Un planeta con una montaña de 5.000 metros

Colores geológicos del monte Ahuna en Ceres. Foto Nasa/Dawn

Colores geológicos del monte Ahuna en Ceres. Foto Nasa/Dawn

Redondos sí, pero no por completo. Aunque en las imágenes aparecen como bolas casi perfectas, los planetas tienen rasgos sorprendentes, cañones, valles y montañas.
Montañas altas, como la que detectó la misión Dawn en el planeta enano Ceres, al que estudia hace un año.
Entre los rasgos más enigmáticos de este cuerpo, el más grande del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, con casi 1.000 kilómetros de diámetro, se encontró una montaña alta, llamada Ahuna, que aparecía como un pequeño promontorio brillante sobre la superficie cuando la nave fotografió el planeta a unos 46.000 kilómetros en febrero de 2015.
Pero cuando comenzó a orbitar Ceres a bajas alturas, comenzó a tomar forma ese misterioso promontorio. Es una montaña con laderas lisas y escarpadas.
“Ceres está desafiando nuestras expectativas y sorprendiéndonos de muchas formas gracias a un año de valiosos datos de Dawn”, opinó Carol Raymond, investigadora de la misión en la Nasa.
Las imágenes de Ahuna, 120 veces más cercanas que aquella de febrero, revelan que tiene material brillante en algunas de sus laderas. En su lado más empinado tiene casi 5 kilómetros, con un promedio de 4 kilómetros, tal como la montaña más alta de Antioquia, el páramo del Sol..
Otros rasgos comienzan a aparecer, pero ninguno de la altura de Ahuna.
“Nadie esperaba una montaña en Ceres, una como Ahuna”, dijo Chris Russell, investigador de la misión en la Universidad de California en Los Ángeles. “No tenemos un modelo satisfactorio para explicar cómo se formó”.
A unos 670 kilómetros al noreste del monte, se encuentra el cráter Occator, que el telescopio Hubble mostraba como un parche sobre la superficie. Al acercarse Dawn se distinguían dos puntos con alta reflectividad y una mirada más cercana reveló al menos 10 de estos puntos en el cráter. No se sabe qué material ni si es similar al de las laderas de Ahuna.
Montañas y manchas, nuevos misterios en el más cercano de los planetas menores.