Genes para aliviar el alcoholismo

Ya no bebo más. Lo que parece una frase más pronunciada por una persona sumida en el alcoholismo podría ser verdad.

Investigadores de la Clínica Mayo identificaron marcadores genéticos que ayudan a identificar individuos que podrían beneficiarse del tratamiento con acamprosato, una droga usada para tratar esta adicción.

El estudio fue publicado en Translational Psychiatry.

Ese medicamento es recetado con frecuencia como medio de recuperación del alcoholismo. Los científicos estudiaron la asociación entre ciertos genes y la duración de la etapa de sobriedad en esas personas dependientes del alcohol tratados con aquel medicamento.

Cuando se consideraban factores ambientales y sicológicos, aquellos con el alelo común de la variante genética rs2058878 en el gen GRIN2B, permanecían sobrios más tiempo que aquellos con una variante del mismo polimorfismo.

El hallazgo fue replicado en una muestra de colaboradores alemanes.

“Este es un primer paso hacia el desarrollo de un test farmacogenético que permita a los médicos elegir el tratamiento adecuado para subgrupos específicos de pacientes dependientes del alcohol”, dijo Victor Karpyak. Siquiatra de Mayo y líder del artículo.

“Creemos que la selección de un tratamiento individualizado eliminará la necesidad de recetas ensayo-error y mejorará la eficacia del tratamiento”.

El estudio aprota evidencia sólida del rol de los receptores N-Methyl-D-aspartate en los efectos del tratamiento con acamprosato.

Se requerirán más estudios para determinar la importancia de variantes genéticas identificadas en los efectos a largo plazo de esa droga.