa, no parecía nada extraño. Pero al mirarlo con el observatorio espacial Wise se detectó gran cantidad de polvo caliente alrededor. Al comparar datos con otros suministrados por el telescopio espacial Spitzer todo parece indicar que es una estrella joven que ha estado emitiendo destellos por un tiempo, que la hacen muy brillante. Pero el cuento es que está en una región donde no debería, es decir anda sola acabándose de formar pues apenas debe tener como 1 millón de años, lejos de cualquier vecino, lo cual no es común. El informe apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. No se sabe qué tanto crecerá.

5. La ballena con pico

Mediante análisis genético, que ha sido herramienta básica en los últimos años para identificar especies, científicos encontraron una nueva ballena de pico, de color café, distinta a la ya conocida ballena de Baird. En el análisis genético de 178 de ballenas se detectaron 8 individuos de la nueva especie, que es esquiva y de la cual tal vez no exista una población alta. El hallazgo se publicó en Marine Mammal Science y recuerda que falta mucho por conocer de la vida marina, que es destruida a grandes pasos.

6. Ejercicio y longevidad

Un artículo en Science Advances encontró una relación entre el ejercicio y la vida más larga debido a una protección que aquel brindaría sobre los telómeros, cápsulas que protegen los cromosomas y cuyo acortamiento con el paso de los años va reduciendo la vida al reducir la capacidad de reposición de las células y tejidos. El hallazgo corrobora estudios previos que también sugerían que el ejercicio protegería contra el envejecimiento.

7. Envenenados

Una investigación en Proceedings of the Royal Society B reprotó que dos insecticidas neocotinoides pueden estar afectando machos de las abejas reduciendo su vida y el número de espermatozoides vivos, lo que en últimas afecta la supervivencia de estos insectos. Esos productos están parcialmente prohibidos en Europa. Un hallazgo más que aporta a la actual y muy real crisis de los polinizadores en amplias regiones del planeta.

8. Especies en el limbo

Cuántas especies de plantas se están extinguiendo no se sabe dada la dificultad para declarar una extinción, sugiere un artículo en Science. En 1990 se predijo que par 2015 se habrían extinguido 30.000 pero el año pasado solo había reportes de menos de 150. ¿Qué pasó con el resto: La extinción no es un proceso rápido y menos su certificación. Muchas de las especies en vías de desaparecer se consideran ‘muertos vivientes’ porque aunque quedan unas no es viable su reproducción y persistencia.

9. Los primeros agricultores

Un análisis genético permitió distinguir tres poblaciones diferentes donde surgieron las prácticas agrícolas, dos de ellas nuevas: Anatolia en Turquía, ya registrada, y el Levante e Irán, prácticas que surgieron hace 12.000 a 8.000 años y que pudieron suponer un intercambio entre esas culturas. En cada una cada proceso fue diferente. El estudio apareció en Nature.

10. Misterioso planeta enano

Ceres es el mayor cuerpo en el cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter. De hecho es un planeta enano. En su historia debería haber acumulado 10 a 15 cráteres más grandes de 400 kilómetros y al menos 40 mayores a 100 kilómetros. Pero la sonda Dawn que estudia ese cuerpo, solo ha hallado 16 más grandes de 100 kilómetros pero ninguno mayor a los 175. Un estudio publicado en Nature Communications sugiere actividad interna que poco a poco borró la mayoría de esos cráteres de impacto en un sitio donde debió existir una violenta ola de colisiones hace miles de millones de años.

Flores en tumbas de hace 14.000 años

Cortesía PNAS

Eso de adornar con flores las tumbas de las personas queridas no es costumbre nueva. Científicos hallaron evidencias de hace 14.000 años según un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences: en grupos de cazadores recolectores que habitaban las faldas del monte Carmelo en lo que hoy es Israel. No solo fueron ancestros de los primeros agricultores sino los primeros en enterrar sus muertos con flores según lo que se conoce hasta ahora.

En los años 70 en excavaciones al norte de Irak, en la caverna Shanidar, se encontraron evidencias de polen un tumbas de neandertales, pero el hallazgo no fue concluyente: pudo ser llevado por animales.

Desde 2005 un equipo dirigido por Dani Nadel, de la Universidad de Haifa en Israel ha estado excavando en el Carmelo en la caverna conocida hoy como Raqefet, uno de los sitios frecuentados por humanos prehistóricos. Fue ocupada por los natufienses, que estaban diseminados por áreas del Mediterráneo del Oriente Cercano y fueron ancestros de los primeros agricultores.

Este pueblo fue el primero conocido en enterrar sus muertos juntos, en cementerios, en vez de las tumbas aisladas que se usaban entonces. En las tumbas colocaban algunos bienes como herramientas de piedra..

Ahora se encontró que adornaban las tumbas con flores. De 29 esqueletos excavados en Raqefet. 4 individuos, datados de hace 13.700 a 11.700 años, fueron enterrados en tumbas con camas de flores.

Para estar seguros, el grupo llevó expertos en varios campos para corroborar. Se encontró que las tumbas, que incluyen una inusual con un adulto adolescente y un niño, había sido cortada en la piedra y dispuesto una capa de pantano. En este estaban impresos los tallos de distintas plantas, algunas de las cuales se identificaron, como algunas aromáticas que tienen flores coloridas en primavera, algunas de ellas aún creciendo en las faldas del monte.

El ozono disminuye productividad laboral

Si la contaminación atmosférica no preocupa a las empresas, quizás comiencen a hacerlo al saber que aún niveles bajos de ozono afectan la productividad de los trabajadores.

Científicos del Department of Health Policy and Management en Mailman School of Public Health en Columbia midieron el impacto de la contaminación en los agricultores usando las variaciones diarias de los niveles de ozono. Los resultados indican que aún niveles bajo los actuales estándares de calidad del aire en la mayor parte del mundo, tienen un impacto negativo significativo sobre la productividad.

Sus hallazgos sugieren que la protección ambiental es importante para promover el crecimiento económico e invertir en el capital humano en contraste con la idea de un impuesto como productores.

Los resultados fueron publicados en el American Economic Review.

La polución por ozono es un tema de discusión con mucho debate sobre los niveles óptimos. Mientras los políticos dicen que regular el smog del ozono produce beneficios en la salud como menos hospitalizaciones y muertes, Matthew Neidell, principal investigador de este estudio, analizó si incluso niveles bajos podrían afectar el desempeño laboral.

Hasta ahora no se había evaluado este aspecto.

Los investigadores encontraron que un cambio de 10 partes por billón en la exposición promedio al ozono derivaba en un 5,5% de cambio en la productividad de un trabajador agrícola. “Estos estimados son valiosos dado que la agencia ambiental de Estados Unidos se dirige a reducir los estándares federales del ozono”, dijo Neidell.

El presidente Barack Obama dijo en septiembre que no apoyaría un endurecimiento de la normatividad sobre el ozono porque podría ser una carga para los negocios, algo que sorprendió a ambientalistas y expertos en salud.

Hace 7.000 años comenzó la desigualdad social

Hace 7.000 años comenzó el desbarajuste social que vemos hoy y del cual Colombia y Antioquia en particular son modelos: la desigualdad.

Nueva evidencia hallada en tumbas del Neolítico, en las que estaban enterrados agricultores de entonces muestra diferencias sociales en la tenencia de la tierra: aquellos enterrados con la herramienta para madera tenían mejores tierras.

El estudio fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). y fue hecho por arqueólogos de las Universidades de Bristol, Cardiff y Oxford.

El estudio de más de 300 esqueletos humanos de diversos sitios de Europa central les permitió al profesor Alex Bentley y su equipo internacional, descubrir las evidencias del acceso diferente a la tierra entre los primeros cultivadores del Neolítico, la más antigua evidencia hallada.

El análisis del isótopo de estroncio, que provee señales del lugar de origen del esqueleto, indicaba que los hombres enterrados con herramientas para pulir madera presentaban menor variación en los isótopos que aquellos enterrados sin la herramienta. Esto sugiere que aquellos enterrados con el implemento tenían acceso a una tierra más cercana y probablemente mejor que aquellos que no.

Bentley explicó que “aquellos enterrados con la herramienta parecen hacer vivido en áreas sedimentarias, el suelo fértil y productivo que preferían los primeros agricultores. Esto indica que tenían un acceso consistente a las áreas preferidas de cultivo”.

El análisis del estroncio mostró también que era más dado que las mujeres hubieran nacido en áreas por fuera de las que fueron enterradas, una fuerte señal de patrilocalidad , un sistema de unión centrado en el hombre en el que las mujeres iban a residir en el sitio de los hombres cuando se unían.

Estos estudios, junto con otros de tipo arqueo-botánicos indican que los primitivos agricultores del Neolítico en Alemania tenían un sistema de tenencia de la tierra que sugiere el origen del acceso diferenciado a este bien puede ser rastreado hasta esa era, al menos en parte, antes que a la prehistoria posterior cuando la desigualdad y la transferencia de riqueza intergeneracional está más evidenciada en tumbas y elementos culturales.

En la imagen uno de los esqueletos con la herramienta para cortar la madera.

De los primeros agricultores

Se ha creído que con el establecimiento humano en sitios fijos, se impulsó el desarrollo de la agricultura, hace unos 10.000 años más o menos. Pero ahora un modelo de Robin Allaby, de la Universidad de Warwick, sugiere que hace al menos 23.000 años se cultivaba.
Se ha pensado que esa práctica, vital para la alimentación de los pueblos, surgió sin muchos preámbulos en el Oriente Cercano y se fundamentó en la selección artificial, pero el esquema sugerido indica que tardó mucho en desarrollarse.
En Ohalo II en Siria, se encontraron más de 90.000 fragmentos de cereales silvestres, que eran ya reunidos en un sitio hace 23.000 años, incluso mucho antes de la fase máxima del último periodo glacial (hace 18.000 a 15.000 años).
El estudio fue publicado en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences y muestra, con base en la arqueobotánica, que la agricultura no se dio por arte de magia ni con la rapidez que se ha creído.