Cómo poner inyecciones sin aguja

El temor de cualquier niño y de muchos adultos podría estar camino al olvido.

Científicos del MIT desarrollaron un dispositivo que deposita un pequeño chorro de una medicina a gran presión a través de la piel sin necesidad de aguja hipodérmica.

El dispositivo puede ser programado para colocar una amplia variedad de dosis a distinta profundidad, similar a las los chorros de inyección existentes en el mercado.

Entre los beneficios figuran reducir los chuzones involuntarios (más de 385.000 cada año en Estados Unidos) y mejorar la confianza entre los usuarios evitándoles la molestia que producen las inyecciones de drogas como la insulina.

“Si a uno le dan miedo las agujas y tiene que inyectarse con frecuencia a sí mismo, la confianza es un asunto que cuenta”, dijo Catherine Hogan, del Departamento de Ingeniería Mecánica del MIT, perteneciente al grupo investigador.

El desarrollo de la tecnología fue publicado en el journal Medical Engineering & Physics.

Como alternativas frente a las agujas hipodérmicas se han hecho desarrollos como los parches para la piel, que solo pueden colocar ciertas moléculas de medicinas que pasan a través de la piel.

También se inventaron inyecciones de chorro que a alta velocidad suministran las medicinas, pero siempre la misma cantidad y a la misma profundidad en la piel.

Este avance es diferente.

En la ilustración, el nuevo dispositivo, cortesía del MIT.